Skip to content

Su Medio Ambiente Interior

Su Medio Ambiente Interior

Escrito por Thomas K. Szulc, MD

Nuestro entorno biológico interno se componen de sistemas complicados que están regulados principalmente sobre la base de pH o ácido-base y la temperatura. Todas las funciones enzimáticas y metabólicas esenciales, tales como el ciclo de Krebs , que es cómo las células gestionan la energía, sólo puede funcionar con el pH óptimo y temperatura ambientes ideales. Nuestra temperaturas internas se mantienen relativamente constantes en 37º grados a menos que tenga fiebre o hipotermia. Esto hace que el pH como la herramienta principal para la regulación de nuestro ambiente interno.

La escala de pH va de 0-14 y es una medida del equilibrio ácido-básico en entornos líquidos. Un pH de 7 se considera neutral y un equilibrio exacto entre los componentes ácidos y bases. Cualquier cosa con un pH que está por debajo de 7 es considerada ácida y cualquier cosa con un pH superior a 7 se considera alcalino (o básico). Nuestros cuerpos mantienen un pH de alrededor de 7,35 que es ligeramente alcalino.

La mayoría de las enfermedades y la enfermedad se crea y funciona de forma óptima en ambientes ácidos. La capacidad de nuestro cuerpo para regular el correcto funcionamiento se rompe cuando nuestros ambientes internos son demasiados ácidos.El cáncer y una multitud enorme de malos funcionamientos del sistema inmunológico y las enfermedades degenerativas se producen en ambientes ácidos. Los ambientes ácidos también son óptimos para promover el crecimiento de microbios patógenos, hongos, parásitos y virus. El cambio hacia un ambiente más alcalino cuando estamos excesivamente ácidos es esencial para la salud y restaurar el equilibrio interno.

Hay dos factores principales en nuestro control que afectan a nuestro pH interno. Ellos son los alimentos que comemos y nuestras actitudes mentales y las emociones.

Los alimentos que comemos

Las cosas que ponemos en nuestros cuerpos tienen un gran impacto en nuestra salud y bienestar ya que afectan directamente el equilibrio del pH interno. Todas las carnes y proteínas de origen animal como huevos y productos lácteos son ácidas. Estos alimentos bajan el pH a los niveles de ácido y crear un ambiente óptimo para la proliferación de la enfermedad.

Nuestros cuerpos también tienen una capacidad limitada para metabolizar y digerir las proteínas animales. Si usted come un filete de carne de 400 gr, la mayoría de la proteína se queda sin digerir. Que se sentará en el colon y los intestinos y la pudrición dara lugar a la creación de un ambiente ácido, además de la indigestión y estreñimiento. Puesto que vivimos en una sociedad muy rica y puede permitirse el lujo de consumir carne tres veces al día, nuestros cuerpos se han vuelto muy ácidos. La mayoría de los cereales y productos de cereales son ácidos también.

En el otro lado de la moneda son los alimentos que promueven un ambiente más alcalino. Estos son los “alimentos saludables” que los médicos y nutricionistas nos dicen que debemos consumir y que sabemos que debemos consumir más. Estos alimentos incluyen la mayoría de las frutas y hortalizas (hay algunas frutas y verduras que son ácidas), almendras y tofu. A continuación se muestra una lista de los alimentos ácidos y alcalinos.

Los alimentos ácidos Alcalina de los alimentos
- Maíz, lentejas, aceitunas, calabaza de invierno - Todas las verduras verdes (espinacas, lechuga, Spirulina, judías verdes, etc), remolacha, brócoli, col, zanahorias, apio, coliflor, pepino, Chlorella, berenjena, ajo, champiñones, cebollas, guisantes, pimientos, chirivía, rábano, Sweet papa, berro, tomates
- Los arándanos, frutas en conserva o ventanal, arándanos, grosellas, ciruelas, ciruelas pasas - Manzana, albaricoque, aguacate, plátano, bayas, moras, melón, cerezas, ácido de coco, pasas de Corinto frescas, dátiles, higos secos, uvas pasas, toronja, melón dulce, limón, lima, melones, nectarina, naranja, melocotón, pera piña, pasas, ruibarbo frambuesas, fresas, tomates mandarina, frutas tropicales, ciruelas umeboshi, sandía
- Productos animales de proteínas, la leche y los productos lácteos, huevos, grasas animales, leguminosas anacardos, cacahuetes, mantequilla de maní, pecanas, Tahini, nueces, trigo, productos de trigo, cereales, arroz, productos de harina - Las almendras, queso de soja, proteína de suero
- Drogas, alcohol, cafeína, el tabaco, salsa de tomate, mostaza, refrescos - Algunos minerales alcalinizantes: cesio: pH 14, Potasio: pH 14, Sodio: pH 14, Calcio: pH 12, Magnesio: pH 9

Actitudes mental,  y emociones

Las actitudes negativas y las emociones afectan nuestros niveles de pH interno, ya que son considerados como ácidas. Cuando nosotros mismos nos cargamos con las actitudes negativas que estimulan ciertos neurotransmisores que se acumulan en el cerebro y, finalmente, se metabolizan en ácidos. Las actitudes negativas también estimulan el sistema nervioso simpático.

Nuestro sistema nervioso autónomo es como el puente entre nuestros aspectos energéticos (pensamientos, emociones) y nuestros cuerpos físicos. Tiene dos componentes principales: simpático y parasimpático. El sistema nervioso simpático es la parte de nuestro sistema nervioso que nos mantiene en el modo de trabajo de alerta y en actitud activa. También es responsable de la respuesta de huida o lucha que se asocia con el estrés, la ansiedad y la depresión. El sistema nervioso parasimpático es la respuesta de descanso y la relajación. Es la parte del sistema nervioso que experimentamos cuando estamos tranquilos, relajados y cómodos. Estos dos aspectos de nuestro sistema nervioso autónomo se supone que deben estar en equilibrio y en armonía unos con otros. Las células de nuestro cuerpo excretan toxinas y materiales de desecho cuando el cuerpo está en un estado más parasimpático. Cuando estamos demasiado estresados ​​y lleno de emociones negativas estamos en un estado simpático y obstaculizamos la capacidad de las células para excretar los productos ácidos de desecho. El material de desecho y las toxinas se consideran ácidos y una acumulación produce un ambiente interno excesivamente ácido. La nicotina y la cafeína estimula el sistema nervioso simpático, además de ser ácidos ellos mismos.

Conscientemente puede estimular el sistema nervioso parasimpático a través de la respiración adecuada y ejercicios de relajación. La biorretroalimentación es una herramienta utilizada por profesionales de la salud natural para ayudar a la gente consciente a afectar y estimular el sistema nervioso parasimpático. Los pensamientos positivos y emociones (como el amor, la felicidad, la paz, etc) también estimulan el sistema nervioso parasimpático.

Con el fin de restablecer el equilibrio de nuestro cuerpo y lograr una salud óptima y bienestar, tenemos que ser muy consciente de lo que ponemos en nuestros cuerpos y las actitudes mentales y las emociones que promovemos. Al comer más alimentos alcalinos tales como frutas y hortalizas, la promoción de actitudes mentales positivas y conscientemente, aprender a relajarse, se pueden afectar nuestra salud de manera positiva y afirmativa.

.

.

.

.

.

.

.