Cuerpo humano al límite: El cerebro