Skip to content

UN EXTERMINADOR NATURAL DE CELULAS CANCEROSAS: LA GRAVIOLA


Se ha denominado graviola a las hojas del árbol de guanábana, este se encuentra mayormente en la amazonía peruana y brasileña. De acuerdo a distintos estudios, su corteza y hojas poseen cualidades antitumorales. Se trata de un árbol pequeño de hoja perenne, que alcanza una altura de entre 5 y 6 metros.
Según las últimas investigaciones realizadas sobre los alcaloides presentes en la corteza, hojas y semillas de este árbol, las mismas poseerían un efecto citotóxico, que puede aprovecharse para el tratamiento de diversos tipos de cáncer, sin atacar a su vez a las células sanas.
En consecuencia, los alcaloides de la graviola serían especialmente útiles contra el cáncer de páncreas, pulmón y próstata, de acuerdo a los análisis efectuados en los Estados Unidos, más específicamente en la Universidad de Purdue, Indiana.

La efectividad de la graviola se centraría en su alto contenido de acetogenina, una sustancia semejante a la adriomicina, que se usa en quimioterapia. Sin embargo, a diferencia de ésta última, la acetogenina tendría la capacidad de enfocar su acción solamente sobre las células cancerosas, sin afectar los tejidos sanos como sucede en la quimioterapia.

Además de su acción anticancerígena, la graviola también podría tener propiedades antibacterianas y antiparasitarias. Asimismo, sería útil contra la hipertensión y para combatir estados de ansiedad, depresión y nerviosismo.

En la actualidad, la graviola se consume en forma de filtrantes para preparar té, cápsulas, hojas y extracto en polvo, entre otras posibles presentaciones.

La buena noticia es que no tienes que viajar a la selva para encontrarla, existe ya en presentacion de capsulas y ha sido patentada por varias casas prestigiosas de suplementos dieteticos o vitaminas naturales y organicos.

noticiasnaturistas_firma2