Skip to content

El limón

El limón

Lemom Fotos De Archivo Libres De Regalías

El limón es una fruta que, sin aportar apenas calorías, tiene gran cantidad de sustancias de acción terapéutica por lo que es un remedio natural muy eficaz para distintas dolencias.

1. Un poco de historia

El limón es el fruto del limonero (Citrus limonum), árbol de la familia de las rutáceas, los conocidos cítricos, a la que también pertenecen la naranja, la mandarina y el pomelo.

El limonero es originario de Asia Central y fue introducido en España por los árabes en el siglo XII. Fueron los españoles quienes se encargaron de llevarlo a América y hoy en día su cultivo es muy habitual en zonas de clima templado.

El limón es muy apreciado en la gastronomía mediterránea gracias a su gran versatilidad.

2. Una fuente de vitaminas con pocas calorías

Vitaminas. El limón es una fuente de vitaminas muy beneficiosas para la salud. Puleva Salud.

El limón es una fruta que apenas aporta calorías (40 kcal/100 g) debido a su escaso contenido en hidratos de carbono (9%), proteínas (0,7%) y grasas (0,4%).

Sin embargo, es una fruta muy rica en pectina, un tipo de fibra soluble que se encuentra en la pulpa y en la capa blanca que hay debajo de la corteza, vitaminas, minerales y otros componentes no nutricionales, pero igualmente interesantes al ser responsables de sus propiedades terapéuticas.

Respecto a su contenido vitamínico, contiene cierta cantidad de vitaminas del grupo B, pero realmente destaca por su riqueza en vitamina C (50 mg/100 g), de modo que un limón de tamaño mediano cubre las necesidades diarias de vitamina C.

En cuanto a su aporte mineral, abunda el magnesio, cobre, hierro, yodo, calcio, fósforo, potasio, azufre y cinc.

3. Depurativo y desinfectante

Aunque el limón es una interesante fuente de vitaminas y minerales, quizá su característica más apreciada sean sus propiedades curativas.

El limón ejerce una acción depurativa del organismo facilitando la eliminación de toxinas, además de ser un excelente antiséptico, astringente, antioxidante y anticancerígeno.

Los responsables de su acción terapéutica son compuestos no nutritivos como los ácidos orgánicos: cítrico, málico, fórmico, acético y flavonoides, como la hesperidina, la rutina y la diosmina.

Otras sustancias como los terpenos le confieren su típico aroma y le dotan de cualidades anticancerígenas.

Todas estas sustancias tienen cualidades anticancerígenas, antioxidantes y protectoras del sistema circulatorio, reforzando la acción de la vitamina C.

4. Un remedio natural muy eficaz

Sus diversas propiedades terapéuticas le convierten en un remedio natural muy eficaz para dolencias muy distintas. Así, entre sus acciones más destacadas se encuentran:

En el sistema digestivo.

Mejora las digestiones pesadas al activar las secreciones digestivas y es muy útil en trastornos digestivos que cursan con diarrea como gastroenteritis, debido a su poder astringente y desinfectante.

En el sistema renal.

Previene la formación de cálculos biliares y favorece su disolución.

En el sistema respiratorio.

Ayuda a recupera los epitelios dañados en caso de problemas respiratorios. Por su acción antiséptica es muy útil en resfriados, gripe, faringitis, amigdalitis y bronquitis. Su zumo endulzado con miel suaviza la garganta y además la desinfecta.

En el sistema circulatorio.

Mejora la circulación de la sangre, debido a la presencia de flavonoides y vitamina C. Previene la formación de trombos al mismo tiempo que refuerza los capilares y da elasticidad a las paredes arteriales.

En el sistema sanguineo.

Ayuda a combatir la anemia y favorece que el hierro de los alimentos se absorba mejor debido a su alto contenido en vitamina C.

En el sistema articular.

Mejora la artritis, gota y otros procesos reumáticos ya que, gracias a su poder alcalinizante, facilita la eliminación por orina de las sustancias implicadas en este tipo de afecciones (por ejemplo, las sales de ácido úrico).

En el sistema inmunitario.

Aumenta las defensas de nuestro organismo. En la mayoría de enfermedades infecciosas, ya sea por virus o bacterias, tomar zumo de limón diluido aumenta el número de glóbulos blancos, ayuda a bajar la fiebre y elimina toxinas.

En uñas y cabellos.

Refuerza las uñas frágiles y quebradizas y, por su carácter astringente, es muy eficaz en caso de seborrea o exceso de grasa en el cabello que en gran medida puede ser una de las causas de la caída del cabello.

5. Más que un simple aderezo

El limón es muy versátil en la cocina y sus aplicaciones son muy variadas.

No sólo es un excelente aderezo, sino que es un ingrediente muy empleado en la elaboración tanto en recetas dulces como saladas.

Aderezar con limón es una excelente alternativa en caso de seguir dietas de adelgazamiento, o bajas en sodio, puesto que al ser muy bajo en calorías y tener la propiedad de intensificar los sabores, permite reducir la cantidad de sal que se añade en la elaboración de los platos haciéndolos más saludable y menos calóricos.

Con su zumo se hacen excelentes salsas y aderezos, como la vinagreta y la mahonesa, y refrescantes granizados, sorbetes, helados, cremas y licores.

Además su jugo posee un conocido efecto "blanqueador", debido a su propiedades antioxidantes, lo que ayuda a mejorar el aspecto de muchos platos, como los elaborados con champiñones, alcachofas, arroz, así como también evita que la fruta cortada (plátanos, aguacates, manzanas...) se ennegrezca.

Su corteza, muy rica en aceites aromáticos y pectina, ayuda a dar consistencia a mermeladas, jaleas y compotas.

Igualmente la ralladura de limón sirve para aromatizar la masa de bizcochos y dulces y para condimentar platos salados.

Dra. Dª. Ana Haro García