CONTAMINACIÓN AMBIENTAL Y ZEOLITA

Suplemento mineral depurativo

¿Quién puede considerarse hoy día, exento de contaminación ambiental? Aún quienes viven en lugares teóricamente incontaminados, están expuestos a una sumatoria de influencias tóxicas, en la mayoría de los casos indetectables o insospechadas. Este informe, lejos de alentar la paranoia obsesiva y depresiva, aspira solamente a despertar consciencia sobre nuestro ambiente y a brindar alternativas para morigerar los efectos de la contaminación sobre nuestra salud. No es cuestión de negar la realidad o ver todo perdido. Tenemos herramientas: basta reconocerlas y utilizarlas.

La industrialización y los avances tecnológicos en materia de síntesis química, han generado un grado tal de contaminación, inimaginable décadas atrás. Obviamente, la ciencia de la salud sigue considerando problemas “psicosomáticos”, genéticos o virales, a la mayoría de la sintomatología derivada de este agobio tóxico al que por primera vez se ve expuesto esta civilización.

zeolita

Mucha gente, científicos incluidos, nos tranquilizan con argumentos que conforman un folclore discursivo insostenible: “Para eso está nuestro depurador orgánico: el hígado”. “Los gobiernos nos protegen con leyes y controles”. “El aumento de cáncer y degenerativas se debe a que vivimos más”. “Siempre la ciencia encuentra soluciones para los problemas”. ¿Le suenan?

Si bien la contaminación ambiental muestra antecedentes de vieja data (el caso del Imperio Romano y su contaminación con las entonces revolucionarias cañerías de plomo) y naturales en ciertos casos (efectos de erupciones volcánicas o contaminación de acuíferos), hoy vivimos inmersos en una magnífica sopa química artificial. Y nuestro organismo se ve obligado a convivir y sobrevivir con semejante exposición, intentando preservar la funcionalidad corpórea.

EN CASA ESTAMOS SEGUROS?

Por una parte, estamos expuestos a fuentes cada vez más virulentas e insospechadas. Emanaciones del tráfico y los procesos industriales, agroquímicos y pesticidas de la agricultura intensiva, química de la extracción de combustibles y minerales… parecen fuentes obvias, conocidas y “manejables”. Total, llegamos a casa, cerramos la puerta y ya estamos seguros ¿no? Pero lamentablemente allí empieza otra parte del problema.

Aerosoles, agua de red, alfombras, asbestos, adhesivos, aglomerados, humo, acondicionadores de aire, combustibles, cloro, aislantes, monóxido de carbono, pinturas, plásticos, plomo, insecticidas, productos de limpieza e higiene personal, cosméticos, solventes de lavandería, tintas, utensilios… son algunas de las fuentes contaminantes que nos esperan en el hogar. Sin contar que muchas de ellas van con nosotros durante el día, como los cosméticos o los materiales odontológicos.

En su intento por aliviar la carga tóxica en los fluidos (sangre, linfa, líquido extracelular) el organismo deposita los contaminantes que no logra eliminar por las vías fisiológicas (evacuaciones, orina, sudor, respiración) en la estructura misma (grasa, músculos, tendones, huesos, vísceras). Según refiere Brenda Watson en “Adiós toxinas”, los ciudadanos de naciones industrializadas llevan en sus organismos una media de 700 sustancias químicas sintéticas, la mayoría de las cuales aún no han sido evaluadas a fondo.

...continue reading "Zeolita y Contaminación Ambiental"

MICROONDAS, UN RIESGO PARA LA SALUD

Publicamos a continuación, completo y en forma textual, el informe del Dr. Patrick Quanten sobre el problemático y omnipresente horno de microondas. El lector podrá sacar sus conclusiones y decidir si es conveniente su uso.

¿Cómo funcionan los hornos microondas? Las microondas son una forma de energía electromagnética, como las ondas de luz o de la radio. Las ondas son ondas muy cortas “micro” de energía electromagnética que viajan a la velocidad de186.282 millaspor segundo. Las microondas se usan para los teléfonos celulares, las señales satelitales, las comunicaciones militares y aeronáuticas (todas éstas son causas conocidas de enfermedad por radiación si usted vive por casualidad en un punto de resonancia de estas ondas).

Las microondas, según nos dicen en su defensa, son un fenómeno natural ya que pueden encontrarse en la naturaleza. ¡Entonces no pueden ser malas para nosotros! Y tienen razón: ocurren de manera natural. Las microondas se producen de manera natural en casi todas partes del mundo, desde la tierra hasta el sol. La diferencia, sin embargo, es ésta: las microondas del sol están basadas en los principios de pulsos de corriente continua (DC) que no crean calor por fricción; los hornos microondas usan corriente alterna (AC) creando calor por fricción. Un horno microondas produce una longitud de onda de energía en picos, donde toda la potencia va dentro de solamente una estrecha banda de frecuencia del espectro de energía. La energía solar opera en una frecuencia de energía amplia.

Dicho en otros términos, la radiación producida por el horno microondas tiene solamente una frecuencia, mientras que la energía solar cubre todo un espectro. Las frecuencias de energía son importantes porque el patrón de resonancia armado por su interacción puede ser estrecho o amplio. Si el espectro es muy estrecho, se incrementa el poder de resonancia; si el espectro es más amplio, entonces el efecto de resonancia se expande y el intercambio de energía es parejo.

Todo horno microondas contiene un magnetrón, un tubo en donde los electrones son afectados por los campos magnéticos y eléctricos de modo tal que producen una micro radiación de longitud de onda de alrededor de 2450 Mega Hertz (MHz) o 245 Giga Hertz (GHz). La radiación de microondas interactúa con la frecuencia oscilante de las moléculas de los alimentos. Toda energía de ondas cambia la polaridad de positiva a negativa con cada ciclo de la onda. En las microondas, estos cambios de polaridad ocurren millones de veces por segundo. Todas las moléculas de cualquier tipo de tejido, incluyendo nuestro alimento, están construidas sobre campos electromagnéticos. Éstos son seriamente turbados cuando la polaridad de las moléculas cambia de positivo a negativo unas 2.450.000.000 de veces por segundo. Es esta fricción la que crea calor en la comida. ¡Así es cómo se puede calentar la materia en pocos segundos!

...continue reading "MICROONDAS, UN RIESGO PARA LA SALUD"

Radionica Medica

Los científicos e investigadores médicos han conquistado lo que se creía imposible hace cincuenta años. Incluso, cuanto mas se descubre, la oportunidad de lo desconocido revela por si misma mucho mas aún. Nuestras exploraciones nos han revelado los límites externos del Universo, probando que hay al menos 250 millones de soles en nuestra galaxia.

Mirar dentro de nuestros cuerpos es igualmente insondable. De acuerdo con los principios herméticos ancestrales, la dinámica de las células es paralela a la dinámica de las galaxias. El enorme espacio que existe entre los electrones y el núcleo de cada átomo dentro de las diversas moléculas es estudiado constantemente por físicos cuánticos. Sin embargo, el más potente electromicroscopio no puede revelar las bases de la vida: la magnífica organización del ADN dentro de nuestras células.

Los mecanismos invisibles de vuestra células y su ADN dirigen nuestro funcionamiento biológico y psicológico. En cada momento, nuestro cuerpo procesa trillones de bits y bytes de información eléctricamente, químicamente y psicilógicamente. La era de la inteligencia celular está entre nosotros.

Desde el momento de la concepción, nuestro ordenador interno del ADN comienza  a grabar cada cosa que sucede mas allá de su estructura original. Cada emoción percibida, tanto las generadas por nuestros sentidos como las que provienen del ambiente exterior(observaciones, creencias, traumas, sucesos, condicionamientos paternos, reglas sociales, etc) se registran y guardan en nuestras células y nuestro ADN. Al nacer somos criaturas casi perfectas en cuanto a nuestros componentes físicos y psicologícos básicos. Después, nuestros sentidos comienzan a absorver el ambiente.

Podemos definir la Radiónica como un método de diagnóstico y terapia, que usando primordialmente los campos de fuerzas y las energías sutiles, se propone investigar las causas y combatir las enfermedades que tanto sufrimiento generan en la humanidad y en otros reinos de la naturaleza.

Cuando se examina la historia y el desarrollo de la radiónica, desde el trabajo pionero del doctor Albert Abrams y de Ruth Drown hasta los recientes experimentos en los laboratorios de la Warr, una curiosa paradoja salta a la vista: la radiónica afirma ser un método de diagnóstico y terapia, que se ocupa primordialmente de la utilización de sutiles campos de fuerza y energías, con el propósito de combatir las causas de las enfermedades que afectan a la especie humana y a los demás reinos de la naturaleza. Sin embargo, en las discusiones o artículos sobre los métodos de diagnóstico y tratamiento, así como en las obras corrientes que informan sobre el núcleo de las medidas terapéuticos aportadas por la radiónica, se encuentra continuas referencias a los sistemas físicos y orgánicos del hombre, y muy poca información práctica sobre la probabilidad de la existencia de campos de fuerzas subyacentes, que pudieran gobernar y determinar la salud de la forma física.

Parece que tan desafortunada paradoja se ha desarrollado porque la radiónica, que es esencialmente un método parafísico de diagnóstico y tratamiento, que utiliza la facultad de la percepción extrasensorial y el concepto de la acción a distancia, ha predicado su manera de abordar los problemas de la enfermedad apoyándose en una terminología semiortodoxa y racional.

No puede haber duda alguna de que para Abrams fuera necesario dejar sentados los fundamentos de la radiónica en términos de referencia físicos; después de todo, él era médico, y su entrenamiento y Disciplina requerían esto de él. Fue ciertamente revolucionario que descartase la teoría celular de la enfermedad, y la reemplazase por la teoría de los electrones. La enfermedad, para él no era algo tan simple como una mera disfunción celular, sino que tenía un matiz sutil relacionado con la que él consideraba como división última de la materia. Apartándose de un modo puramente físico de abordar la enfermedad, Abrams mostró que la causa de ésta puede ser adscrita secuencialmente a dominios cada vez más sutiles. Esta tendencia se expresa asimismo en las áreas del diagnóstico y finalmente del tratamiento.

 

 

 

http://www.abc.es/20110913/sociedad/abci-alergia-wifi-201109011035.html

Alérgicos al wifi: la generación de la enfermedad invisible

Se llama electrosensiblidad y afecta, según estudios independientes, a una de cada mil personas. Enfermos y expertos alertan de que en pocos años la proliferación de nuevas tecnologías la convertirán en una de las grandes enfermedades del siglo XXI

INMA ZAMORA / MADRID
Día 16/09/2011 - 05.42h

No es todavía, o al menos según establece la Organización Mundial de Salud, una enfermedad con carácter oficial. La ausencia de estudios impide conocer datos relativos al nivel de incidencia y los efectos sobre la salud de eso que algunos ya conocen y llaman «electrosensibilidad» y que, según estiman los expertos, va camino de convertirse en uno de los grandes males de la llamada «sociedad de la información».

Se sabe más bien poco sobre esta dolencia que aunque parece depender del desarrollo tecnológico lleva varios años sumando afectados. Conocida también por el sobrenombre de «alergia al wifi» -aunque su impacto sobre la salud no depende exclusivamente de redes inalámbricas-, lo que sí se sabe es que se trata de una enfermedad generada por la exposición continuada a campos electromagnéticos y que puede dar lugar a síntomas como la pérdida de la memoria a corto plazo, vómitos, dolores de cabeza, mareos o irritación, que se intensifican cuando el afectado permanece próximo a aparatos eléctricos. Estudios realizados por científicos independientes indican que, a día de hoy, la electrosensibilidad podría afectar a una de cada mil personas, y el Consejo Europeo ya ha advertido sobre los efectos nocivos de este tipo de ondas. [Resolución del Consejo Europeo]

...continue reading "Electrosensiblidad"