Skip to content

11 grandes mentiras sobre nutrición

 

 

by Kris Gunnars
Febrero 11, 2013

del Sitio Web AuthorityNutrition

traducción de Adela Kaufmann

Hay una gran cantidad de información errónea dando vueltas alrededor de la nutrición en general. He enumerado los peores ejemplos en este artículo, perlo desafortunadamente esto es sólo la punta del iceberg.

Aquí están las 11 más grandes mentiras, mitos y conceptos erróneos de nutrición general.

1. Los huevos no son saludables

Hay una cosa con la cual los profesionales de nutrición han tenido un éxito notable... y es de demonizar a los alimentos muy saludables.

 

El peor ejemplo de esto es huevos, los cuales pasan a contener una gran cantidad de colesterol y se consideraron por lo tanto a aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

 

Sin embargo, recientemente se ha demostrado que el colesterol en la dieta realmente no eleva el colesterol en sangre. De hecho, los huevos principalmente, aumentan el colesterol "bueno" y no están asociados con un mayor riesgo de enfermedades del corazón (12).

 

Lo que te queda es uno de los alimentos más nutritivos del planeta. Son altos en todo tipo de nutrientes, junto con antioxidantes únicos que protegen nuestros ojos (3).

 

Para colmo, a pesar de ser una comida de "alto contenido de grasa", comer huevos para el desayuno está demostrado que causa una pérdida de peso significativa en comparación con los panecillos para el desayuno (45).

 

Punto Fundamental:

Los huevos no causan enfermedades del corazón y son uno de los alimentos más nutritivos del planeta. Los huevos para el desayuno pueden ayudar a perder peso.

2. La grasa saturada es mala para ti

 

Hace algunas décadas, se decidió que la epidemia de enfermedades del corazón fue causada por comer demasiada grasa, grasa saturada en particular. Esto se basó en estudios muy deficientes y decisiones políticas que han demostrado estar completamente equivocadas.

 

Un masivo artículo de revisión publicado en 2010 miraba 21 prospectivos estudios epidemiológicos con un total de 347,747 sujetos.

 

Sus resultados:

absolutamente ninguna asociación entre la grasa saturada y la enfermedad de corazón (6).

 

La idea de que la grasa saturada aumentaba el riesgo de enfermedades del corazón era una teoría no probada que de alguna manera se convirtió en la sabiduría convencional (7).

 

Comer grasa saturada aumenta la cantidad de colesterol HDL (el "bueno") en la sangre y cambia la LDL de pequeñas y densas LDL (muy malas) a LDL grande, que es benigno (89).

 

La carne, el aceite de coco, queso, mantequilla... no hay absolutamente ninguna razón para temer a estos alimentos.

 

Punto Fundamental:

Los estudios más recientes han demostrado que las grasas saturadas no causan enfermedades del corazón. Los alimentos naturales que son altos en grasas saturadas son buenos para usted.

...continue reading "11 grandes mentiras sobre nutrición"

La Paliodieta.

Fuente: Biblioteca Pleyares

 

por Mrs. Tigersoap
31 Julio 2012

del Sitio Web Sott


 

 

 

 

 

 

Las enfermedades autoinmunes están en constante aumento, el número de personas con diabetes en Franciaprácticamente se ha duplicado en 10 años y la obesidad causa estragos en todas las capas de la población.

 

La medicina y la industria farmacéutica, si ofrecen ayuda para estas enfermedades y afecciones a menudo no son capaces de ofrecer una solución real. Por tanto, es necesario buscar en otro lugar.

 

¿Y si la solución estaba justo debajo de nuestras narices? Literalmente hablando, es decir, en nuestros platos. Después de todo ¿Es acaso una locura decir que la dieta tiene una influencia en la salud? Sí, contaminación, genes, etc., sin duda pueden influir en la misma.

 

Pero ¿Y si esta influencia era sólo secundaria en comparación con la que ejerce la alimentación? De hecho ¿El tipo de combustible usado en un coche no tiene ninguna influencia directa en el funcionamiento de este?

 

Ver el cuerpo humano como una máquina parecerá extremo para algunos, pero la comparación es útil.

Si consideramos al cuerpo humano como una máquina, preguntémonos entonces cuál sería su combustible ideal. ¿Podemos decir que la dieta moderna es ideal? Si usted vuelve a leer cuidadosamente la primera frase de este artículo, esto parece difícil de creer.

 

Obviamente, no comemos lo que se supone que debemos comer. ¿Y quién puede culparnos?

 

Entre la gran cantidad de información contradictoria sobre el tema, la industria agro-alimentaria que puja por nuestra atención y nuestra billetera, y que está dispuesta a hacer cualquier cosa para acceder a la misma (incluyendomentirnos y ponernos en peligro), y el rango alimentos ofrecidos cada vez más amplio, hay algo a lo que prenderse.

 

Por lo menos aprender sobre el tema. La mayoría de las veces, elegiremos basarnos en la famosa (o debería decir la esfumada) pirámide de los alimentos, o en el último éxito de ventas sobre alimentación que se encuentra en las librerías, o en la dieta leída en nuestra revista favorita.

 

También podemos leer libros que no necesariamente se encuentran en la góndola y podemos hacer más investigaciones en Internet. Por último, iremos a ver a un nutricionista o hablaremos con nuestro médico.

 

Quien, a menudo, nos referirá a la pirámide de alimentos o la industria farmacéutica...

 

 

 

Buscar (y, sobre todo, encontrar) la información pertinente sobre los alimentos es una carrera llena de obstáculos, e incluso una expedición arqueológica.

 

Cavando, cavando, cavando, usted encontrará casi cualquier cosa... y su contradicción. Como suele suceder en estos casos, la única solución es volver a lo básico. ¿Y entonces qué comíamos hace varios miles de años?

Esta es la pregunta que cada vez más personas se preguntan todos los días, de acuerdo con el número de sitios Web, foros y libros dedicados al tema que hacen el zumbido en la cuestión de la alimentos: la dieta paleolítica.

 

Una búsqueda en Google en francés ofrece alrededor de 80.000 resultados. Una búsqueda en Inglés, unos 9.000.000. Los estadounidenses tomaron el tren antes que nosotros, y éste se ha lanzado a toda velocidad.

Algunos autores se han convertido en promotores estrellas del movimiento, entre ellos el Dr. S. Boyd EatonLoren Cordain, o en Francia, el Dr. Seignalet.

Estos autores hablan de un regreso a los orígenes, de una alimentación basada en lo que comían nuestros antepasados cazadores-recolectores, es decir, carne, frutas y verduras, grasas buenas y ningún producto cereal.

 

Y sí, aquí estamos hablando de la alimentación precedente a la introducción de la agricultura. Dado que la agricultura y los granos que produce, a pesar de lo que se nos ha inculcado desde hace décadas, no es el milagro que salvó al hombresino todo lo contrario.

 

Los productos lácteos, por su parte, son una fuente de controversia entre los especialistas de la paleodieta.

 

Algunos los recomiendan y otros no. En efecto, si bien proporcionan una buena grasa esencial y algunos nutrientes que necesitamos, los productos lácteos, y sobretodo la caseína y la lactosa que contienen, son peligrosos para los seres humanos (véase más adelante).

Y aquí es donde vemos que incluso el regreso a los orígenes es objeto de controversia.

 

Sin embargo, estas controversias se pueden evitar si uno se basa en elementos simples: los coprolitos que dejan nuestros antepasados, los huesos (humanos y animales) encontrados durante las excavaciones, las pinturas rupestres descubiertas en cuevas, pero también la historia de la alimentación humana y su fisiología.

  • Podremos hacer lectura de los autores/investigadores imparciales, que a menudo deben hacer frente a que sus colegas los ataquen y los pongan en ridículo (a menudo una señal de que estamos en el camino correcto)

     

  • Leer informes científicos más difíciles de acceder (es interesante ver cómo, en términos de alimentación, las investigaciones más mediatizadas van sistemáticamente hacia la dirección de los grupos de presión (lobbies) - después de todo, los grupos de presión los financian, a estos estudios - y esos que realmente benefician al hombre y que generan pocas ganancias son rápidamente enterrados y nunca llegan hasta nosotros)

     

  • Finalmente terminaremos con una enorme puesta en practica por cientos de personas que reportarán sobre su salud física, mental y emocional luego de hacer esta dieta de "Cro-Magnon"

Afortunadamente, usted no tiene que hacer todo esto porque ya lo hemos hecho por usted.

 

Y aquí está lo que salió de estas investigaciones y experiencias a gran escala.

 

...continue reading "La Paliodieta."

 

Agricultura industrial


Fuente: iblioteca Pleyares


por Nuria del Viso

12 Julio 2013

del Sitio Web TiempoDeActuar

 

El sistema alimentario mundial actual, basado en la agricultura de tipo industrial, tiene consecuencias nefastas sobre el medio ambiente y la salud de las personas.

 

Este sistema se basa en el monocultivo de grandes extensiones de terreno, utiliza modos de producción altamente mecanizados, a menudo usa semillas transgénicas y elevadas cantidades de fertilizantes sintéticos y pesticidas.

 

Se presentan como la agricultura “científica”, frente a los modos tradicionales de producción de alimentos.

 

Este tipo de agricultura ha logrado imponerse, pese a sus negativos impactos, utilizando una idea:

la agricultura industrial es capaz de producir más alimentos para dar de comer a la creciente población mundial.

Pero, ¿es esto cierto? No, esta afirmación es falsa.

 

A decir verdad, sucede todo lo contrario: no tiene la capacidad para alimentar al mundo, y es especialmente evidente ahora - cuando casi 1.000 millones de personas padecen hambre crónica - aunque no se trata tanto por un problema de producción, sino de distribución.

 

Aunque la agricultura industrial sí ha aumentado la productividad por hectárea ha sido a costa de perder productos secundarios importantes, como la paja, y de disminuir la diversidad de productos; esto se produce a costa de un balance energético negativo y un agotamiento de los recursos.

 

Además, hay varios estudios que plantean que la agricultura ecológica moderna es tan productiva como la industrial.

 

Tampoco en el largo plazo la agricultura industrial puede alimentar al mundo porque su uso intensivo de insumos externos y los residuos que genera la hace totalmente insostenible. El planeta no puede aguantar sus modos de producir comida o su expansión indefinida.

El primer hecho que conviene dejar claro es que la agricultura industrial es uno de los principales motores del cambio climático.

 

Su modo productivo hace un uso intensivo de combustibles fósiles a lo largo de sus procesos mecanizados y utiliza de forma intensiva enormes cantidades de productos petroquímicos.

 

Además, produce en cualquier rincón del planeta alimentos, piensos o agrocombustibles con destino al mercado mundial, por lo que sus productos recorren cientos y miles de kilómetros antes de llegar a su destino, y lo hacen utilizando medios de transporte movidos - mayoritariamente, aunque una pequeña parte también son agrocombustibles - por derivados del petróleo.

 

Como es sabido, las reservas mundiales de petróleo se están agotando rápidamente y estamos alcanzando lo que los expertos denominan el “pico del petróleo”, [1] es decir, la era del petróleo barato que ha sostenido el actual sistema alimentario (y el sistema económico en general) llega a su fin.

 

Igualmente, las industrias procesadoras y de distribución de alimentos - tan empaquetados - contribuyen también al cambio climático con sus emisiones.

...continue reading "Agricultura industrial"

9 Alimentos no recomendados

 

Fuente Biblioteca Pleyares

por Jonathan Benson

26 Diciembre 2012

del Sitio Web NaturalNews

traducción de Adela Kaufmann

 

 

Con tanta desinformación que hay sobre los alimentos y cómo afectan la salud humana, hacer la elección alimentos sanos para usted y su familia puede ser difícil y confuso.

 

Hay una serie de alimentos específicos, sin embargo, que usted querrá evitar en casi todas las circunstancias, ya que prácticamente no proporcionan ningún beneficio de salud mientras  presentan muchos riesgos para la salud.

 

Aquí hay nueve alimentos que nunca debe comer de nuevo si a usted le importa la preservación de su salud a largo plazo:

  1. Pan blanco, harinas refinadasPor definición, el pan blanco y las harinas refinadas, en general, son tóxicos para el cuerpo porque se les ha despojado de casi todas las vitaminas, minerales, fibra y otros nutrientes importantes. 

    Debido a esto, el cuerpo no sabe cómo digerir y asimilar apropiadamente esos llamados alimentos, que pueden conducir a problemas de salud.

     

    La harina blanca refinada también ha sido blanqueada con cloro y bromada con bromuro, dos productos tóxicos químicos que han sido vinculados de causar daños a la tiroides y a los órganos.

    (Fuente: http://drlwilson.com/ARTICLES/BREAD.htm)

     


  2. Comidas congeladas convencionalesLa mayoría de las comidas congeladas convencionales están cargadas de conservantes, sal procesada, aceites hidrogenados y otros ingredientes artificiales, por no mencionar el hecho de que la mayoría de las comidas congeladas han sido fuertemente pre-cocinadas, haciendo que su contenido nutricional sea mínimo en el mejor de los casos (especialmente después de haberlas metido en el microondas de nuevo en casa). 

    Con la excepción de unas pocas marcas de comidas congeladas verdaderamente saludables como Amy and Bistro Orgánica, la mayor parte de comidas congeladas son poco más que la enfermedad en una caja, por lo que deberá evitarlos en favor de los alimentos frescos.

    (Fuente: http://www.4us2be.com)

     


  3. Arroz blancoAl igual que el pan blanco, el arroz blanco ha sido despojado de la mayor parte de sus nutrientes, y separado del salvado y el germen, dos componentes naturales que componen el arroz en su forma marrón o integral. 

    Incluso los arroces blancos denominados "enriquecidos" son nutricionalmente deficientes, ya que el cuerpo todavía procesa este alimento refinado muy diferente que el arroz integral, el cual se absorbe más lentamente y no causa el mismo pico de glucosa en la sangre que causa el arroz blanco.

    (Fuente: http://globalnaturopath.com)

     

    ...continue reading "9 Alimentos no Recomendados"

La cara oculta de la Soja

No todo lo que brilla es oro

Fuente: espaciodepurativo.com.ar

Más allá de las cuestiones sociales, toxicológicas, económicas, políticas y ambientales que surgen del cultivo de soja transgénica (99% de la producción nacional), el poroto de soja en sí mismo, aún si fuese orgánico y no transgénico, representa un grave problema para la salud humana, por la combinación de varios factores que trataremos de resumir. Existe profusa y sólida evidencia científica de los problemas que ocasiona su consumo regular, por lo cual se invita a consultar la información y a verificar la sólida bibliografía disponible en la web [1], que no podemos reproducir por cuestión de espacio. Nunca fue alimento base En la China antigua apreciaban esta planta por su efecto fertilizante del suelo (fija nitrógeno). Recién durante la dinastía Chou (1134-246 AC), con el dominio de la técnica de fermentación, comenzó a consumirse el poroto, en forma de fermentados (tempeh, natto, miso, shoyu) que aseguran la completa inactivación de sus antinutrientes. Luego (siglo II AC) se comenzó a cuajar el puré de porotos cocidos (tofu), proceso que inactiva antinutrientes, aunque no totalmente. En 1930 la soja representaba apenas el 1,5% de las calorías en la dieta china. En 1998 se precisó que los japoneses consumían 8g diarios de proteína de soja (dos cucharaditas), en forma defermentados y condimentos. Un dato no menor: la soja utilizada antiguamente en Oriente era glicina, diferente a la que se cultiva actualmente (glicina max), que ha sido mejorada para obtener más proteína (y también más isoflavonas).

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL Y ZEOLITA

Suplemento mineral depurativo

¿Quién puede considerarse hoy día, exento de contaminación ambiental? Aún quienes viven en lugares teóricamente incontaminados, están expuestos a una sumatoria de influencias tóxicas, en la mayoría de los casos indetectables o insospechadas. Este informe, lejos de alentar la paranoia obsesiva y depresiva, aspira solamente a despertar consciencia sobre nuestro ambiente y a brindar alternativas para morigerar los efectos de la contaminación sobre nuestra salud. No es cuestión de negar la realidad o ver todo perdido. Tenemos herramientas: basta reconocerlas y utilizarlas.

La industrialización y los avances tecnológicos en materia de síntesis química, han generado un grado tal de contaminación, inimaginable décadas atrás. Obviamente, la ciencia de la salud sigue considerando problemas “psicosomáticos”, genéticos o virales, a la mayoría de la sintomatología derivada de este agobio tóxico al que por primera vez se ve expuesto esta civilización.

zeolita

Mucha gente, científicos incluidos, nos tranquilizan con argumentos que conforman un folclore discursivo insostenible: “Para eso está nuestro depurador orgánico: el hígado”. “Los gobiernos nos protegen con leyes y controles”. “El aumento de cáncer y degenerativas se debe a que vivimos más”. “Siempre la ciencia encuentra soluciones para los problemas”. ¿Le suenan?

Si bien la contaminación ambiental muestra antecedentes de vieja data (el caso del Imperio Romano y su contaminación con las entonces revolucionarias cañerías de plomo) y naturales en ciertos casos (efectos de erupciones volcánicas o contaminación de acuíferos), hoy vivimos inmersos en una magnífica sopa química artificial. Y nuestro organismo se ve obligado a convivir y sobrevivir con semejante exposición, intentando preservar la funcionalidad corpórea.

EN CASA ESTAMOS SEGUROS?

Por una parte, estamos expuestos a fuentes cada vez más virulentas e insospechadas. Emanaciones del tráfico y los procesos industriales, agroquímicos y pesticidas de la agricultura intensiva, química de la extracción de combustibles y minerales… parecen fuentes obvias, conocidas y “manejables”. Total, llegamos a casa, cerramos la puerta y ya estamos seguros ¿no? Pero lamentablemente allí empieza otra parte del problema.

Aerosoles, agua de red, alfombras, asbestos, adhesivos, aglomerados, humo, acondicionadores de aire, combustibles, cloro, aislantes, monóxido de carbono, pinturas, plásticos, plomo, insecticidas, productos de limpieza e higiene personal, cosméticos, solventes de lavandería, tintas, utensilios… son algunas de las fuentes contaminantes que nos esperan en el hogar. Sin contar que muchas de ellas van con nosotros durante el día, como los cosméticos o los materiales odontológicos.

En su intento por aliviar la carga tóxica en los fluidos (sangre, linfa, líquido extracelular) el organismo deposita los contaminantes que no logra eliminar por las vías fisiológicas (evacuaciones, orina, sudor, respiración) en la estructura misma (grasa, músculos, tendones, huesos, vísceras). Según refiere Brenda Watson en “Adiós toxinas”, los ciudadanos de naciones industrializadas llevan en sus organismos una media de 700 sustancias químicas sintéticas, la mayoría de las cuales aún no han sido evaluadas a fondo.

...continue reading "Zeolita y Contaminación Ambiental"

ENTRE LA BASURA Y EL HAMBRE

Este porcentaje equivale a 1300 millones de toneladas que podrían alimentar a 870 millones de personas.

De esos 1300 millones de toneladas, cien corresponden a desechos de comida en América latina. Esta cifra indica que entre el 10 y el 15 por ciento de los alimentos que se producen en la región jamás llega al estómago de una persona.

La pobreza en América Latina alcanza al 28.8% de la población, 167 millones se encuentran en esa situación, reveló un informe dela Comisión Económicapara América Latina y el Caribe (Cepal). De ellos, 66 millones viven en la extrema pobreza. El informe también habla de la región más desigual del mundo, donde el 10% de la población más rica recibe 32% de los ingresos totales, mientras que el 40% más pobre sólo recibe el 15%.

Mientras en Chile se prepara un  encuentro entre los  países latinoamericano-caribeños, por un lado, y dela Unión Europea, por el otro,  Tristam Stuart, de la organización civil “Feeding the 5.000″, señaló que uno de los principales problemas en Latinoamérica son las exigencias europeas:

“Por ejemplo, en esta región se despilfarran cantidades enormes de plátanos que no cumplen los requisitos de aspecto físico -mismo color, tamaño o forma bonita- impuestos por el mercado europeo”. Pese a “que no tienen ningún defecto a nivel nutricional”, sostuvo.

Sin embargo, Latinoamérica no está entre las zonas del mundo que más alimentos tira a la basura. Las que representan el mayor problema son las regiones con niveles más elevados de industrialización, como Europa o Norteamérica, donde un 40 por ciento de lo que se produce, que equivale a la producción total de África, se desecha.

Segúnla FAO, el 95 por ciento de los productos desechados en los países en desarrollo no lo es de forma intencionada, sino como consecuencia de deficiencias financieras, limitaciones técnicas o de infraestructuras en la fase inicial de la cadena de distribución. En las economías más desarrolladas las mayores pérdidas se producen en la fase final de la cadena -minoristas y consumidores- por malas prácticas, estándares de calidad establecidos y, sobre todo por los cánones impuestos por el consumismo, otorgándole importancia extrema a la apariencia de los alimentos.

En cuanto a la cantidad de alimentos que se desperdician directamente por los consumidores también destacan Europa y Norteamérica, donde cada persona tira una media de entre 95 y115 kilogramosde comida cada año, mientras que en África subsahariana y el sudeste de Asia el promedio es de6 a11 kilos.

“En un mundo de 7.000 millones de personas, que espera crecer hasta los 9.000 millones, desperdiciar comida no tiene ningún sentido a nivel económico, ético ni medioambiental”, comentó el director del PNUMA, Achim Steiner. Obviamente, reducir el desperdicio de comida podría llevar a un uso más eficiente de la tierra y una mejor gestión del agua.

 

Fuente: http://www.surysur.net/2013/01/entre-la-basura-y-el-hambre/#more-36564