Skip to content

SIDA Madrid

Tratamiento del SIDA con Medicina Biológica.

Ozonoterapia y SIDA

Los beneficios del ozono en el tratamiento del SIDA
Beneficios que podemos obtener hasta el momento a través de la ozonoterapia, reiterando que la gran mayoría de las enfermedades pueden ser tratadas por este medio, debido a sus propiedades antivíricas y bactericidas, a la mejora de la micro-circulación y al aumento de la oxigenación celular, así como a su efecto antiálgico y modulador de la inflamación.

Incluso sería muy aconsejable su uso, como medicina preventiva, debido a su acción potenciadora del sistema inmunitario. La aparición de gripes, resfriados, enfermedades alérgicas, etc., dependen, en gran medida, del estado de nuestro sistema inmunitario, toda vez que este gran sistema ha de hacer frente a los agentes (bacterias, virus, polen, etc.), que pueden provocar nuestras enfermedades. Las capacidades intelectuales mejoran al aumentar la oxigenación cerebral, siendo por otra parte un extraordinario euforizante.

La forma de aplicación, cantidad de ozono, duración del tratamiento e intensidad del mismo, dependerá de la afección a tratar y de la tipología del paciente; de cualquier forma, es importante destacar que la aparición de efectos secundarios indeseados con la ozonoterapia es prácticamente inexistente.

Los tratamientos con ozono son una faceta imprescindible en la medicina biológica.

Acción bactericida, antivírica y fungicida:
El ozono, debido a su gran capacidad oxidante, posee un fuerte poder bactericida, antivírico y fungicida, por lo que aplicándolo directamente en heridas y úlceras infectadas, destruye los gérmenes patógenos debido a su alta capacidad desinfectante. Cuando la acción antivírica y bactericida tiene lugar en el interior del organismo humano, el mecanismo de acción es muy diferente, ya que el ozono, en esta circunstancia, produce una oxidación de la envoltura externa de virus y bacterias a través de los peróxidos que se forman, lo que ocasiona la muerte del germen.

Efecto favorecedor de la circulación sanguínea:
Otra de sus facultades es la capacidad que posee para potenciar la circulación sanguínea a diversos niveles. Conseguimos una mejora en la micro circulación, y podemos afirmar que por medio del ozono se produce un aumento de la oxigenación celular, ya que el hematíe es el vehículo en el que el oxígeno se transporta y es cedido a las células. De esta manera, el ozono consigue aumentar la oxigenación en todo el organismo.

Los tratamientos con ozono mejoran la circulación sanguínea y, como dijera el profesor Schweitzer, de Düsseldorf, se puede considerar como "la terapia más eficaz en el tratamiento de las alteraciones circulatorias".

Capacidad antiálgica y moduladora de la inflamación:
El dolor, en muchas ocasiones, no es más que la carencia o disminución del oxígeno en los tejidos, por lo que la aplicación del ozono conlleva también una notable disminución del dolor y de la inflamación en los tejidos que rodean las articulaciones; todo ello como consecuencia de la mejora del metabolismo celular y gracias al mejor aporte de oxígeno a la célula.

Propiedades antitumorales:
El premio Nóbel, Otto Warburg, director del Instituto Max Planck de Berlín, señalaba que una disminución o carencia de oxígeno a nivel celular, constituía la condición clave para el desarrollo del cáncer. Se sabe que la célula cancerosa posee una actividad respiratoria débil, pero que consigue su energía a través de una glucólisis anaeróbica además, se ha observado que en los tumores, la presión parcial de oxígeno es inferior a la analizada en tejidos normales.

Se ha podido comprobar que en presencia de ozono, la capacidad de la sangre para transferir oxígeno es reversible, ya que éste activa la respiración celular, por lo que podemos decir que los tratamientos con ozono posee un efecto inhibidor metabólico sobre el crecimiento de los tumores. Asimismo, las terapias con ozono incrementan la producción de interferón y el factor de necrosis tumoral que el cuerpo utiliza para luchar contra las infecciones y el cáncer. Sin olvidar, además, que la ozonoterapia actúa como modulador del sistema inmunológico.

Por Solomon Hughes

Solomon hughes nos relata cómo muchos de los directivos de GlaxoSmithKline, la segunda compañía farmacéutica más importante del mundo, también dirigen otras empresas que son responsables de enfermedades, e incluso de muertes. Un negocio redondo.

Es muy fácil. Se trata de crear o favorecer la enfermedad para, luego, fabricar uno mismo el fármaco.

Empezando por la cúspide, el presidente de la multinacional Glaxo, Sir Richard Sykes, es también miembro del consejo de administración de Río Tinto, una de las empresas más contaminantes del mundo. Una de sus filiales es la industria de fundición de estaño Capper Pass, situada en la localidad inglesa de Hull.

Tanto los trabajadores como los vecinos de Capper Pass han estado expuestos a unos niveles muy altos de arsénico, plomo, cadmio y polonio-210 radiactivo procedentes de esta industria, que cerró en 1991; desde entonces, han emprendido una lucha muy activa para conseguir que Río Tinto les pague una indemnización.

Estos activistas acusan a Río Tinto de ser la responsable de los cánceres y otras enfermedades de los trabajadores de la empresa y de los niños de la vecindad. Al principio, Río Tinto rechazó estas demandas e incluso se negó a facilitar los historiales de salud laboral de los trabajadores de Capper Pass al abogado del sindicato TGWU que entabló la demanda contra esta empresa. Sin embargo, a partir del mes de junio de 2001, se produjo un cambio súbito y Río Tinto escribió al abogado David Russell, del sindicato demandante TGWU, para hacer constar que “no impugnaría” las demandas de negligencia y que estaba “muy preocupado” sobre este asunto. En la actualidad, la empresa Río Tinto está dispuesta a pagar una
indemnización a los 200 demandantes, con la condición de llegar a un acuerdo previo con ellos y presentarlo al Tribunal.

...continue reading "El Negocio en la salud y en la enfermedad. La basura que esconde GlaxoSmithKline"