Skip to content

Autohemoterapia Sanguínea

Fuente: http://autohemoterapia.4t.com

AUTOHEMOTERAPIA PARA LA CURA DE EMFERMEDADES AUTOINMUNES

Desarrollada por el Dr. Jorge González Ramírez
INTRODUCCION

La autohemoterapia consiste en obtener de una vena cierta cantidad de sangre y reinyectarla inmediatamente en el tejido muscular o subcutáneo. Por la corta duración de tiempo que transcurre entre estas dos operaciones, no hay por que preocuparse por una coagulación posible de la sangre.Mucho mas claramente se ha recurrido al suero cuya inyección no presenta ventaja alguna sobre la sangre total. En cuanto al empleo de sangre desfribinada (Descarpenties hemolizada (Lauza), ya no se emplea.Con el nombre de Hemocrinoterapia, el Dr. Filderman ha descrito un procedimiento en el que se utiliza a la vez la inyección de sangre y de productos glandulares, lo que permite poner estos mas directamente en relación con el organismo, mientas que, si se les absorbe por la vía digestiva, son frecuentemente destruidos.Se aspira en una jeringa de 20 cc. el contenido de una ambula de extracto glandular desalbuminado, se punciona inmediatamente la vena del enfermo, se aspiran 10-15 cc. de sangre y se inyecta la mezcla en el músculo glúteo (2 gr. De extracto por termino medio: 1 gr. únicamente a las glándulas hipertensotas: hipofisis y suprarenal.Este procedimiento ha sido empleado en distintos padecimientos: eczema, estafilococias, obesidad hiper e hipotensión, herpes, prurito, astenias, enfermedad de Dupuytren, amenorreas, perturbaciones de la menopausia.La dosis de sangre que se inyecta, cuando se recure al auto hemoterapia, varían de 2 a 10 cc., en el lactante, de 1 a 2 cc. No hay ventaja alguna en inyectar dosis mayores, el efecto útil se obtiene con las pequeñas dosis ya indicadas.

La repetición de las inyecciones es variable, según el objeto propuesto; en cuanto a los intervalos pueden ser de tres a cuatro días, la auto hemoterapia actúa por choque hemoclásico: (Nicolás, Gate Dutasquier y Dumollart, Fr. Moutier y Rachet). Este choque atenuado permite el empleo inofensivo del auto hemoterapia en los numerosos casos en que es útil provocar los efectos de choque, sin que el enfermo corra riesgo alguno.

Se han asemejado las acciones de las ventosas con la de la auto hemoterapia, la reabsorción del derrame sanguíneo produciría el mismo efecto (Hallión), la autohemoterapia ha sido empleado en diversas infecciones, principalmente en la puerperal, fiebre tifoidea, gripa, melitococía, erisipela, etc. (Descarpenties): en las afecciones de virus neurotropo que se localizan primitivamente en el sistema nervioso: Neuroaxitis epidermica (Morikuand), parálisis ascendente de Landry, enfermedad de Heine-Medin, zona.La acción de la auto hemoterapia se utiliza de manera corriente en las diversas enfermedades de tipo anafiláctico: coriza espasmódica, asma, eczemas, urticaria, eritemas polimorfos, accidentes sericos, etc. Ha sido empleada en la púrpura, en el cáncer (F. Widal, Loeper, Debray y Toupet), etc.; siendo dudosos los resultados obtenidos y también en ciertas dispepsias para actuar sobre el elemento vasomotor.El empleo en ciertas dermatosis ha sido recomendado por Ravaut (1913), tratándose de esta manera los prurigos crónicos (N. Gatee y Dupasquiere) la dermatitis herpetiforme de Dhuring, el herpes recidivante, la furunculosis, consiguiéndose algunas veces resultados rápidos cuando otros medios habían fracasado como en la hidrosadenitis, etc.En este corto resumen demuestra que el campo de la auto hemoterapia es amplio; tal vez se ha extendido desmesuradamente, lo que era inevitable; de cualquier modo es uno de los medios mas preciados de desensibilizacion, por una parte, y por otra constituye el tratamiento de las infecciones de marcha torpe, presentando las ventajas de una inocuidad indiscutible sobre otros medios que persiguen el mismo objeto.
Apoyando en su basta experiencia y conocimiento del tema, así como en los antecedentes de un sin numero de inmunoterapia existentes desde 1911 y basado en los descubrimientos del científico danés y el premio Nóbel Niels K. Jorne (confirmados por Jean Dausset, premio Nóbel de medicina en 1996); el Dr. González desarrolló un tratamiento que denominó Autohemoterapia para la "Cura de Enfermedades Autoinmunes", sin efecto colateral alguno, el cual utiliza como antígenos los autoanticuerpos que se encuentran en la sangre del paciente. Con esta técnica ha tratado y curado con éxito enfermedades como: Diabetes II, Lupus, Púrpura, Psoriasis, Asma, Artritis Reumatoide, Esclerosis Múltiple, Distrofia muscular, Alzheimer, etc. De 1995 a la fecha ha impartido seminarios y conferencia sobre Fusión Celular y Autohemoterapia, en hospitales privados y en universidades en las ciudades de: Guadalajara, Culiacán, Aguascalientes, Cuernavaca, Monterrey, Reynosa, Saltillo, Montemorelos, Toluca, Cd. Juárez, Campeche, Ensenada y Morelia.Actualmente tiene abiertas líneas de investigación relacionadas con cultivos de DNA y un tratamiento para la cura del cáncer.
AUTOHEMOTERAPIA PARA LA CURA DE EMFERMEDADES AUTOINMUNES

Desarrollada por el Dr. Jorge González Ramírez
1. - INTRODUCCION:Es el sistema inmune de nuestro organismo el que se encarga de identificar la invasión de cuerpos extraños a este, para destruirlos; estando equipando para continuamente localizar y destruir una gran variedad de toxinas y venenos, algunos de estos son tan solo desperdicios celulares o productos tóxicos resultado del propio metabolismo, otros son elementos contaminantes del medio como pesticidas y demás tóxicos ingeridos por nuestro organismo a través del aire que respiramos, los alimentos que comemos y el agua que bebemos.
Bajo circunstancias normales, nuestro organismo debería de ser capaz de deshacerse de todas estas toxinas mediante las funciones del bazo, hígado, vejiga, intestinos, pulmones, piel y sistema linfático. Sin embargo, hay que reconocer, que en el mundo moderno y principalmente en algunas ciudades, las circunstancias normales no existen; el cloro en el agua, contaminantes en el aire, conservadores químicos en los alimentos, así como otros deshechos que llegamos a ingerir afectan el funcionamiento normal del organismo; mas aun, los malos hábitos como ingerir alcohol, fumar, la exposición en exceso a los rayos solares y la falta de ejercicio, afectan tambien en forma determinante a nuestro organismo y su funcionamiento.
Las vacunas contra las enfermedades contagiosas son usos terapéuticos a base de antígénos específicos y constituyen actualmente una de las armas más poderosas de la medicina. La clave del porque las vacunas funcionan, se encuentra en la admirable memoria del sistema inmune ya que no solamente reconoce y destruye casi a cualquier invasor en el organismo, sino que también tiene la capacidad de recordar, por décadas, sus encuentros previos con ellos. De este modo, cuando se aplica una dosis rebajada de un agente infeccioso a una persona, su cuerpo reacciona produciendo anticuerpos que eliminan la causa de la infección. 2. - ANTECEDENTES:  Las vacunas existen desde hace ya varios siglos; sin embargo, fue hasta 1796 que el investigador ingles Edward Jenner utilizó un virus relacionado de origen vacuno, para inmunizar personas contra la viruela en forma efectiva y segura. Posteriormente, gracias a los avances de la biología celular y molecular, se desarrollaron diversas vacunas y tratamientos, como por ejemplo, la Inmunoterapia, la cual fue introducida en 1911 por F. Ramona y confirmada en 1913 por F. Ravaut y se ha utilizado ya como tratamiento contra alergias al polen y a proteínas animales, inyectando al paciente con dosis incrementales de los alergenos a los que son sensitivos. Estudios controlados por los Dres. A. William Frankland, del hospital St. Mary's, en Londres (Inglaterra) y Francis C. Lowell de la Universidad de Harvard (E. U. A.), en los años cincuenta, demostraron que la inmunoterapia continua siendo mas usada por alergistas que por especialistas del pulmón, para combatir dichas enfermedades.
Estudios que se realizan en esta década, sugieren que mediante el uso de técnicas moleculares los científicos podrán localizar los componentes de los microorganismos que causan enfermedades y de ahí generar vacunas que las remedien. Estos comentarios se refieren a vacunas de uso profiláctico y se aplicarian antes del contacto con los microorganismos.3. -

ENFERMEDADES AUTOINMUNES:  Los hallazgos "in Vitro" del investigador danés y premio Nóbel Nies K. Jorne, establecieron nuevas bases científicas en la Inmunoterapia, al demostrar que en ciertas condiciones el sistema inmune se vuelve contra el cuerpo al que debería defender, formando autoanticuerpos que atacan al propio organismo, causando enfermedades auto inmune. Este descubrimiento ha sido confirmado, también "in Vitro", por Jean Dausset, premio Nóbel en 1980, así como por los premios Nóbel de medicina en 1996.Luego entonces, todas las enfermedades auto inmune tienen como común denominador, la presencia de autoanticuerpos que el sistema inmune genera contra el mismo cuerpo, reconociéndose en la actualidad, entre otras: •Esclerosis Múltiple, si el ataque se hace a la materia blanca del cerebro y a la médula espinal.•Diabetes Mellitus, si se ataca el páncreas u otros órganos reguladores de la insulina.•Lupus Eritematoso, si se ataca la piel, tejidos de los riñones y otros órganos.•Mal de Graves, si se ataca la glándula tiroides.•Psoriasis, si se ataca la piel.
•Fiebre Reumática, si se ataca el corazón.

Las enfermedades autoimunes son consideradas en la actualidad como incurables y muchas de ellas son agresivamente incapacitantes a corto plazo, llegando inclusive a causar la muerte. Las terapias que la medicina tradicional utiliza hasta ahora para combatirlas incluyen generalmente drogas anti-inflamatorias o supresoras del sistema inmune como son los esteroides, cortisona, corticoides y ciclosporina; con la agravante de que estas drogas presentan efectos colaterales considerables, además de ser caras por lo que algunos médicos se abstienen de su uso. Lo más lamentable es que el resultado obtenido con estas drogas es solamente un paliativo riesgoso y no la curación de la enfermedad.Con respecto a las terapias enfocadas desde el aspecto químico del organismo; Alemania, Canadá, Rusia y Cuba, han trabajado durante las últimas cuatro décadas en terapias bioxidantes para combatir, entre otras, las enfermedades autoinmunes. Destacando entre otros tratamientos, la hemoterapia que se investiga y aplica desde 1985 en el Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular de Cuba, donde los resultados obtenidos y recientemente publicados confirman la teoría de que los autoanticuerpos que originan las enfermedades autoinmunes, al usarse como antígenos, logran producir anticuerpos que destruyen a los auto anticuerpos. Entre sus logros se mencionan los siguientes:•15 pacientes que padecían de pies diabéticos neuroinfectados fueron sometidos a la hemoterapia, en la que se emplean 10ml. de sangre del paciente que después de ser tratada con ozono y oxígeno se le inyectan por vía intramuscular, 14 de los pacientes mejoraron al grado de evitarse la cirugía, uno sólo requirió de una intervención quirúrgica menor.•El tratamiento exitoso de la Retinitis Pigmentaria o Pigmentos. De un estudio de 175 pacientes a quienes se aplicó esta hemoterapia, 112 mostraron mejorías notables de hasta un 85%, 45 de ellos tuvieron mejoría menor y solamente 18 de ellos no tuvieron mejoría aunque tampoco empeoraron.4.

AUTOHEMOTERAPIA4.1 principios

En el curso de las investigaciones sobre Fusión Celular o Nueva Ingeniería Genética realizadas por el Dr. Jorge González Ramírez, encontró que con frecuencia, las debilidades del sistema inmune juegan un papel preponderante en el funcionamiento decadente o insuficiente de algunos órganos, por lo que también se dio a la tarea de investigar la forma de superar las causas que generan las enfermedades autoinmunes.Basado en los descubrimientos de Niels K. Jorne, quien demostró que el daño en las enfermedades auto inmunes es causado por la presencia de autoanticuerpos en todo el sistema sanguíneo; el Dr. González determinó entonces que era estrictamente lógico aprovechar la propia sangre del paciente para usar los autoanticuerpos como verdaderos antígenos y así estimular a su sistema inmune para que produzca anticuerpos normales que bloqueen y destruyan a los autoanticuerpos. Bajo esta premisa quedaban por resolver dos problemas ¿Cómo "abrir" las células para extraer los autoanticuerpos? Y ¿Cómo mantenerlos en "estado agónico?"A finales de la década pasada perfeccionó un procedimiento, con el que logró resolver las dos interrogantes mencionadas, mediante una mezcla que se elabora con 5 ml. de sangre suspendida en una solución salina adecuada e inocua en proporción 1:10, la cual se trata hasta extraer el auto anticuerpos, desarrollando con esta preparación un tratamiento al que denominó Autohemoterapia para la Cura de Enfermedades Auto inmunes.
4.2 Aplicación y resultados Para comprobar la efectividad de la Autohemoterapia, a principios de esta década se procedió a su aplicación en pacientes que voluntariamente lo aceptarón, tratando de la diabetes Mellitus II, (no insulinodependiente), comprobada enfermedad autoinmune y considerada por la medicina actual como incurable, además de que en el mundo la diabetes tiene una alta incidencia. Solamente en México se estima que existen más de 8 millones de enfermos a causa de este mal, de los cuales por lo menos el 80% son no insulinodependientes. LA DIABETES I REQUIERE EN ADICION A LA AUTOHEMOTERAPIA, DE IMPLANTES CELULARES A PANCREAS MEDIANTE LA FUSION CELULAR.Como ejemplo del éxito logrado en esta técnica biomédica, podemos mencionar que de 116 pacientes con Diabetes, de 2 a 25 años de evolución, 39 presentaron anticuerpos contra insulina, 8 presentaron anticuerpos contra páncreas y 22 presentaron anticuerpos antinucleares, y con el tratamiento dichos anticuerpo disminuyeron su cuantificación hasta reportarse negativos, en períodos variables que van de 2 a 12 frascos de la preparación. También 47 pacientes que tomaban diariamente de 1 a 6 tabletas de hipoglucemiante oral disminuyeron paulatinamente su uso y 10 de ellos suspendieron totalmente ese medicamento al final del primer frasco.Los resultados de la Auto hemoterapia han sido excelentes, ya que más de 400 pacientes han dejado de ser diabéticos, así como varios pacientes tratados con igual éxito contra Lupus, Esclerosis Múltiple, Púrpura, Retinitis, Distrofia muscular, soriasis, Alzheimer, etc.

 

La Autohemoterapia en Argentina por Yves Valentin

M.P.: 15679. Egresado de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina. Año 1981. Único médico capacitado en México en dicha especialidad y es Presidente de la Asociación Argentina de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Autoinmunes.

En la Argentina, nuestra experiencia en el tratamiento con Autohemoterapia es bastante significativa en ciertos tipos de enfermedades: Artritis Reumatoidea, Asma Bronquial, Psoriasis, Vitiligo, Alergia, Purpura, Lupus Sistemático, Distrofia Muscular, Miastenia Gravis, Hepatitis C, etc.

La Autohemoterapia es una auto vacuna, una auto transfusión mínima por vía subcutánea sin riesgo de infección y contagio.

El mecanismo de acción de esta auto vacuna es la estimulación del sistema inmune para lograr la curación de enfermedades como por ejemplo la Diabetes tipo II, Artritis Reumattoidea, Distrofia Muscular tipo Duchenne.

Según el Dr. González Ramírez, si el daño producido en las enfermedades autoinmunes es causado por la presencia de Autoanticuerpos en su sistema sanguíneo, entonces es lógico aprovechar la propia sangre del paciente o usar más anticuerpos como antigenos para estimular su sistema inmunológico.

El mecanismo de acción más importante sería estimular nuestro sistema inmunológico para que produzca anticuerpos normales que van a bloquear y destruir los anticuerpos causantes de la enfermedad determinada, por ejemplo Psoriasis, Asma Bronquial, Artritis Reumatoidea, etc.

Estos anticuerpos viven en el organismo de los seres vivos a 37º C y se reciclan de la sangre. Con esta vacuna se rompe el ciclo biológico de dichos anticuerpos. Sufren una degradación biológica al someterlos al frío en ausencia de oxígeno.

El paciente una vez tratado va a tener un estímulo normal de su sistema inmunológico contra los autoanticuerpos malos o anormales y el organismo los destruye y con ellos desaparece el origen de dicha enfermedad.

En conclusión, las enfermedades autoinmunes son producidas por una derivación del sistema inmunológico en lugar de producir anticuerpos buenos capaces de defender nuestro organismo, se desvían ligeramente de su función y empiezan a reconocer como extraños los tejidos propios de un organismo y lo atacan.

En San Juan y en Córdoba desde el año 1998 hemos iniciado los primeros tratamiento con la Autohemoterapia. Tenemos más de mil pacientes que realizan la terapia del Dr. González Ramírez.

Por la situación económica causada por la crisis de los años 2000-2001 muchos de estos pacientes tuvieron que suspender el tratamiento. Los que continuaron con el tratamiento tuvieron franca mejoría de  su patología, algunos lograron curación definitiva, otros pacientes con Diabetes, Psoriasis, Vitiligo, Purpura, Distrofia, etc., lograron mejor calidad de vida sin complicaciones lógicas de dichas patologías.

 

 

ANTECEDENTES

Las vacunas existen desde hace ya varios siglos; sin embargo, fue hasta 1796 que el investigador inglés Edward Jenner utilizó un virus relacionado de origen vacuno, para inmunizar personas contra la viruela en forma efectiva y segura. Posteriormente, gracias a los avances de la biología celular y molecular, se desarrollaron diversas vacunas y tratamientos, como por ejemplo, la Inmunoterapia, la cual fue introducida en 1911 por F. Ramond y confirmada en 1913 por F. Ravaut y se ha utilizado ya como tratamiento contra alergias al polen y a proteínas animales, inyectando al paciente con dosis incrementales de los alergenos a los que son sensitivos. Estudios controlados por los doctores A. William Frankland, del Hospital St. Mary’s, en Londres (Inglaterra) y Francis C. Lowell de la Universidad de Harvard (E.U.A.), en los años cincuenta, demostraron que la inmunoterapia mejora notablemente la rinitis alérgica y el asma. De hecho, la inmunoterapia continua siendo más usada por alergistas que por especialistas del pulmón, para combatir dichas enfermedades.

 

Estudios que se realizaron en la década de los ‘90, sugirieron que mediante el uso de técnicas moleculares los científicos podrían localizar los componentes de los microorganismos que causan enfermedades y de ahí generar vacunas que las remedien. Estos comentarios se refieren a vacunas de uso profiláctico y se aplicarían antes del contacto con los microorganismos.

 

AUTOHEMOTERAPIA

La referencia en español más remota que describe lo que es la autohemoterapia, se encuentra en la Terapéutica Biológica de Gaston Lyon en el año de 1938. En donde cita: “la autohemoterapia consiste en obtener de una vena cierta cantidad de sangre y reinyectarla inmediatamente en el tejido muscular o subcutáneo. Por la corta duración de tiempo que transcurre entre estas dos operaciones, no hay porque preocuparse por una coagulación posible de la sangre.

Las dosis de sangre que se inyectan cuando se recurre a la autohemoterapia, varían de 2 a 10 c.c., en el lactante de 1 a 2 c.c. No hay ventaja alguna en inyectar dosis mayores, el efecto util se obtiene con las pequeñas dosis ya indicadas.

Los hallazgos “in vitro” del investigador danés y premio nobel en 1984 Niels K. Jerne, establecieron, sin querer, bases científicas para el desarrollo de la autohemoterapia, al encontrar que en ciertas condiciones el sistema inmune se vuelve contra el cuerpo al que debería defender, formando auto-anticuerpos que atacan al propio organismo causando las llamadas enfermedades autoinmunes. Su teoría de la Red explica cómo una enfermedad autoinmune puede ser tratada exitosamente con anti-anticuerpos.

La Autohemoterapia se utiliza de manera corriente en las diversas enfermedades de tipo anafiláctico: coriza espasmódica eczemas, urticaria, eritemas polimorfos, accidentes séricos, etc. El empleo en ciertas dermatosis ha sido recomendado por Ravaut (1913), tratándose de esta manera los prurigos crónicos.

Este corto resumen demuestra que el campo de la autohemoterapia es amplio; tal vez se ha extendido desmesuradamente, lo que era inevitable, de cualquier modo es uno de los medios más preciados de desensibilización, por una parte, y por otra, constituye el tratameinto de las infecciones de marcha torpe, presentando las ventajas de una inocuidad indiscutible sobre otros medios que persiguen el mismo objeto.

AUTOHEMOTERAPIA PARA EL TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES AUTOINMUNES

El Dr. Jorge González Ramírez comenta: “el gran avance es el transformar al autoanticuerpo en antígeno ¿cómo lograrlo? mediante el choque térmico; lo que significa cambiar la temperatura normal a la que permanece el autoanticuerpo que está en el organismo, que es de 37°C, a una temperatura de 4°C y mantenerlo así. De esta manera el Autoanticuerpo que es un Anticuerpo anormal, el cual es muy lábil se transforma en antígeno. En cambio el resto de las proteínas no se alteran, porque sí así fueran todos los alpinistas o todos los que se congelan un brazo o una pierna estarían inmunizados contra su propio organismos, y esto no sucede”.

Las dosis de sangre que se inyectan cuando se recurre a la autohemoterapia, varían de 2 a 10 c.c., en el lactante de 1 a 2 c.c. No hay ventaja alguna en inyectar dosis mayores, el efecto util se obtiene con las pequeñas dosis ya indicadas.

A fínales de la década pasada perfeccionó un procedimiento con el que logro resolver la interrogantes mencionada mediante una mezcla que se elabora con 5ml. de sangre suspendida en una solución salina adecuada e inócua en proporción 1:10, la cual se trata por medio del choque térmico (al permanecer en refrigeración a 4°C) para transformar a los auto-anticuerpos anormales en antígenos desarrollando con esta preparación un tratamiento al que denominó “Autohemoterapia para el Tratamiento de Enfermedades Autoinmunes”.

La Autohemoterapia consiste en aplicar al paciente la preparación hecha con su propia sangre, la cual se inyecta subcutáneamente a razón de un mililitro diario. En caso de ser necesario el tratamiento se reinicia después de la última inyección, el número de intervenciones depende de la evolución del paciente.

Como la preparación se hace a base de la propia sangre del paciente. En muy poca cantidad, además de estar diluída en una solución salina adecuada e inócua, es obvio que se trata de una autotransfusión mínima por vía subcutánea, también es claro que no existe riesgo de transmisión de infecciones que desgraciadamente si ocurre en muchos casos de las transfusiones sanguíneas tan comúnmente realizadas. Una de las ventajas de esta Autohemoterapia es que no se requiere del uso de ninguna droga inhibidora del sistema inmune, ya que su principio se basa en todo lo contrario, estimularlo para lograr la curación de la enfermedad, teniendo la gran ventaja que no ocasiona efecto colateral alguno.

El Dr. González comenta que “La explicación de la mejoría en la sintomatología diabética, particularmente la angiopatía, es debida a la vasodilatación generalizada del organismo. Teóricamente, los autoanticuerpos, por su gran tamaño, se van depositando en los capilares finos característicos de las zonas con circulación lenta.Su acumulacoón va causando progresivamente el taponamiento de dichos capilares, situación de la cual puede derivar la gangrena en los pies, el desprendimiento de la retina y la nefropatía. Los macrófagos resultan insuficientes ante la constante acumulación de autoanticuerpos. La autovacuna, actuando como antígeno frente a los autoanticuerpos, limita poco a poco el número y también la acumulación de autoanticuerpos, facilitando su destrucción por los macrófagos.Al existir autoanticuerpos, unos detectables en laboratorio y otros no identificados , se explica el por qué otros métodos, especialmente aquéllos empeñados en producir insulina por microtransplantes, pueden resultar inútiles de existir anticuerpos antiinsulina que harían obsoleto cualquier transplante

 

EL SISTEMA INMUNE

El sistema inmune surgió durante la evolución de los invertebrados para combatir las infecciones causadas por virus, bacterias, protozoos, hongos y helmintos. De hecho, el sistema inmune ha desarrollado una variedad de respuestas apropiadas para combatir cada tipo de patógeno, al mismo tiempo que mantiene la tolerancia a los componentes del propio organismo .

Para eliminar un patógeno que haya establecido una infección lo primero que debe hacer el sistema inmune es reconocerlo como tal y a continuación desarrollar una respuesta adecuada para destruirlo. Para ello el sistema inmune ha desarrollado dos tipos de mecanismos, innatos y adaptativos, cuya diferencia principal reside en las estructuras de reconocimiento de los patógenos, ya que los mecanismos efectores de destrucción son esencialmente similares.

Los innatos, más primitivos evolutivamente hablando, de acción imediata con mecanismos inespecíficos de reconocimiento del patógeno, y carentes de memoria inmunológica, son los encargados de combatir la infección desde el mismo momento de su inicio y durante sus primeras fases (aproximadamente de 0-5 días) con gran eficacia. Si estos mecanismos no consiguen eliminar la infección, al menos la mantinen bajo control mientras se desarrolla el otro tipo de mecanismos, los adaptativos, que requieren más tiempo (aproximadamente de una semana) para desarrollarse. La inmunidad innata se basa en la activación del complemento por la vía alternativa y en los fagocitos (monocitos/macrófagos y neutrófilos) e inflamocitos (mastocitos), que tienen receptores innatos para múltiples patógenos.

Los mecanismos adaptativos (más recientes evolutivamente hablando) tardan una semana en desarrollarse (por eso constituyen la inmunidad adquirida), tienen un mecanismo de reconocimiento del patógeno extremadamente específicos, presentan memoria y los responsables son los linfocitos T y los linfocitos B, los linfocitos son capaces de reconocer a los patógenos tanto fuera ,(linfocitos B) como dentro de las células del organismo (linfocitos T) para combatir a los patógenos extracelulares o sus productos, los linfocitos B secretan anticuerpos que se unen específicamente a ellos y actúan como adaptadores entre el patógeno y el mecanismo destructor innato o adaptativo, Los linfocitos T ayudan a los linfocitos B a producir anticuerpos, otros ayudan a los macrófagos a destruir patógenos fagocitados por estos y otros destruyen células infectadas por virus.(31)

Los excesos, defectos o errores de la inmunidad causan enfermedades (alergias, inmunodeficiencia, autoinmunidad).

Alergia: Se produce cuando el sistema inmune de un individuo reacciona desmesuradamente contra antígenos inocuos, como el polen (denominados alergenos). Esta hiperreactividad puede causar más daño que un patógeno, e incluco provocar la muerte de un individuo, como en el caso de la alergia frente a los antibióticos.

Hipersensibilidad: en la respuesta a ciertos patógenos se puede producir un exceso de inmunidad que daña al huésped más que al propio patógeno, en este caso el antígeno no es inocuo, a diferencia de los alergenos .

Inmunodeficiencia: Se origina a causa de un defecto en algún componente del sistema inmune, por ejemplo la ausencia de inmunoglobulinas. Esto produce una mayor susceptibilidad del individuo a las infecciones e incluso puede provocar su muerte. Pueden ser congénitas, es decir, heredadas de padres a hijos (ausencia de linfocitos B) o adquiridas (SIDA). Otro grupo de enfermedades que se cree que se debe a defectos de la inmunidad es el cáncer, aunque el papel de la respuesta inmune a los tumores es materia de controversia.

Autoinmunidad: Es una reacción inmunológica errónea y excesiva contra los antígenos propios (autoantígenos). El sistema inmune de un individuo que funcione correctamente no debe reaccionar contra los componentes propios. Si esto no sucede así, se producen enfermedades autoinmunes como, por ejemplo, la artritis reumatoide, o la miastenia gravis, o la diabetes mellitus.

Rechazo de injertos: Es otra “enfermedad” por exceso de respuesta a antígenos inocuos, esta vez causada por el hombre como consecuencia del transplante de órganos.(31)

La manipulación de la inmunidad específica previene y puede curar enfermedades (vacunas, cáncer, transplantes)

La Investigación básica sobre sistema inmune, principalmente la inmunorregulación antígeno-específica, tiene una gran trascendencia tanto para estimular (vacunas, cáncer) como para suprimir (rechazo de transplantes de órganos, autoinmunidad, alergias) las respuestas inmunes específicas. Con la vacunación lo que se pretende es crear linfocitos T y/o B de memoria que produzcan una respuesta inmune específica más rápida y potente contra el antígeno (en este caso una infección natural) frente al que previamente se inmunizó al individuo. Esto se logra alterando al agente patógeno o sus tóxinas, de modo que resulten inocuos, pero sin que pierdan su antigenicidad. En todos estos aspectos se han obtenido resultados esperanzadores en modelos experimentales animales, aunque en humanos, hasta el momento, los resultados prácticos más espectaculares se han conseguido con las vacunas. A pesar de la complejidad, el sistema inmune puede ser manipulado para estimular o suprimir respuestas inmunes específicas. El mayor éxito en la manipulación del sistema inmune ha sido la obtención de vacunas frente a algunos patógenos.(29)

En un intento por ayudar al Sistema Inmune se han utilizado las vacunas, las cuales existen desde hace ya varios siglos, sin embargo fue hasta 1796 que el investigador inglés Edward Jenner utilizó un virus relacionado de origen vacuno, para inmunizar personas contra la viruela en forma efectiva y segura. Posteriormente, gracias a los avances de la biología celular y molecular se desarrollaron diversas vacunas y tratamientos, como por ejemplo la Inmunoterapia, la cual fue introducida en 1911 por F: Ramónd y confirmada en 1913 por F. Ravaut y se ha utilizado ya como tratamiento contra alergias al polen y a las proteínas animales, inyectando al paciente con dósis incrementales de los alergenos a los que son sensitivos.

La clave del funcionamiento de las vacunas se encuentra en la admirable memoria del sistema inmune. Este, no solamente reconoce y destruye así cualquier invasor en el organismo, tiene también la capacidad de recordar, por décadas, sus encuentros previos con ellos. Cuando se aplica una dosis rebajada de un agente infeccioso a un paciente, su cuerpo reacciona produciendo anticuerpos que eliminan la causa de la infección.

Estudios que se realizan en esta década sugieren que mediante el uso de técnicas moleculares los científicos podrán localizar los componentes de los microorganismos que causan enfermedades y de ahí generar vacunas que las remedien. Estos comentarios se refieren a vacunas de uso profiláctico y se aplicarían antes del contacto con los microorganismos.

Evolución en el Desarrollo de la Vacuna y las Inmunoterapias

SUPLEMENTO

Las bases científicas de la Inmunoterapia se pueden encontrar en los artículos de Oudin del Instituto Pasteur de París y en los artículos del científico danés y premio Nóbel Dr. Niels K. Jörnë. (Estos artículos pueden ser consultados en la revista Scientific American, de septiembre de 1993, Pág. 95)
SÍNTESIS DE LA EVOLUCIÓN EN EL DESARROLLO DE LAS VACUNAS Y LAS INMUNOTERAPIAS

23 D.C.: Plinio sugirió que los hígados de los perros rabiosos podrían servir de protección contra la rabia.
1500: Médicos asiáticos usaron costra de viruela como forma de inmunización, con resultados variables.
1796: Edward Jenner, médico inglés, usó los virus de la viruela para curar efectivamente dicha enfermedad.
1885: Louis Pasteur, desarrolló la vacuna contra la rabia.
1890: Emil A. Von Behring y Kitosato lograron vacunas contra la difteria y el tétano.
1900: Se produjeron las vacunas contra la fiebre tifoidea y el cólera.
1911: Ramond introducción de la Inmunoterapia.
1913: Ravaut confirmación de la Inmunoterapia.
1914: La vacuna del tétano pudo ser adquirida.
1920: Se produjo la vacuna contra la tuberculosis.
1930: Se produjo la vacuna contra la fiebre amarilla.
1940: Se produjeron vacunas contra la influenza y la tosferina.
1955: Salk y Sabin descubren diferentes formas de vacunas contra la poliomielitis.
1956: Vladimir Petrovich Philatow publica “Tisuloterapia, la doctrina de los estimulantes biógenos”. Ed. Ciencia y Vida, España.
1960: Se utilizan vacunas contra el sarampión y la rubeola.
1968: Se utilizan las vacunas contra las paperas.
1970: Se produce la vacuna contra la meningitis.
1978: Se desarrollan vacunas contra las enfermedades pulmonares.
1980: Se pueden adquirir vacunas en combinación contra la hepatitis B, el sarampión, la rubeola y las paperas.
1985: Hemoterapia bio-oxidante que confirma la teoría de los autoanticuerpos.
1990: Las vacunas contra el hemophilus influenzae.
1990: Jorge González Ramírez desarrolla el tratamiento de Autohemoterapia para la cura de enfermedades autoinmunes.

 

AUTOHEMOTERAPIA

PRINCIPIOS

En el curso de las investigaciones sobre Fusión Celular o Nueva Ingeniería Genética realizadas por el Dr. Jorge González Ramírez, encontró que con frecuencia, las debilidades del sistema inmune juegan un papel preponderante en el funcionamiento decadente o insuficiente de algunos órganos, por lo que también se dio a la tarea de investigar la forma de superar las causas que generan las enfermedades autoinmunes.

Basado en los descubrimientos de Niels K. Jörnë, quien demostró que el daño en las enfermedades autoinmunes es causado por la presencia de autoanticuerpos en todo el sistema sanguíneo; en Dr. González determinó entonces que era estrictamente lógico aprovechar la propia sangre del paciente para usar los autoanticuerpos como verdaderos antígenos y así estimular a su sistema inmune para que produzca anticuerpos normales que bloqueen y destruyan a los autoanticuerpos. Bajo esta premisa, quedaban por resolver dos problemas ¿Cómo “abrir” las células para extraer los autoanticuerpos? y ¿Cómo mantenerlos en “estado agónico” A finales de la década de los ‘80 perfeccionó un procedimiento con el que logró resolver las dos interrogantes mencionadas, mediante una mezcla que se elabora con 5 ml. de sangre suspendida en una solución salina adecuada e inocua en proporción 1:10, la cual se trata hasta extraer los autoanticuerpos; desarrollando con esta preparación un tratamiento al que denominó Autohemoterapia para la Cura de Enfermedades Autoinmunes. La Autohemoterapia consiste en aplicar al paciente la preparación hecha con su propia sangre, la cual se inyecta subcutáneamente a razón de un mililitro diario durante cuarenta y cinco días. En caso de ser necesario, el tratamiento se reinicia quince días después de la última inyección; el número de intervenciones depende de la evolución del paciente.

Como la preparación se hace a base de la propia sangre del paciente y en muy poca cantidad, además de estar diluida en una solución salina adecuada e inocua, es obvio que se trata de una autotransfusión mínima por vía subcutánea; también es claro que no existe el riesgo de transmisión de infecciones que desgraciadamente se ocurren en muchos casos de las transfusiones sanguíneas tan comúnmente realizadas. Una de las ventajas de esta Autohemoterapia es que no se requiere del uso de ninguna droga inhibidora del sistema inmune, ya que su principio se basa en todo lo contrario, estimularlo para lograr la curación de la enfermedad, teniendo la gran ventaja de que no ocasiona efecto colateral alguno.
En adición a las indicaciones que determine el médico al paciente sujeto a la Autohemoterapia, se deben seguir las siguientes instrucciones, siempre bajo condiciones higiénicas:
Conservar el frasco con la mezcla en refrigeración o en lugar fresco y seco.
Antes de cada inyección, agitar vigorosamente el frasco durante dos minutos.
La mezcla deberá aplicarse a temperatura corporal, se sugiere tomar el frasco en la mano para mejor resultado.
Aplicar por vía subcutánea con jeringa para insulina un mililitro diario, durante cuarenta y cinco días. Utilizar jeringa nueva para cada aplicación (después de la aplicación, desechar la jeringa).
Suspender el tratamiento y comunicarse con el médico tratante en caso de ocurrir cualquiera de las tres siguientes razones:

-En caso de hinchazón local y dolor intenso en el sitio de la punción por más de treinta minutos.
-En caso de presentar aumento de temperatura corporal arriba de los 38º centígrados, sin causa aparente.
-En caso de que se advierta que se han formado coágulos en la mezcla.

Al término de los cuarenta y cinco días, el paciente deberá referirse al médico tratante para evaluación e instrucciones subsecuentes.

 

APLICACIÓN Y RESULTADOS

Para comprobar la efectividad de la Autohemoterapia, a principios de los ‘90 se procedió a su aplicación a pacientes que voluntariamente lo aceptaron, seleccionando tratar la Diabetes Mellitus II (no insulinodependiente), comprobada enfermedad autoinmune y considerada por la medicina actual como incurable; además de que en el mundo la diabetes tiene una alta incidencia, solamente en México se estima que existen más de 8 millones de enfermos a causa de este mal, de los cuales por lo menos el 80% son no-insulinodependientes. La Diabetes I, requiere en adición a la Autohemoterapia, de implantes celulares a páncreas mediante la Fusión celular.

Como ejemplo del éxito logrado con esta técnica biomédica, podemos mencionar que de 116 pacientes con Diabetes I, de 2 a 25 años de evolución, 39 presentaron anticuerpos con insulina, 8 presentaron anticuerpos contra páncreas y 11 presentaron anticuerpos antinucleares, y con el tratamiento dichos anticuerpos disminuyeron su cuantificación hasta reportarse negativos, en períodos variables que van de 2 a 12 frascos de la preparación. También 47 pacientes que tomaban diariamente de 1 a 6 tabletas de hipoglucemiante oral, disminuyeron paulatinamente su uso y 10 de ellos suspendieron totalmente ese medicamento al final del primer frasco.

Los resultados de la Autohemoterapia han sido excelentes, ya que más de 200 pacientes han dejado de ser diabéticos, así como varios pacientes tratados con igual éxito contra lupus, esclerosis múltiple, púrpura, retinitis, distrofia muscular, psoriasis, alzheimer, etc.

 

AUTOINMUNIDAD EN DIABETES MELLITUS 2

 

A un grupo de 743 pacientes con diabetes mellitus 2 (no insulino dependientes) de los cuales 461 son masculinos y 282 femeninos, se les realizaron los siguientes estudios de laboratorio:

Anticuerpos anti insulina
Anticuerpos anti páncreas
Anticuerpos antinucleares

De los 743 pacientes, 341 presentaron autoanticuerpos positivos con los siguientes resultados:

Anticuerpos antiinsulina positivos: 302
Anticuerpos antipáncreas positivos: 110
Anticuerpos antinucleares positivos: 57

CONCLUSIONES
I.- La diabetes mellitus 2 presenta un patrón autoinmune en un 45,8% de pacientes, comprobado por laboratorio.
II.- Los autoanticuerpos positivos con el tratamiento de Autohemoterapia se vuelven negativos en lapsos variables.
III.- Los pacientes que no presentaron autoanticuerpos positivos al igual que los que sí los tenían positivos, reaccionaron favorablemente al tratamiento de Autohemoterapia.
IV.- Existen otro tipo de autoanticuerpos presentes en la diabetes mellitus 2, no detectables aun en el laboratorio de rutina.
Con esta estadística  demostramos que la diabetes mellitus tipo 2 presenta un patrón autoinmunitario.

 


Se tienen aproximadamente 25 pacientes con diversos grados de control, hemos observado que los que siguen las indicaciones de dieta en los primeros tratamientos evolucionan mucho mejor, se debe de tener mucho cuidado al principio por el peligro de hipoglicemias.

CIRROSIS BILIAR PRIMARIA
G.U. 32 años de edad con 5 años de evolución, su madre murió de lo mismo, se estaba deteriorando rápidamente, de difícil control con elevación de amonio, después de 3 tratamientos sus pruebas de función hepática son casi normales ya sin control con lactulosa de su hiperamonemia, siendo el amonio normal.

PSORIASIS
L.CH. 5 años de evolución con lesiones en brazos y piernas, así como cuero cabelludo, después de 2 tratamientos han desaparecido las lesiones de brazos, cuero cabelludo, así como de una pierna, las lesiones de la otra pierna han disminuido como 50%.
C.CH. Hermana del anterior con lesiones en ambas piernas que habían sido catalogadas como lesiones micóticas a pesar de ser características, no respondió a tratamiento antimicótico por espacio de 2 años, después de 3 tratamientos las lesiones han desaparecido por completo y lleve 4 meses asintomática ya sin el tratamiento de Autohemoterapia.
C.S. con lesiones muy severas en todo el cuerpo, con 2 tratamientos, han disminuido en severidad y se han quitado como en un 20%, se continúa con tratamiento.

VITILIGO
A.P. 10 años de evolución, ya ha tratado todos los tratamientos sin éxito, desde el primer tratamiento comenzaron a salir zonas de pigmentación normal en zonas afectadas de manos, lleva 5 tratamientos y continua mejorando aunque hay que hacer notar que por lo extenso de sus lesiones la mejoría no ha sido muy rápida, especialmente en las zonas no expuestas al sol.
S.P. madre del paciente anterior ha sido inconstante en sus tratamientos y no ha tenido los mismos resultados que su hijo.

LUPUS ERITEMATOSO Y ARTRITIS REUMATOIDE
Se ha observado que especialmente personas jóvenes tienen recaidad en un principio pero que si perseveran se ha podido quitar su tratamiento de base, estabilizar el padecimiento y comenzar a mejorar sin tener recaídas.

ESCLEROSIS MÚLTIPLE Y LATERAL AMIOTRÓFICA
No se han tenido resultados favorables en esta enfermedad, sí acaso detener en algunos su progresión


AUTOHEMOTERAPIA

PRINCIPIOS

En el curso de las investigaciones sobre Fusión Celular o Nueva Ingeniería Genética realizadas por el Dr. Jorge González Ramírez, encontró que con frecuencia, las debilidades del sistema inmune juegan un papel preponderante en el funcionamiento decadente o insuficiente de algunos órganos, por lo que también se dio a la tarea de investigar la forma de superar las causas que generan las enfermedades autoinmunes.

Basado en los descubrimientos de Niels K. Jörnë, quien demostró que el daño en las enfermedades autoinmunes es causado por la presencia de autoanticuerpos en todo el sistema sanguíneo; en Dr. González determinó entonces que era estrictamente lógico aprovechar la propia sangre del paciente para usar los autoanticuerpos como verdaderos antígenos y así estimular a su sistema inmune para que produzca anticuerpos normales que bloqueen y destruyan a los autoanticuerpos. Bajo esta premisa, quedaban por resolver dos problemas ¿Cómo “abrir” las células para extraer los autoanticuerpos? y ¿Cómo mantenerlos en “estado agónico” A finales de la década de los ‘80 perfeccionó un procedimiento con el que logró resolver las dos interrogantes mencionadas, mediante una mezcla que se elabora con 5 ml. de sangre suspendida en una solución salina adecuada e inocua en proporción 1:10, la cual se trata hasta extraer los autoanticuerpos; desarrollando con esta preparación un tratamiento al que denominó Autohemoterapia para la Cura de Enfermedades Autoinmunes. La Autohemoterapia consiste en aplicar al paciente la preparación hecha con su propia sangre, la cual se inyecta subcutáneamente a razón de un mililitro diario durante cuarenta y cinco días. En caso de ser necesario, el tratamiento se reinicia quince días después de la última inyección; el número de intervenciones depende de la evolución del paciente.

Como la preparación se hace a base de la propia sangre del paciente y en muy poca cantidad, además de estar diluida en una solución salina adecuada e inocua, es obvio que se trata de una autotransfusión mínima por vía subcutánea; también es claro que no existe el riesgo de transmisión de infecciones que desgraciadamente se ocurren en muchos casos de las transfusiones sanguíneas tan comúnmente realizadas. Una de las ventajas de esta Autohemoterapia es que no se requiere del uso de ninguna droga inhibidora del sistema inmune, ya que su principio se basa en todo lo contrario, estimularlo para lograr la curación de la enfermedad, teniendo la gran ventaja de que no ocasiona efecto colateral alguno.
En adición a las indicaciones que determine el médico al paciente sujeto a la Autohemoterapia, se deben seguir las siguientes instrucciones, siempre bajo condiciones higiénicas:
Conservar el frasco con la mezcla en refrigeración o en lugar fresco y seco.
Antes de cada inyección, agitar vigorosamente el frasco durante dos minutos.
La mezcla deberá aplicarse a temperatura corporal, se sugiere tomar el frasco en la mano para mejor resultado.
Aplicar por vía subcutánea con jeringa para insulina un mililitro diario, durante cuarenta y cinco días. Utilizar jeringa nueva para cada aplicación (después de la aplicación, desechar la jeringa).
Suspender el tratamiento y comunicarse con el médico tratante en caso de ocurrir cualquiera de las tres siguientes razones:

-En caso de hinchazón local y dolor intenso en el sitio de la punción por más de treinta minutos.
-En caso de presentar aumento de temperatura corporal arriba de los 38º centígrados, sin causa aparente.
-En caso de que se advierta que se han formado coágulos en la mezcla.

Al término de los cuarenta y cinco días, el paciente deberá referirse al médico tratante para evaluación e instrucciones subsecuentes.

 

APLICACIÓN Y RESULTADOS

Para comprobar la efectividad de la Autohemoterapia, a principios de los ‘90 se procedió a su aplicación a pacientes que voluntariamente lo aceptaron, seleccionando tratar la Diabetes Mellitus II (no insulinodependiente), comprobada enfermedad autoinmune y considerada por la medicina actual como incurable; además de que en el mundo la diabetes tiene una alta incidencia, solamente en México se estima que existen más de 8 millones de enfermos a causa de este mal, de los cuales por lo menos el 80% son no-insulinodependientes. La Diabetes I, requiere en adición a la Autohemoterapia, de implantes celulares a páncreas mediante la Fusión celular.

Como ejemplo del éxito logrado con esta técnica biomédica, podemos mencionar que de 116 pacientes con Diabetes I, de 2 a 25 años de evolución, 39 presentaron anticuerpos con insulina, 8 presentaron anticuerpos contra páncreas y 11 presentaron anticuerpos antinucleares, y con el tratamiento dichos anticuerpos disminuyeron su cuantificación hasta reportarse negativos, en períodos variables que van de 2 a 12 frascos de la preparación. También 47 pacientes que tomaban diariamente de 1 a 6 tabletas de hipoglucemiante oral, disminuyeron paulatinamente su uso y 10 de ellos suspendieron totalmente ese medicamento al final del primer frasco.

Los resultados de la Autohemoterapia han sido excelentes, ya que más de 200 pacientes han dejado de ser diabéticos, así como varios pacientes tratados con igual éxito contra lupus, esclerosis múltiple, púrpura, retinitis, distrofia muscular, psoriasis, alzheimer, etc.


NIELS K. JÖRNË

Niels K.Jörnë es el gran teórico en inmunología, en sus tres principales teorías él (de una manera visionaria) ha aclarado preguntas esenciales concernientes a la especificidad, desarrollo y regulación de la respuesta autoinmune. La teoría de la selección natural observando la formación de anticuerpos rompe con los viejos esquemas en la respuesta inmune y es un punto de partida para la inmunología celular moderna.

Su segunda teoría explica cómo las células del sistema inmune que maduran en la glándula del timo desarrollan (bajo la influencia del transplante) antígenos del huesped. La tercera y más importante de las teorías predice como la respuesta inmune es regulada por una complicada red consistente en anticuerpos y anti-anticuerpos, los principios de la teoría de la red se han comenzado a explotar en la prevención, diagnóstco y tratamiento de algunas enfermedades.

Los hallazgos “in vitro” del investigador danés y premio nobel en 1984 Niels K. Jörnë, establecieron, sin querer, bases científicas para el desarrollo de la autohemoterapia, al encontrar que en ciertas condiciones el sistema inmune se vuelve contra el cuerpo al que debería defender, formando auto-anticuerpos que atacan al propio organismo causando las llamadas enfermedades autoinmunes. Su teoría de la Red explica cómo una enfermedad autoinmune puede ser tratada exitosamente con anti-anticuerpos.

TEORIA 3: ANTICUERPOS, ANTI-ANTICUERPOS.....

En su tercer teoría principal, la TEORIA DE LA RED de 1974, Jerne explica como es regulada la respuesta inmune específica. Esta teoría ha estimulado bastante la investigación y condujo a nuevos discernimientos del sistema inmune. Recientemente sus principios han sido aplicados al diagnóstico y tratamientos de las enfermedades.

Una de las bases para la teoría de la red fue la observación de que los anticuerpos pueden producir anti-anticuerpos dirigidos contra las estructuras antígenas ligadas en el primer anticuerpo. Además, los anti-anticuerpos pueden estimular continuamente la producción de otra generación de anticuerpos, anti-anticuerpos. Esencialmente, esta cascada de anticuerpos no tienen fin y sucesiva, está agregando nuevas propiedades específicas al sistema inmune. Cada una de las variadas generaciones de anticuerpos estimulan o suprimen la producción de la otra. Bajo condiciones normales la red está balanceada. Cuando se introduce un antígeno, el equilibrio se altera, el sistema inmune trata de restaurar el balance, lo cual lo lleva a una respuesta inmune contra el antígeno.

Cada generación de anticuerpos induce a la producción continua de otro largo paquete de anti-anticuerpos de una manera similar a una cascada.

Los varios paquetes de anticuerpos estimulan o suprimen la producción del otro en una compleja red. Bajo condiciones normales esta red está balanceada, de cualquier forma el equilibrio se disturbia cuando un antígeno es introducido y se liga a AK1. El sistema inmune intenta restaurar al balance, es decir, conduce a una respuesta inmune.

Algunos ejemplos donde se ha aplicado la TEORIA DE LA RED en la medicina clínica y experimental se mencionan a continuación:

1.-ENFERMEDADES INFECCIOSAS.- Los anti-anticuerpos han sido usados en animales como un tipo de vacunas contra infecciones parasitarias (tripanosomiasis) infecciones del tracto urinario, hepatitis y otras enfermedades infecciosas.

2.-ALERGIAS.- Los anticuerpos antipolen pueden producir síntomas alérgicos cuando una persona alérgica es expuesta al polén, la producción de los anticuerpos antipolen ha sido prevenida en los animales por los anti-anticuerpos.

3.-ENFERMEDAD AUTOINMUNE.- Una enfermedad autoinmune puede ser causada por anticuerpos dirigidos contra los propios tejidos del cuerpo. Una enfermedad autoinmune experimental ha sido tratada exitosamente con anti-anticuerpos.

4.-TRASPLANTE.- La anti-antiinmunidad puede ser importante en un transplante de órganos por su contribución a la intolerancia inmunológica contra los antígenos en el injerto extraño.

5.-ENDOCRINOLOGIA.- Los anti-anticuerpos contra las hormonas y sus receptores pueden prevenir la ligadura de la hormona con sus receptores. Esto último ha sido descrito por la insulina y su receptor.

6.-TUMORES.- Se ha intentado utilizar los anti-anticuerpos como tratamiento  de ciertos tumores del sistema inmuno humano

 

ACTUACIÓN NOTARIAL


ACTA DE CONSTITUCIÓN DE FILIAL EN SAN JUAN DE “ASOCIACIÓN MEXICANA PARA EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES AUTOINMUNES”.- En la Ciudad de San Juan, Provincia del mismo nombre, República Argentina siendo las nueve horas del día seis de mayo de mil novecientos noventa y nueve, se reunen en el local de calle General Paz 70 Oeste, los señores: YVES VALENTIN, haitiano, D.N.I. para extranjeros 92.305.358; DUILIO EVALOY LOPEZ, argentino, D.N.I. 7.951.770; MONICA SONIA PINTOR, argentina, D.N.I. 12.665.104; RAUL OYOLA, argentino, D.N.I. 11.855.829; ANTONIO RICARDO VEGA BUCCIARDI, argentino, D.N.I. 10.846.603; SALVADOR ANTONIO VAZQUEZ, argentino, D.N.I. 6.609.602; ADOLFO CEFERINO JUAREZ, argentino, D.N.I. 17.865.894; flavia gabriela fernandez delaude, argentina, D.N.I. 23.545.432; RODOLFO RAUL JIMENEZ MARTINEZ, mexicano, Pasaporte Nº 94330063244; SAUL VIZUET ESCAMILLA, mexicano, Pasaporte Nº 97350001116 y ALICIA MAYELA MONTES VILLEGAS, mexicana, Pasaporte Nº 95330018176, y de común acuerdo manifiestan su voluntad de adherirse a la “Asociación mexicana para el Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Autoinmunes”, creando en este momento una filial de la misma la que se denominará: “ASOCIACIÓN ARGENTINA DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES AUTOINMUNES” y funcionará en el domicilio de calle General Paz 70 Oeste, Ciudad de San Juan. Esta asociación recibirá la documentación de la institución mexicana a los efectos de inscribir los estatutos bajo las leyes argentinas. Dejan establecido que se desempeñará como Presidente: el Doctor Yves Valentín, Secretario de Actas: Doctor Duilio Evaloy López, Representante Legal: Doctora Mónica Sonia Pintor, Tesorero: el Doctor Raúl Oyola, Secretario Académico y Científico: Doctor Antonio Ricardo Vega Bucciardi, Primer Vocal: Doctor Salvador Antonio Vazquez, Secretario de Logística: Doctor Adolfo Ceferino Juarez y como Vocal de Relaciones Estudiantiles: la señorita Flavia Gabriela Fernandez Delaude. Todos ellos se encuentran presentes en este acto y aceptan los cargos referidos, para los cuales han sido designados, comprometiéndose a ejercer la representación de la Asociación en legal forma.-

FOTOS DEL CONGRESO EN MEXICO