Skip to content

Efectos terapéuticos de las aguas mineromedicinales

Efectos terapéuticos de las aguas mineromedicinales

Dra. Carmen San José Arango

Prof. Titular de Hidrología Médica (Universidad de Sevilla)

Hidroterapia

Sea cual sea la forma de aplicación terapéutica del agua, tanto la crenoterapia como la hidroterapia, son métodos terapéuticos basados en procesos de estímulo, reacción y regulación, que deben ser considerados en su conjunto como una terapia de adaptación orgánica.

Las bases del tratamiento en estos establecimientos de cura son el entrenamiento, la activación y la mejora de los procesos de regulación orgánicos y de la estabilidad psíquica. La cura termal y climática mejora la capacidad reguladora y de adaptación del organismo y fortalece el potencial de salud disponible, aún en las enfermedades crónicas e incapacidades. Pero, para ello, es condición sine qua non que el paciente sea capaz de aceptar cierto grado de estrés o estímulo externo terapéutico.

Por tanto, el sistema orgánico enfermo debe tener capacidad de reacción ante los estímulos terapéuticos. Y también es muy importante que el paciente esté preparado para participar con una actitud positiva en el proceso terapéutico, muchas veces largo y que requiere paciencia y voluntad de recuperación por su parte.

La finalidad del conjunto de terapéuticas que se emplean en los centros de cura termal y climática radica en la activación de las propias fuerzas curativas del organismo, como postuló HIPOCRATES en la Edad Antigua, y la estabilización de los mecanismos de regulación del sistema nervioso vegetativo y hormonal.

Estas serían, a groso modo, las bases o fundamentos de la Hidroterapia, es decir, de la aplicación del agua como método terapéutico, bien sea agua corriente o agua mineromedicinal. En este último caso, es decir, en la crenoterapia, a estos fundamentos terapéuticos habría que añadirle las acciones sobre el organismo derivados de las características físico-químicas de las aguas mineromedicinales, es decir, las características de temperatura de emergencia, presión osmótica, pH, concentración mineral, composición química predominante, ... así como de la forma de aplicación. Con esto queremos decir que cada tipo de agua mineromedicinal tiene una indicación o conjunto de indicaciones terapéuticas fundamentales, por lo tanto, cada establecimiento termal está especializado en un tipo o tipos de patologías.

Dependiendo de su composición química predominante, de forma resumida se puede aservar que cuando son administradas por vía oral, en bebida o cura hidropínica, se emplean fundamentalmente:

- aguas bicarbonatadas, que ejercen un efecto sobre tracto gastrointestinal, en las enfermedades metabólicas - como diabetes e hiperuricemias - sobre todo las aguas bicarbonatado-sódicas, y sobre el riñón y vías urinarias;

- aguas sulfatadas, que se comportan como purgantes y desintoxicantes y colagogas - liberadoras de bilis al intestino - al ser ingeridas;

- aguas ferruginosas, empleadas en casos de anemias ferropénicas;

- aguas que contienen magnesio, que actúan como preventivas de la litiasis cálcica, antiespasmódicas y reguladores del sistema nervioso vegetativo y profilácticas de las alteraciones del ritmo cardíaco;

- aguas carbogaseosas, son fundamentalmente reductoras de la tensión arterial por su efecto vasodilatados a nivel cutáneo y por último,

- aguas oligometálicas o de mineralización débil que se pueden prescribir en curas de diuresis - hasta de 2,5 - 3 litros al día - cuando el agüista mantiene intacta su función renal y cardiovascular, y sirven para eliminar impurezas y sedimentos renales y se comportan como depuradoras orgánicas.

La cantidad de agua que se ingiere y la posología de todos estos tipos de aguas en las curas hidropínicas deben de ser prescritas por el médico hidrólogo del establecimiento termal, según las necesidades individualizadas y características de cada paciente.

Por vía tópica o balneación, que abarca todas las modalidades hidroterápicas - baños de diversos tipos, duchas de diferentes características, chorros, hidrocinesiterapia en piscina termal - son indicadas las aguas radiactivas y las aguas sulfuradas, que se comportan como analgésicas en procesos reumatológicos crónicos y como desensibilizantes o antialérgicas en procesos cutáneos.

Por vía inhalatoria se pueden utilizar todo tipo de aguas como humectantes del árbol respiratorio y con acción específica las radiactivas y las sulfuradas.