Skip to content

EL PENSAMIENTO Y SU PODER

SWAMI  SIVANANDA

EL PENSAMIENTO Y SU PODER

1.ª  EDICIÓN ESPAÑOLA

Traducción de:
Swami Sivayiotir Mayananda

Título del original en inglés:
“THOUGHT-POWER”

Traducción de:
Swami Sivayiotir Mayananda

NOTA DEL TRADUCTOR
La transcripción de las palabras sánscritas que apa¬recen en este libro puede, tal vez, no resultar muy familiar a algunos lectores habituados a leerlas con la pronunciación figurada inglesa. Esto ha llevado, en no pocas ocasiones, a que la mayoría de las personas adeptas a la filosofía orientalista se hayan sentido confundidas en el momento de oír o pronunciar dichas pala¬bras. En el texto de este libro hemos pretendido dar a los sonidos sánscritos, irreproducibles en cualquier otro idioma, la pronunciación figurada más aproximada en castellano. Por todo ello, rogamos a los lectores de “EL PENSAMIENTO Y SU PODER” tengan a bien leer y pronunciar esas palabras tal como lo harían con cual¬quier otro vocablo castellano.

Libro: sivananda-el-pensamiento-y-su-poder
NOTA DEL EDITOR

El valor de esta gran obra se hace patente incluso tras una sucinta lectura de su contenido. El tema es de permanente actualidad y útil en muy diversos aspectos para la autoformación y el autoconocimiento, así como para el desarrollo de la personalidad y el éxito en la vida.
Esta obra edifica, ilumina la inteligencia y dirige la voluntad humana hacia el bien y el logro de la grandeza. Estudiantes, adultos, abogados, doctores, hombres de negocios, buscadores de la Verdad y amantes de Dios, todos ellos hallarán en las páginas de esta publicación una guía específica hacia la cultura y el poder del pen¬samiento, y hacia una vida positiva, dinámica, rica, triunfante y alegre.

PREFACIO

Esta instructiva obra conlleva el valor de transformar la vida. Nadie que lo lea, con el debido interés y aten¬ción, puede seguir impasible, sin cambiar su naturaleza, su conducta y carácter. Nuestra experiencia y confianza nos ayudan a afirmar que el que lea este libro no podrá resistir el deseo de hacer de su voluntad un poder que altere y exalte su propia vida y destino. La presente obra constituye una guía específica para transformar la propia personalidad en una fuerza positiva y radiante, así como para convertirnos en ejemplos vivos de la Verdad divina que encerramos en nosotros, de la Luz divina que albergamos, y de la Perfección divina que poseemos en nuestro ser interno.
Es éste, pues, un libro sencillo, sincero e inspirado que revela los diversos métodos para llevar a cabo la for¬mación y educación del poder del pensamiento. Ofrece además muchas sugerencias útiles que capacitarán al lector para alzarse por encima de la influencia del pen¬samiento, alcanzando el reino de la Experiencia tras¬cendental y de la Consciencia divina.
Provisto de un amor ilimitado hacia la humanidad entera y dispuesto a poner todas sus energías al servicio de cada hombre, Sivananda escribió libros sobre una gran variedad de temas, siempre con su estilo claro y es¬piritual, dirigidos a personas en todos los caminos de la vida. Encarnando en sí mismo el auténtico espíritu de la cultura espiritual india, Sivananda regaló a la humanidad cientos de libros que encierran la Sabiduría de la vida. La presente obra no necesita ser recomendada, compen¬sando su contenido tanto al público espiritual como al profano. La encontrarán particularmente valiosa aque¬llas personas que no crean en ninguna religión, que no sean dadas a amar a ningún Dios en especial, y que no sigan ninguna fe, pero que estén ansiosos de llevar una vida de pureza, paz, prosperidad, progreso, felicidad y plenitud en su experiencia cotidiana.
Sivananda intenta hacer una exposición dinámica del poder del pensamiento en tres campos distintos.
1.º En el campo de la más elevada psicología aplicada.-
En el que se refiere al pensamiento como una fuerza que cincela el semblante, modela el carácter, transforma el destino y confiere el éxito en la vida.
2.º En el campo de una parapsicología auténtica.-
Tema que trata en varios pasajes y capítulos, disemi¬nados a lo largo de toda la obra, que ponen de relieve el hecho de que la mente humana es la fuente de un gran número de poderes y facultades paranormales. Sivananda insta al lector a controlar dichos poderes y a servirse en su vida cotidiana de las diversas facultades elevadas que tienen en estos su origen.
3.º En el campo de la realización trascendental.-
En el que trata de guiarnos hacia los dominios de la reali¬zación divina, en la que el pensamiento deja de ser tal para fundirse en la Conciencia infinita.
Esta obra presenta a Sivananda ante el lector en cierto modo, como un psicólogo práctico, un físico y un químico en el campo de la investigación del pen¬samiento, como un parapsicólogo, y un Yogui que le ayuda a construir su futuro, a triunfar en la vida y a adquirir el poder para controlar su propio pensamiento y obtener los poderes extraordinarios que éste conlleva. Le ayuda también a adquirir esmero y cultura a través de la disciplina del pensamiento, a aprender a cultivar vibraciones de pensamientos sanas, constructivas e inspi¬radas, a obtener, actuando desinteresadamente paz y felicidad, y a alcanzar la realización de Dios, que es el propósito, la meta y el destino último de toda vida humana en la tierra.

CAPITULO  I

EL PODER DEL PENSAMIENTO.
SUS ASPECTOS FÍSICO Y FILOSÓFICO

1. El Pensamiento supera la velocidad de la luz.

Mientras que la luz viaja a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, los pensamientos viajan a una velocidad imposible de calcular en tiempo.
El pensamiento es más sutil que el éter, el medio en que se mueve la electricidad. A través de un receptor de radio puede escucharse el mensaje de una persona que se encuentra en otra ciudad. Todos los mensajes de radio se reciben a través de ondas.
Del mismo modo, la mente es como un emisor de ondas. Un santo revestido de paz, equilibrio, armonía y vibraciones espirituales, emite a todo el mundo pen¬samientos de paz y armonía. Estos pensamientos se difunden en todas direcciones con la velocidad del rayo y penetran en las mentes de otras personas produciendo en ellas pensamientos similares de paz y armonía. Por el contrario, un hombre mundano cuya mente está llena de celos, deseos de venganza y odio, emite pensamientos discordantes que penetran en las mentes de miles de seres y provocan pensamientos similares de odio y discordia.

2. El medio a través del que viaja el pensamiento.

Si arrojamos una piedra en un estanque, producirá una sucesión de ondas concéntricas que se extenderán por todo el estanque a partir del punto afectado.
De modo similar, la llama de una vela dará lugar a vibraciones etéreas que se extenderán en todas direc¬ciones a partir de la vela misma.
De esta manera también, cuando un pensamiento, bueno o malo, cruza la mente de una persona, se producen vibraciones en ‘Manas’ o la atmósfera mental, que se difunden a lo largo y a lo ancho en todas direcciones.
¿Cuál es el medio a través del cual los pensamientos pueden viajar de una mente a otra? La mejor explica¬ción posible es que Manas, o substancia mental, llena todo el espacio, como el éter, y sirve de vehículo para los pensamientos, igual que el Prana es el vehículo para los sentimientos, igual que el éter es el vehículo para el calor, la luz y la electricidad, e igual que el aire es el vehículo para el sonido.

3. El éter del espacio registra pensamientos.

Con la fuerza del pensamiento se puede mover el mundo. El pensamiento tiene gran poder. Puede trans¬mitirse de un hombre a otro. Los poderosos pensamien¬tos de los grandes sabios y Rishis de la antigüedad están todavía grabados en el Akasa (grabaciones akásicas).
Los Yoguis clarividentes pueden percibir las imáge¬nes de estos pensamientos y pueden leerlas. Todos estamos rodeados por un océano de pen¬samiento. Flotamos en un océano de pensamiento. Constantemente estamos absorbiendo ciertos pen¬samientos y rechazando otros.
Cada uno de nosotros tiene su propio mundo mental.

4. Los pensamientos son cosas vivas.

Los pensamientos son cosas vivas. Un pensamiento es algo tan sólido como una piedra. Nosotros podemos dejar de existir, pero nuestros pensamientos no mueren jamás.
Todo cambio en el pensamiento va acompañado por una vibración de su materia (mental). El pensamiento, como la fuerza, necesita una clase especial de materia sutil para su trabajo.
Cuanto más fuertes son los pensamientos más pronto fructifican. El pensamiento se enfoca y se dirige en una dirección particular y, en la medida en que se le enfoca y se le dirige de este modo, es efectivo el resul¬tado de la tarea que se demanda.

5. Los pensamientos son fuerzas sutiles.

El pensamiento es una fuerza sutil. Esta fuerza nos la provee la comida. Quien lea Chandoquia Upanishad, el diálogo entre Uddalaka y Svetaketu, comprenderá este punto.
Si la comida es pura, el pensamiento también es puro. Quien tiene pensamientos puros posee un verbo poderoso y produce una profunda impresión en las mentes de quienes escuchan su voz. Con la pureza de sus pensamientos influye en miles de personas.

Un pensamiento puro es más penetrante que el filo de una cuchilla de afeitar. Cultiva siempre pensamientos puros y sublimes. La cultura del pensamiento es una ciencia exacta.

6. Los Pensamientos son mensajes que se transmiten sin hilos.

Los que albergan pensamientos de odio, celos, ven¬ganza y malicia son verdaderamente personas muy peligrosas. Causan inquietud y mala voluntad entre los hombres.
Sus pensamientos y sentimientos son como mensajes que se difunden en el éter y son recibidos por aquellas personas cuyas mentes responden a tales vibra¬ciones.

7. Los pensamientos son poderes tremendos.

El pensamiento tiene un poder tremendo. Puede curar enfermedades. Puede transformar la mentalidad de las personas. Puede hacer cualquier cosa. Puede producir maravillas. La velocidad del pensamiento es inimagina¬ble. El pensamiento es una fuerza dinámica producida por las vibraciones del Prana psíquico en la substancia mental. Es una fuerza como la gravedad, la cohesión o la repulsión. El pensamiento viaja o se mueve.

8. Ondas de pensamiento y transferencia del pensamiento.

¿Qué es este mundo, después de todo? No es otra cosa más que la materialización de las formas de pen¬samiento de Hiraniagarbha o Dios.
La ciencia cuenta con ondas o vibraciones de calor, luz y electricidad. El Yoga cuenta con ondas o vibra¬ciones de pensamiento. El pensamiento tiene un poder tremendo. Todo el mundo ha experimentado incons¬cientemente el poder del pensamiento en mayor o menor grado.
Grandes yoguis como Ñanadev Bhartrhari y Patanyali solían enviar y recibir mensajes de personas distantes a través de la telepatía (radio mental), y la transferencia del pensamiento. La telepatía ha sido el primer servicio de telégrafos y teléfonos conocido en el mundo.
Del mismo modo que se practican ejercicios físicos y deportes como el tenis o el cricket para mantener un buen estado de salud física, debe mantenerse también la salud mental irradiando los pensamientos adecuados, tomando alimentos sattuicos (puros), por medio del recreo mental inocente y sin daño, del cambio de humor, de la relajación de la mente, del desarrollo de pensamientos buenos, nobles y sublimes y cultivando el hábito de la alegría.

9. Maravillas de las vibraciones del pensamiento.

Todo pensamiento emitido es una vibración que no perece jamás. Continúa vibrando en cada partícula del universo. Si los pensamientos son nobles, santos y poderosos, activan las vibraciones de todas las mentes en sintonía de simpatía.
Inconscientemente, todas las personas que son como tú, captan el pensamiento que has proyectado y, de acuerdo con la capacidad de cada uno, emiten pen¬samientos similares. El resultado es que, sin conocer las consecuencias de tu propio trabajo, estás poniendo en movimiento grandes fuerzas que trabajan unidas y con¬trarrestan los pensamientos bajos y mediocres generados por los egoístas y los débiles.

10. Diversidad de las vibraciones del pensamiento.

Todo hombre tiene su propio mundo mental, su propio modo de pensar, sus propias formas de entender las cosas y sus propias maneras de actuar.
Así como el rostro y la voz son diferentes en cada hombre, así difiere también la manera de pensar y de comprender de cada uno. Esta es la razón por la que fácilmente surge la incomprensión entre amigos.
Uno no es capaz de entender adecuadamente los puntos de vista del otro. De aquí que en un instante se produzcan la fricción, la disputa y la ruptura, incluso entre amigos íntimos.
Uno debiera estar en sintonía con las vibraciones mentales o las vibraciones del pensamiento del otro. Solamente así puede haber mutua comprensión.
Los pensamientos de lujuria, odio, celos y egoísmo producen imágenes distorsionadas en la mente, nublan la comprensión y causan la perversión del intelecto, pér¬dida de memoria y confusión mental.

11. Conservación de la energía del pensamiento.

En física se emplea el término “poder de orienta¬ción”. La corriente no fluye, aunque la masa de energía está allí. Primero ha de conectarse la magneto y después la corriente eléctrica fluirá a través del poder de orientación.
Del mismo modo la energía mental disipada y mal dirigida hacia distintos pensamientos mundanos ha de ser bien orientada hacia los canales espirituales adecua¬dos.
No almacenes en tu mente información inútil. Olvida cuanto no te sea de utilidad. Solamente así podrás llenarla de pensamientos divinos, renovando tu fortaleza mental, puesto que los rayos disipados de la mente estarán, de este modo, concentrados.

12. La teoría celular y los pensamientos.

Una célula es una masa de protoplasma con un núcleo. Está dotada de inteligencia. Algunas células segregan, mientras que otras excretan. Las células de los testículos segregan semen; las células de los riñones excretan orina. Algunas células cumplen la función de un soldado: Defienden el cuerpo de las irrupciones o ataques de gérmenes y materias venenosas extrañas. Los digieren y los expulsan. Otras hacen llegar alimentos a los tejidos y a los órganos.

Las células ejecutan su trabajo sin una volición cons¬ciente. Sus actividades están controladas por el sistema nervioso simpático. Están en comunión directa con la mente y el cerebro.
Todo impulso de la mente, todo pensamiento, es transmitido a las células. Estas se ven extraordinariamente influenciadas por las distintas condiciones o estados mentales. Si hay confusión, depresión y otros pensamientos o emociones negativas en la mente, éstas se transmiten telegráficamente a través de los nervios a todas las células del cuerpo. Las células-soldados se ven paralizadas por el pánico, se debilitan y son incapaces de cumplir sus funciones adecuadamente.
Algunas personas son extremadamente conscientes de su cuerpo y no tienen idea de su Ser; llevan vidas irregulares e indisciplinadas y llenan sus estómagos con dulces, pasteles, etc. No dan descanso a los órganos diges¬tivos y de eliminación. Padecen enfermedades y debi-lidad física. Los átomos, moléculas y células, de sus cuerpos producen vibraciones discordantes e inarmónicas. Carecen de esperanza, confianza, fe, serenidad y alegría. Son infelices. La fuerza vital no opera conve¬nientemente. Su vitalidad está en acusada decadencia. Sus mentes están llenas de temor, desesperanza, preocu¬pación y ansiedad.

13. Pensamiento primario y ciencia moderna.

El pensamiento es la fuerza más grandiosa de la tierra. Es el arma más poderosa con que cuenta un yogui. El pensamiento constructivo transforma, renueva y construye.
Los antiguos desarrollaron hasta la perfección las más avanzadas posibilidades de esta fuerza y las utiliza¬ron con los propósitos más elevados.
El pensamiento es la fuerza primaria en el origen y fin de toda creación; el génesis de toda creación fenomenal viene dado por un simple pensamiento surgido de la Mente Cósmica.
El mundo es la manifestación de la idea primaria. Este Primer Pensamiento se manifestó como una vibra¬ción surgida de la eterna Serenidad de la Esencia Divina. Esta es la referencia, en terminología clásica, a Iccha, deseo del Hiraniagarbha, Alma Cósmica, que da origen a un Spandau, o vibración.

Esta vibración no es como la rápida oscilación de partículas físicas, sino que es algo infinitamente sutil, tan sutil como para resultar inconcebible a una mente normal.
Pero esto ha aclarado que todas las fuerzas se resuel¬ven últimamente en un estado de pura vibración. La ciencia moderna también ha llegado recientemente a esta conclusión, tras prolongadas investigaciones en la naturaleza física externa.

14. El radio y los escasos Yoguis.

El radio es una rara comodidad. Los Yoguis que han conseguido controlar sus pensamientos son también muy escasos en este mundo, como el radio.
Del mismo modo que una dulce fragancia emana sin cesar de un palito de incienso, así también un perfume y efulgencia divinos (aura brámica, magnética), irradian del Yogui que ha controlado sus pensamientos y que constantemente permanece en Brahman o lo Infinito.

La efulgencia y el perfume de su rostro es Brahmanvarchas. Cuando se tiene en la mano un ramo hecho de jazmines, rosas y flores de Champaka el agradable aroma se extiende por toda la estancia y envuelve a todos por igual.
Del mismo modo el perfume, o fama y reputación (Yasas y Kiirti), de un Yogui que ha controlado sus pensamientos se extiende rápidamente en todas direcciones. Tal Yogui se convierte en una fuerza cósmica.

15. El pensamiento. Su peso, tamaño y fuerza.

Todo pensamiento tiene un peso, forma, tamaño, color, cualidad y poder. Un Yogui puede ver todos estos pensamientos con su ojo yóguico interno. Los pensamientos son como las cosas. Así como uno puede dar una naranja a un amigo, y quitársela, así también uno puede darle un pensamiento útil y pode¬roso y también puede retirárselo.

El pensamiento es una fuerza enorme. Mueve, crea. Pueden hacerse maravillas con el poder del pensamiento. Es preciso conocer la técnica adecuada, manejarlo y manipularlo.
16. El pensamiento. Su forma, su nombre y su color.

Supónte que tu mente se ha calmado enteramente y han desaparecido por completo los pensamientos. Tan pronto como el primer pensamiento comience a produ¬cirse, inmediatamente tomará nombre y forma.
Todo pensamiento tiene cierto nombre y cierta forma. Así encontramos que toda idea que el hombre tenga o pueda tener ha de estar conectada a cierta pala¬bra como su contraparte.
La forma es el estado más grueso y el nombre el más sutil de un sólo poder manifiesto llamado pensamiento:
Pero los tres son uno: Dondequiera que esté el uno, los otros dos han de estar también. Dondequiera que esté el nombre, estarán la forma y el pensamiento.
Un pensamiento espiritual tiene color amarillo. Un pensamiento cargado de cólera y odio es de color rojo oscuro; un pensamiento egoísta es marrón y así sucesi¬vamente.

17. El pensamiento. Su poder, funciones y usos.

El pensamiento es un poder vital, vivo, dinámico; la fuerza más vital, sutil e irresistible que existe en el uni¬verso.
A través de la instrumentalidad del pensamiento se adquiere poder creativo. El pensamiento se transmite de un hombre a otro. Influye a las personas; un hombre de pensamiento poderoso puede influir rápidamente a las personas de pensamiento débil.
Hoy día existen numerosos libros sobre la cultura, el poder y la dinámica del pensamiento. Un estudio de ellos proporcionará una clara comprensión del pen¬samiento, su poder, sus actividades y su utilidad.

18. Vivimos en un mundo ilimitado de pensamiento.

El mundo entero no es otra cosa más que pen¬samientos. Pensamiento son los grandes dolores, la vejez, la muerte y el pecado; la tierra, el agua, el fuego, el aire, el éter. El pensamiento esclaviza al hombre. Quien ha controlado sus pensamientos es verdaderamente un Dios en la tierra.
Vivimos en un mundo de pensamientos. Lo pri¬mero es el pensamiento. Después se produce la expre¬sión de ese pensamiento a través del órgano de la palabra. El pensamiento y el lenguaje están íntimamente conectados. Los pensamientos de cólera, amargura y malicia ofenden a otros. Si la mente, que es la causa de todos los pensamientos, desaparece, desaparecerán los objetos externos.
Los pensamientos son cosas. Los cinco sentidos, el sonido, el tacto, la forma, el sabor y el color; el estado de vigilia, el estado de ensueño y el estado de sueño profundo, todos son productos de la mente. La pasión, la cólera, la esclavitud, el tiempo, son también resultado de la mente. La mente es la reina de los Indriyas o sentidos. El pensamiento es la raíz de todos los procesos mentales.
Los pensamientos que percibimos a nuestro alrede¬dor no son más que la mente en forma o substancia. El pensamiento crea y destruye. La amargura y la dulzura no están en los objetos, sino en la mente, en el sujeto, en el pensamiento. El pensamiento crea todas las sensa¬ciones.
A través del juego de la mente sobre los objetos, la proximidad aparece como una gran distancia, y vice¬versa. Todos los objetos de este mundo están desconec¬tados. Solamente el pensamiento, la imaginación de la mente, los conecta. Es la mente quien les da color, forma y cualidades. La mente toma la forma de cual¬quier objeto en el que piense intensamente.
El amigo y el enemigo, la virtud y el vicio están sólo en la mente. Todo hombre crea un mundo de bien y de mal, de placer y de dolor solamente con su imaginación. El bien y el mal, el placer y el dolor, no proceden de los objetos. Pertenecen a la actitud de la mente. No existe nada bueno ni agradable en este mundo. La imaginación lo hace así.

19. Pensamiento, electricidad y filosofía.

Los pensamientos son poderes gigantescos. Son más poderosos que la electricidad. Controlan la vida, modelan el carácter y conforman el destino.
Observad como un pensamiento da lugar inmediata¬mente a numerosos pensamientos. Suponed que decidís invitar a vuestros amigos a tomar té. El sólo pensamien¬to del “té” invita instantáneamente a los pensamientos de azúcar, leche, cucharillas,  mesa, sillas, mantel, ser-villetas, pastas, etc. Así este mundo no es más que una expansión de pensamientos. La expansión de pensamien¬tos de la mente hacia los objetos es esclavitud; la renun¬ciación a los pensamientos es liberación.
Es preciso sujetar cuidadosamente los pensamientos cuando todavía están en germen. Sólo de este modo uno puede ser realmente feliz. La mente juega y emplea trucos. Hay que conocer su naturaleza, formas y hábitos. Sólo así puede ser controlada fácilmente.
El libro más extraordinario del mundo sobre el idea¬lismo filosófico práctico de la India es Yoga Vasishta. La esencia del libro es ésta: “Sólo existe el alma inmortal o el Brahman sin dualidad. Este universo no existe como tal. Unicamente el conocimiento del Ser puede liberar al hombre de este ciclo de nacimientos y muertes. La extinción de pensamientos y vasanas (deseos) es Moksha (liberación). Sankalpa es sólo la expansión de la mente. Sankalpa, o el pensamiento, genera este universo a través de su poder de diferenciación. Este mundo es un juego de la mente. Este mundo no existe en los tres períodos de tiempo. La extinción de Sankalpas es moksha. Aniquila este pequeño “Yo”, los deseos y los pen-samientos (vasanas y sankalpas). Medita en el Ser y hazte un yivanmukta (alma liberada).

20. El mundo exterior preexiste en los pensamientos.

Cada pensamiento tiene una imagen. Una mesa es una imagen mental más algo externo.
Cualquier cosa que pueda verse fuera tiene su con¬traparte en la mente. La pupila es una cosa pequeña y redonda en el ojo. La retina es asimismo una pequeña estructura. ¿Cómo es posible que pueda formarse en la mente la imagen de una gran montaña vista a través de una pequeña abertura? Esto es una maravilla de maravi¬llas.
La imagen de la montaña ya existe en la mente. La mente es como un gran lienzo que contiene todas las imágenes de los objetos que se ven fuera.

21. El mundo. Una proyección del pensamiento.

Una cuidadosa reflexión mostrará que todo el uni¬verso es, en realidad, la proyección de la mente humana - Manomatram Yagat. La purificación y el control de la mente es el objetivo central de todos los Yogas. La mente en sí misma no es más que una serie de impre¬siones grabadas que se expresan incesantemente en forma de impulsos y pensamientos. La mente no es más que aquello que ella misma hace. El pensamiento impele a la acción; la actividad crea más impresiones frescas en la sustancia mental.
El Yoga corta en la misma raíz este círculo vicioso con un método de inhibir efectivamente las funciones de la mente, es decir, el pensamiento. Cuando se trans¬ciende el pensamiento, funciona la intuición y sobre¬viene el conocimiento del Ser.
El pensamiento tiene el poder de crear y destruir el mundo en un abrir y cerrar de ojos. La mente crea el mundo de acuerdo con su propio Sankalpa o pensamien¬to. Es la mente quien crea este universo (Manomatram yagat; Manakalpitan yagat). Como un sueño generando otro sueño dentro de sí, la mente, sin tener forma visible, genera la existencia de objetos visibles.

22. Los pensamientos, el mundo y la realidad intemporal.

La mente es la causa y raíz del árbol de Samsara con sus miles de brotes, ramas, hojas tiernas y frutos. Si se aniquilan los pensamientos se destruye al instante todo el árbol Samsara.
Destruye los pensamientos tan pronto como surjan. La raíz se secará a través de la aniquilación de los pen¬samientos y el árbol de Samsara pronto se marchitará.
Esto requiere considerable paciencia y perseverancia. Cuando todos los pensamientos hayan sido extirpados te sumergirás en el océano de la dicha. Este estado es indescriptible. Has de experimentarlo tú mismo.
Igual que el fuego es absorbido en su fuente cuando el combustible se ha quemado, así también la mente es absorbida en su fuente, el Atman, cuando todos los Sankalpas o pensamientos han sido aniquilados. Entonces se alcanza Kaivalia, la Experiencia de la Realidad Intemporal, el estado de absoluta independencia¬
Libro: sivananda-el-pensamiento-y-su-poder