Dra. JULIANE SACHER

.

1.- PRESENTACIÓN

Estudié medicina en los años 70 y despues de graduarme estudié diversos métodos de naturopatía (remedios naturales). A finales de los 70 me especialiacé en el sistema inmunitario de pacientes con tumores. Tambien trabajé 17 años en Lufthansa , desde 1975. A partir de 1983 empecé a tratar pacientes con SIDA dada mi experiencia en inmunodeficiencias y tumores.

Me interesaba mucho el tema del SIDA y en 1987 formé parte del estudio estatal “Modelo VIH”.

2.- Hablenos, por favor, sobre sus dudas acerca de los primeros 5 pacientes de SIDA en EEUU.

En los últimos 25 años, se ha escrito mucho sobre los 5 primeros pacientes de SIDA. Lo interesante de ellos es que, supuestamente, desarrollaron ciertas enfermedades a partir de un buen estado de salud.

Y lo que resultó insólito, fue las enfermedades que se encontraron: una determinada infección pulmonar y un determinado tumor de piel, que normalmente no aparece en hombres sanos de entre 20 y 40 años. Y eso si que era llamativo. Lo que no cuadraba, era que nunca habían estado enfermos antes.

Los 5 habían tomado cierta cantidad de medicamentos, que se dan en estos casos, para diversas infecciones. Todos ellos, inhalaban una determinada sustancia llamada nitrito, Popper en Alemania. Todos eran usuarios de Popper, que sabemos deprime el sistema inmunitario.

Y también era particularmente llamativo el hecho que los 5 no se conocieran entre sí: no había ninguna razón para creer que se tratara de una enfermedad de origen viral.

3.- Relación entre el Septrim Forte y la inmunodepresión

El Bactrim, así se llama en Alemania, Septrim en USA, es una sustancia que los primeros 5 pacientes de SIDA habían tomado muchas veces, antes de que se los definiera como enfermos de SIDA.

Es una sustancia similar a un quimioterápico, que se conoce ya desde los años 70, me parece que fue sintetizado en los 60.

Originariamente fue creado para suprimir el sistema inmunitario en los transplantados de órganos, para evitar que el paciente sufriera un rechazo del nuevo órgano, lo que es perfectamente normal.

Y os podéis imaginar lo que significa el uso regular de una sustancia que se desarrolló para deprmiir el sistema inmunológico. Y eso es lo que aquellos 5 pacientes tomaban regularmente.

...continue reading "Dra. JULIANE SACHER"

OXIGENO Y ALIMENTOS

 

Fuente: http://www.espaciodepurativo.com.ar

La importancia del crudo

Muchos podrán pensar que la naturaleza todo lo prevé y por tanto basta con respirar bien (cosa que veremos a continuación). Es más, hay personas que pueden vivir solo en función a la respiración, captando del aire inhalado todo aquello necesario para la vida y sin necesitar alimentos físicos (practicantes del pranayama, respiratorianos, pránicos, meditadores, etc). Pero lo que la naturaleza no puede prever es la modificación antifisiológica de nuestros hábitos alimentarios.

En este sentido, nuestros alimentos fisiológicos (frutas, hortalizas) garantizan el adecuado aporte de agua y oxígeno, y su correcto metabolismo nutricio. Pero hace unos 10.000 años (apenas instantes en un proceso evolutivo de cinco millones de años), al dominar la agricultura, el ser humano recurrió a los granos amiláceos como sustento nutricio. La producción y el fácil almacenamiento, convirtió a cereales y legumbres en reaseguro de supervivencia frente a las frecuentes carencias alimentarias y permitió sostener la vida aún en lugares climáticamente adversos para el ser humano.

El desarrollo de la agricultura y la ganadería, marcó un hito en la evolución humana; pero lejos retornar a la esencia fisiológica en lo alimentario (somos frugívoros), nuestros antepasados incorporaron estos recursos de supervivencia al acerbo cultural, por diversas razones que exceden al tratamiento del tema. Y esto, si bien permitió el desarrollo de muchas civilizaciones, también se convirtió en fuente de problemas, dado que no poseemos habilidades fisiológicas para consumir importantes cantidades de granos amiláceos, cosa que sí poseen animales evolucionados en función a ellos (granívoros).

Si bien el tema se desarrolla aparte, la oxidación de altos niveles de azúcares aportados por los granos, genera gran demanda de oxígeno, cuya satisfacción es problemática para los humanos, dado nuestra limitada bomba circulatoria (el corazón de los granívoros representa el 10% de su peso total, algo así como 7kg en un humano) y nuestra reducida incorporación de oxígeno (no volamos ni tenemos sacos alveolares, como los granívoros).

Cuando ingieren granos amiláceos, los granívoros ponen en marcha mecanismos fisiológicos adecuados al torrente de azúcares que circulará en sangre. En primer lugar las aves hacen un gran consumo de energía en actividades exigentes como el vuelo. Por otra parte, disponen de unaestructura cardiopulmonar de alta eficiencia, que les permite resolver dos cuestiones básicas: mantener semejante cantidad de azúcar en movimiento u atender la elevada demanda gaseosa del metabolismo de los hidratos de carbono.

El ser humano es sedentario y no realiza (menos hoy día) esfuerzos que por intensidad y duración demanden tanta energía como el vuelo de las aves. Esto trae aparejada la necesidad de disipar el exceso de azúcar circulante, por lo cual se advierte abundante calor en el cuerpo tras su consumo. Esto acarrea hiperactividad del páncreas, que debe poner en marcha, con el auxilio del hígado, un mecanismo para convertir rápidamente el azúcar simple en glucógeno de reserva. Este proceso debe invertirse nuevamente en caso de necesidad, volviendo a convertirse el azúcar de reserva (glucógeno) en azúcar simple (glucosa).

El carbono y el hidrógeno que componen las cadenas de los azúcares, terminan convirtiéndose (por oxidación) en dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). La cantidad de oxígeno necesaria para llevar adelante el metabolismo gaseoso, exige al sistema respiratorio de manera continua. Por esa razón los pájaros están dotados de los sacos aéreos, especies de estructuras suplementarias de los pulmones, que les permiten almacenar e insuflar el suplemento de oxígeno necesario para la oxidación del abundante volumen de carbono e hidrógeno circulante en sangre.

El aparato cardiopulmonar humano es sometido a dura exigencia tras una comida de granos. En el caso de personas sedentarias, esto generará una demanda energética y una toxemia adicional, que a largo plazo termina desvitalizando al individuo. La fatiga y el desgaste cardiopulmonar son moneda corriente en los grandes consumidores de cereales. Esto resulta fácil de comprobar, a través de la amplificación del pulso cardíaco durante la digestión y el incremento de las pulsaciones, como si se hiciese un ejercicio físico importante.

En síntesis: para combatir el estado de anaerobia, debemos nutrirnos con alimentos fisiológicos (frutas, hortalizas, semillas),evitando la cocción. Como vimos, el proceso de cocimiento reduce el natural contenido de oxígeno de los alimentos crudos. Por su parte, la necesidad de conservación de la escala industrial, estimula el uso de procesamientos que incrementan la deficiencia de oxígeno en los alimentos. La dieta promedio tiende a ser muy deficiente en su aporte oxigenante. Otro detalle no menor es el moderno consumo cotidiano de antibióticos (fármacos, alimentos, aguas de consumo) que hace estragos en las bacterias aeróbicas (productoras de oxígeno) de la flora intestinal.

Por todo esto, el cambio de hábitos alimentarios se hace imprescindible, a fin de mejorar el aporte oxigenante a través de alimentos vitalizantes. Pero a veces puede no ser suficiente para revertir una carencia crónica. Por tanto también debemos conocer y utilizar otros recursos oxigenantes, como la respiración profunda y el agua oxigenada.

 

 

Virtudes Curativas del Magnesio

 

por Ignacio Puig, S. I.
1978

del Sitio Web Scribd

contribución de Daniel Piovezan

 

 

Índice

  1. Capítulo - ¿Posee El Magnesio Virtudes Curativas?
  2. Capítulo - El Magnesio En El Organismo Humano
  3. Capítulo - El Magnesio En Zootecnia
  4. Capítulo - El Magnesio En Agricultura
  1. Apéndice - ¿Como Debe Tomarse El Magnesio?
  2. Apéndice - Contenido De Magnesio y De Calcio En Los Principales Elementos
  3. Apéndice - Principales Dolencias Para Las Que Se Recomienda El Empleo De Las Sales De Magnesio
  4. Apéndice - Bibliografía

 

 

PRÓLOGO

La presente obra recoge varios artículos de diferentes autores, consagrados a divulgar el importante papel que desempeña el magnesio en los organismos vivientes, como sus efectos curativos en el hombre y en los animales, los prodigiosos resultados del mismo aplicado a las plantas y, en general, su poderosa intervención en el metabolismo vital.


Sobre todo, los diez artículos de Francisco Manzanal, S. I., han tenido la virtud de interesar a gran número de personas que han practicado, con excelente resultado, la cura del magnesio en ellos recomendada y que luego, espontáneamente, se han constituido en los grandes propagadores de las virtudes curativas del magnesio.


No se crea, sin embargo, que con estos artículos se descubre algo totalmente nuevo o ignorado respecto al magnesio.

 

Desde hace años se conocía su intervención en el metabolismo orgánico y no pocas de sus virtudes curativas, según lo dan a entender los excelentes preparados hechos a base de sales de magnesio, tales como,

  • DELBIASE (en forma de comprimidos y de crema)
  • LIDACRÓN (en forma sólida)
  • LIDATINE (en forma líquida)
  • MAGNOGENE (en grajeas)
  • HALMAGNOL (en ampollas)
  • más recientemente HALÓGENOS JULIÁ-4 (en forma líquida), etc.

Sin embargo, hablando en general, se había prestado escasa atención a la importancia que el elemento tiene en el mundo orgánico, hasta que recientes experiencias, llevadas a cabo principalmente en Francia y en los Estados Unidos y recopiladas con gran maestría por el Padre Manzanal, han tenido la virtud de llamar la atención del público sobre lo mucho que puede esperarse del elemento magnesio, ingerido, no en forma metálica naturalmente, sino en sales, particularmente de clorurocarbonato.

 

Que, por lo menos en Barcelona, son muchas las personas que, se sirven de las sales de magnesio para alivio de sus males y aun como alimento (pues autoridades médicas aseguran que el magnesio debería figurar en la dieta ordinaria), lo demuestra la admiración de algunas droguerías de dicha ciudad que en un mes venden más sales de magnesio que antes vendían en diez años.


No vamos a extendernos, en este prólogo, haciendo la apología del magnesio, puesto que ésta ya se hace - y por cierto bien cumplida, según creemos - en el decurso del presente libro.

 

Solamente queremos precisar, antes de terminar, el carácter del mismo, que es más bien una complicación o refundición de lo que especialistas en las respectivas materias (médicos, ganaderos y agricultores) han observado y experimentado con respecto al papel biológico del magnesio.

 

Aunque el fondo básico de este libro, sobre todo en lo que respecta al hombre, son los aludidos artículos del Padre Manzanal, quien a su vez se ha servido principalmente de la obra del doctor Delbet, hemos de hacer constar, que en él figuran extractos de otros varios autores.

 

Asimismo, hemos utilizado los informes que nos han proporcionado cuantos se han servido darnos a conocer los efectos beneficiosos del magnesio que en sí han experimentado.


En esta complicación de datos o, si se quiere, refundición de trabajos de otros autores, hemos procurado la mayor unidad y orden, reuniendo en capítulos separados lo referente al hombre, a los animales y a las plantas, lo que no siempre se encuentra bien delimitado en otros autores.


Esperamos que la presente obra servirá para ampliar el campo de acción del magnesio.

CAPÍTULO PRIMERO
¿POSEE EL MAGNESIO VIRTUDES CURATIVAS?

Entendemos que, en todo libro, revista y, en general, en cualquier escrito, lo primero que debería hacerse - y no siempre se hace - es justificar el título que se le ha puesto, a no ser que él mismo se caiga por su peso o que, en el decurso de la exposición, aparezca claramente justificado.

 

Al encabezar esta compilación de escritos sobre el magnesio le hemos puesto por título «Virtudes Curativas del Magnesio», con lo cual parece queremos dar a entender que el magnesio posee virtudes curativas, como así es en efecto.

A) MARAVILLOSOS EFECTOS DEL MAGNESIO
A no pocas personas que tan sólo habrán oído hablar del magnesio al designar los polvos de que se sirven los fotógrafos para producir chispazos de luz blanca deslumbradora, o al tratar del purgante denominado magnesia, les ha de parecer raro que se pueda escribir un libro que trate exclusivamente de las virtudes curativas del magnesio.

 

Por esto hemos creído del caso comenzar esta compilación justificando el título que le hemos puesto, a fin de que nadie nos pueda tildar de que no ponemos en práctica lo que creemos debe hacerse en todo libro y de que en él caemos en el mismo defecto que reprochamos en otros.


Dice el refrán que la mejor manera de demostrar el movimiento es andando; pues esto es lo que ahora vamos a hacer en este capítulo introducción:

describiremos una serie de maravillosos efectos curativos, obrados con el magnesio, no precisamente bajo la forma metálica, sino de sales, como el cloruro, sulfato o carbonato en lectores de esta obra, los cuales además de experimentar en sí sus saludables efectos, nos lo han escrito o comunicado de palabra.

En la imposibilidad de aducirlos todos, nos limitaremos a dar a conocer en este lugar algunos pocos.

 

  1. Cura la artrosis debida al ácido úrico(De una carta fechada el 28 de octubre de 1956):

    Un amigo mío me recomendó el libro las «Virtudes Curativas del Magnesio», el que, una vez leído, me decidió a poner en práctica el tratamiento a base de cloruro de magnesio.


    »Los resultados no han podido ser más sorprendentes ni más halagüeños, ya que, al poco más de un mes de tomarlo todas las mañanas en ayunas, me vi casi totalmente restablecido (hoy completamente) de las dolencias que me aquejaban. Me encontraba excesivamente sobrecargado de ácido úrico y, como consecuencia de ello, sufría una grave artrosis en ambos rodillas, particularmente en la izquierda, y estaba decidido a dejarme operar, sabiendo que me tenía que quedar la articulación rígida, o sea, cojo para toda la vida; pero es que hacía cerca de cinco meses que me tenía imposibilitado y con unos dolores terribles. Afortunadamente este peligro desapareció tomando el cloruro de magnesio y hoy me encuentro mucho mejor que diez años antes.


    »También sufría de dilatación de la aorta (tengo cincuenta y dos años) y hoy puedo decir que ya no me inspira ninguna preocupación; pues, en opinión del doctor que me ha mirado últimamente en la pantalla, me encuentro perfectamente.


    «Aparte de lo que antecede, se siente uno a los pocos días de tomar el cloruro, con una gran energía y vitalidad, que hace que hasta el carácter se transforme, ya que le proporciona una euforia y optimismo sin igual.


    »Me complazco en proporcionarle los detalles de este mi caso, para que sirva de estímulo y de ejemplo a aquellos que sufren, no solamente de las dolencias reseñadas, sino de todas aquellas que son propias de las personas de edad.»


  2. Hace desaparecer el temblor senil(De una carta fechada el 2 de marzo de 1956):

    «Desde que terminaron de publicarse los artículos del P. Francisco Manzanal sobre «Virtudes Curativas del Magnesio», he sido un propagandista del cloruro de magnesio.


    »Yo lo tomo desde entonces y sus efectos han sido más y mejores de lo que yo esperaba. Empecé por tomarlo para aliviarme del temblor senil que me impedía escribir y hasta poner mi firma, si no era sujetándome la mano derecha con la izquierda, y me temblaba la mano al beber, y demás usos. A los cuatro días de tomar una dosis bastante floja, ya noté sus efectos, pero no quise dar crédito, hasta a los trece días en que, sin querer, di un grito de entusiasmo al ver la facilidad y constancia en poder manejar la pluma y demás enseres.

    «Padecía desde muchos años hemorroides constantes y se me han curado totalmente, y esto que ya trataban de operarme. Ahora, a pesar de los tiempos reinantes, esto era en febrero de 1956, sin usar bufanda y saliendo de casa varias veces al día, no he cogido ningún resfriado. Otra ventaja he observado en mi ya achacoso cuerpo; optimismo, alegría de vivir, agilidad de mis piernas y rodillas a mis 62 años.

    »Son muchas las personas que me agradecen les haya aconsejado el cloruro de magnesio. Es un laxante eficaz y el más económico.»


  3. Desvanece el agotamiento intelectual(De una carta fechada el 17 de junio de 1957):

    «Me dirijo a usted para solicitarle el libro «Virtudes Curativas del Magnesio». Tengo interés en tenerlo; pues conozco el resultado satisfactorio que ha obtenido con el tratamiento del magnesio un señor que sufría desgaste y agotamiento intelectual y ahora sigue trabajando incansable. Como soy enfermera y también otros me han hablado de los efectos del magnesio, es por eso que deseo tener este libro.»


  4. Otros notables efectos beneficiosos del magnesio
    1. Un hombre de carrera, de unos 60 años de edad, padecía de cierta infección intestinal crónica. Un amigo le proporcionó «Virtudes curativas del magnesio». Después de dos meses, escribió estas textuales palabras:«Hace un mes que tomo magnesio y me he librado de un achaque que hacía 35 años lo llevaba conmigo».
    2. Hace algún tiempo se presentó un individuo diciendo que, poco antes, apenas podía valerse por el reuma; incluso le habían de vestir. A los pocos días de tomar magnesio, le desapareció el mal y «ahora - dijo - me siento como un atleta», y comenzó a gesticular como tal. Todavía dijo más:«Mi madre - añadió - que ya pasa de los 80 años, desde que toma magnesio se encuentra como una joven».
    3. Un lector que toma magnesio y que está entusiasmado con él por los buenos efectos que le ha producido, fue a visitar a un amigo suyo que sabía estaba enfermo. Se lo encontró en cama aquejado de fuertes dolores, pues padecía de la próstata y le habían de operar. Le recomendó tomara magnesio, como efectivamente lo hizo. A los pocos días, se lo encontró en la calle, tranquilo, sin haber sido operado y como si nada hubiese tenido.
    4. ...continue reading "Libro sobre las virtudes curativas del Magnesio"

La Medicina Biomolecular es un enfoque moderno de la Medicina curativa y preventiva, que utiliza sustancias naturales para mejorar la calidad de vida, combatir enfermedades crónicas, prevenir males futuros, y así contribuir a vivir más y sobre todo mejor.

Su creador, Linus Pauling, dos veces Premio Nóbel, decía "que mantiene la buena salud y que trata las enfermedades crónicas al variar las concentraciones el el ser humano de moléculas que normalmente están en el organismo y que son imprescindibles para su buen funcionamiento".

OXIDACIÓN Y ANTIOXIDANTES: Está demostrado, desde años atrás, que en el oxígeno que respiramos se producen los RADICALES LIBRES. Estos son electrones que se desprenden de las moléculas normales del oxígeno, quitan 1 electrón de otras moléculas normales y transforman así al oxígeno normal en oxígeno inestable (maligno), que ataca (oxida) y erosiona diversos tejidos del organismo, produciendo enfermedades: reumáticas (artrosis, artritis), cardiocirculatorias (arterio y áteroesclerosis), hipertensión arterial, envejecimiento precoz, cataratas, cáncer, etc. Este proceso patológico se denomina actualmente "STRESS OXIDATIVO".

Hay que combatir esta oxidación patológica con atioxidantes. Estos son las moléculas de vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, etc. y se encuentran en las frutas y en general en todos los vegetales, pero habría que comer enormes cantidades de ellos para anular la oxidación patológica de los tejidos. Como esto es imposible, la solución está en la ingesta de suplementos de vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, etc. Para prescribir dichos suplementos con el máximo de eficacia para cada paciente, o sea una medicina realmente personalizada, se cuenta actualmente con análisis especiales que determinan los niveles de oxidación y de defensas antioxidantes que tiene cada persona; de acuerdo a estos análisis se saben las clases y cantidades óptimas que cada uno necesita. Todo esto es válido tanto para la persona básicamente sana como para quien padece alguna enfermedad crónica, ya que los RADICALES LIBRES atacan y dañan a ambos. Pero al que sufre de alguna enfermedad crónica, la primera prioridad es tratar su enfermedad. Y esto se hace con MEDICINA BIOMOLECULAR.

CÉLULAS HUMANAS: Leonard Hayflick, famoso biólogo norteamericano, descubrió que las células humanas se dividían unas 50 veces; desde entonces se consideró entre los gerontólogos que el límite temporal de la vida humana no puede ir más allá que el fijado genéticamente para la cantidad de divisiones de las células. Esta capacidad está en los cromosomas, cuyos núcleos están constituidos por una larga cadena de ácido desoxirribonucleico (ADN). Los extremos de dicha cadena de ADN, denominados telómeros, se van acortando con cada división celular, hasta que la célula no se divide más.

En Agosto de 1997, un equipo de biólogos de la Geron Corporation de Menlo Park, California, y de la Southern Medical School de la Universidad de Texas, lograron aislar el gen de la telomerasa y luego insertarlo en células vivas que reconstruyeron sus telómeros alcanzando su longitud juvenil. Hacia mediados de enero pasado estas células ya habían tenido 90 divisiones, estaban perfectamente sanas, sin signo canceroso alguno y sobrepasando largamente el límite Hayflick hasta entonces infranqueable. Los biólogos de la Geron Corporation las llaman "Células rejuvenecidas". Este método, ¿nos podría llevar en el futuro al rejuvenecimiento general de los tejidos del cuerpo y en consecuencia, demorar el envejecimiento? Es un desafío a la ciencia, de una índole jamás vista en la historia.

Prof. Dr. José Garbarz