Skip to content

Enema de café

Fuente: http://dametumano.wordpress.com

Terapia Dr. Gerson. “La enema de café”

Nueva solución con viejos métodos

Con los años, los residuos tóxicos pueden acumularse en el colon y el hígado, y luego circulan por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. Un colon y un hígado limpio y saludable es esencial para la salud de todos los órganos y tejidos del cuerpo.

Para ello se ha “redescubierto”, la enema, una vez era el caballo de batalla de las madres que sabían que era un valioso medio para liberar a sus hijos de una miríada de problemas para los cuales los pediatras de hoy prescriben medicamentos.
La enema se ha convertido en una especie de tabú, y muchos están visiblemente avergonzados de hablar de ello. O el argumento puede traer una sonrisa de burla a aquellos que lo proponen.

La medicalización de la vida nos ha llevado a consumir drogas por cualquier molestia que pueda tener, con gran satisfacción de la “industria” de la salud, y la vergonzosa enema ha sido sustituido por el cómodo laxante. Cada año millones de pesos se gastan en laxantes, siendo el estreñimiento un efecto secundario de una dieta omnívora, no importa cuantos científicos insistan en afirmar que el hombre es omnívoro. El cuerpo no se ha dejado convencer de dicha teoría, no importa cuán respetadas fueron las fuentes que la hayan dicho, cuando viene mal alimentado, el cuerpo nos da un montón de problemas para advertirnos que los alimentos no son adecuados, un poco como si pretendiéramos hacer funcionar un auto a nafta utilizando gasoil.

La cosas han empeorado con la proliferación de cadenas de comida rápida (fast food) que nos han conocer también la “comida chatarra”, un posterior ampliamento de la dieta omnívora. “Más omnívora que esto”.
El retorno a una vida sana implica también la adopción de una dieta vegetariana o, mejor aún, vegana, independientemente de las razones ideológicas o de salud.
El doctor Richard Anderson, en su libro Limpiar y purificar a ti mismo dice que las células tienen una memoria rudimentaria que registra las vibraciones de miedo, odio y muerte, que el animal experimenta cuando viene sacrificado y el animo de quien come su carne es influenciado por estas vibraciones negativas. La persona a menudo no pueden encontrar la razón de algunos de sus problemas y no imaginan que derivan del hecho de comer carne.
Para quién va de una dieta omnívora a una dieta vegetariana, la enema proporciona muchos beneficios al organismo, porque libera de residuos tóxicos el colon junto a las eses no expulsadas, sin el uso de laxantes que son siempre dañosos.

...continue reading "Enema de café"

 

Medicina Mitocondrial

por el Dr. Matheus del Sitio Web DrSircus

Del sitio web Biblioteca Pleyares

Las mitocondrias en el interior

El Dr. Terry Wahls aprendió cómo revertir la aceleración de la esclerosis múltiple con un enfoque basado en la evidencia médica y funcional centrada en los alimentos y la nutrición ortomolecular.

 

Utililzando de las lecciones que aprendió en el nivel subcelular, utilizó la dieta para curar la MS y salir de su silla de ruedas.

 

Su charla TED es bastante convincente:

La medicina contemporánea no ha entendido los conceptos básicos de la fisiología mitocondrial.

 

La mayoría de los médicos no tienen idea de por qué el,

  • magnesio
  • bicarbonato
  • selenio
  • azufre,

...son importantes para la mitocondria .

 

Pero la ciencia básica sabe que es un milagro que esa información no sea conocida no se nos vaya de qué hacer para reparar y el fuego de las fábricas de energía mitocondrial de las células.  Pero la ciencia básica sabe esto, así que es un milagro que la información no se escape acerca de qué hacer para reparar y encender las fábricas de energía mitocondrial de las células.
Si demasiada mitocondria falla, no hay nada que se pueda
hacer para prevenir la muerte. Cualquier tratamiento exitoso puede
ser sólo para evitar que fallen demasiadas mitocondrias.

...continue reading "Medicina Mitocondrial"

CÁNCER Y TOXEMIA

 

Fuente: http://www.espaciodepurativo.com.ar

Vínculo ignorado

A continuación reproducimos un adelanto del libro “Cuerpo Saludable”, que brinda herramientas prácticas para depurar el organismo y de ese modo resolver la causa profunda de las enfermedades crónicas y degenerativas. En el caso del cáncer, su génesis y su lento desarrollo nos permiten entender que todo está en nuestras manos, tanto en la prevención como en su posterior tratamiento. La clave: Cuerpo Saludable y eficiente inmunología.

Conviene detenernos sobre una de las enfermedades graves que más temor genera por su virulencia y sus consecuencias: el cáncer. Si bien el tema excede el marco de esta publicación, nos referiremos al mecanismo de la génesis tumoral, a fin de mostrar la importancia de la Cuerpo Saludable en su desarrollo. Para ello utilizaremos algunos conceptos del Dr. Christopher Vasey, quien en su libro“Comprender las enfermedades graves”, realiza una didáctica explicación del fenómeno.

Mucho se habla de la grave exposición a las sustancias cancerígenas, como factor desencadenante de los tumores. Sin embargo, no basta con eliminar todas las sustancias cancerígenas conocidas para estar a salvo del cáncer. Una célula normal puede convertirse en cancerosa cuando el medio se degrada por sobrecargas y carencias. En este contexto, el destino de la célula cancerosa depende totalmente del terreno, pues una célula cancerosa no se convierte automáticamente en un tumor maligno.

Todo ser vivo, ya sea un microbio o una célula (cancerosa o no), sólo puede vivir en un organismo que lo acepta y le ofrece las condiciones para su desarrollo. Cuando esto ocurre, los microbios se multiplican y se genera una infección; si se trata de una célula cancerosa, su multiplicación genera un tumor. Pero cuando el terreno no ofrece las condiciones necesarias, el microbio resulta inofensivo y es destruido, mientras que la célula cancerosa también es destruida por el medio hostil.

Conociendo el mecanismo reproductivo de las células, es interesante analizar cuánto se necesita para que una célula cancerosa se convierta en un tumor amenazante. Se sabe que la diferencia entre una célula cancerosa y una normal, está dada porque aquella se divide cada vez en dos células fértiles, mientras ésta se divide en una fértil y una estéril. Esa es la razón por la cual un tejido sano es estable y un tejido canceroso crece en forma rápida. Pero con el auxilio de las matemáticas, veremos cuan “lenta” es dicha velocidad y cuánto puede hacerse entre tanto. Tengamos siempre presente que la teórica multiplicación geométrica de las células cancerosas requiere de una condición esencial: que el sistema inmunológico de dicho organismo no cumpla su función, es decir que no actúe como debe, sea por toxemia corporal o por carencias nutricionales.

Una célula cancerosa se divide cuatro veces al año aproximadamente. Esto quiere decir que al cabo de un año, la célula original se habrá convertido en dieciséis células, cifra insignificante en un organismo compuesto por cinco billones de células.

Recién al tercer año, el tumor habrá alcanzado el número de mil células. Aún continúa sin representar peligro alguno, pues resulta inestable y mal asentado en los tejidos, pudiendo ser destruido y eliminado con facilidad. Si las condiciones del medio le son desfavorables, puede desaparecer espontáneamente. Es más, se sabe que tales tumores existen corrientemente en el organismo, pero no tienen efectos molestos si el sistema inmunológico funciona y el terreno está sano.

Para llegar al estadio del millón de células hace falta llegar al quinto año de desarrollo, siempre en la hipótesis de crecimiento libre, como consecuencia de la inacción del sistema inmunológico. Aún así estamos en presencia de un tumor que solo mide un milímetro, pesa un miligramo y resulta demasiado pequeño para ser detectado con las técnicas actuales.

Deberemos esperar hasta el octavo año para que alcance el estado de los mil millones de células; entonces mide aproximadamente un centímetro y pesa un gramo. Ha logrado crecer e instalarse sólidamente en los tejidos y recién ahora puede ser detectado. Aquí inicia la fase realmente peligrosa para el organismo, pues comienza su propagación: las células se desprenden del tumor madre (metástasis) y a través de los fluidos corporales van a colonizar otras partes del cuerpo.

Hacia el décimo año el tumor alcanzará la masa crítica del billón de células, pesará un kilogramo y medirá diez centímetros. Seguramente provocará la muerte del portador, pues el organismo no puede resistir semejante masa tumoral. Pero debemos reflexionar que para llegar a tal estado de gravedad, han debido transcurrir ocho años de evolución imperturbada; ocho años en el cuales el sistema inmunológico no cumplió su cometido; ocho años en los cuales la toxemia corporal brindó las condiciones adecuadas para que se reprodujera sin problemas!!!

Si bien la descripción del ejemplo es teórica, pues la velocidad de desarrollo de un tumor es totalmente dependiente de las condiciones del medio en que se encuentra, sirve para demostrar cuánto dejamos de hacer… y cuánto podemos hacer por nuestra salud!!! Cualquier mejora que introduzcamos en la calidad de los fluidos orgánicos, representa una reducción de las posibilidades de desarrollo del tumor. Cuanto más toxinas se expulsan y más se satisfacen las carencias, más vitalidad recuperan las células normales y más adversas se vuelven las condiciones para las células cancerosas.

Todo esto nos indica dos cosas. En primer lugar: el avance o retroceso del tumor depende de la tarea que el portador esté dispuesto a realizar sobre su terreno orgánico. En segundo lugar: nunca es tarde para comenzar a rectificar los errores que llevaron al desarrollo del tumor. Utilizando dichos populares, podemos decir que… “siempre algo es mejor que nada” y “más vale tarde que nunca”.

Dado el rol preponderante del sistema inmunológico en la velocidad de desarrollo de la masa tumoral, se ha convertido en paradigma culpar a las cuestiones emocionales y al estrés por su derrumbe funcional. Si bien se trata de una media verdad, es muy reductivo pensar que un problema emotivo sea la causa de la proliferación tumoral.

Para ayudar a comprender mejor, podemos valernos de una analogía mecánica. Sería como en el caso de una caldera que explota por exceso de presión (causa), responsabilizar a los remaches por no haber soportado la exigencia (consecuencia). Si se hubiese mantenido la presión en términos aceptables, los remaches estarían en su lugar y cumpliendo su cometido. En nuestro caso, un shock emocional no puede derrumbar un sistema inmunológico (consecuencia), si no estuviese previamente colapsado por la tremenda exigencia de un terreno adverso (causa). Incluso el estrés sólo puede hacer mella en un organismo intoxicado y con carencias de nutrientes.

Muchos pacientes que han sufrido extirpación quirúrgica y/o destrucción de células cancerosas mediante radioterapia o quimioterapia, piensan que ya está todo resuelto. Por cierto habrán aliviado al organismo del peso que esto representaba, pero no habrán resuelto el problema de fondo: la corrección del terreno, capaz de poner a raya el desarrollo del tumor. Es más, las terapias -altamente agresivas- habrán contaminado aún más el terreno y por lo tanto habrán empeorado las condiciones generales del organismo.

Si se comprende que síntomas y enfermedades no son más que la punta de un gran iceberg (la intoxicación corporal), es necesario que el paciente se haga responsable de su curación, ejerciendo su derecho natural a la plena salud. La mayoría de los enfermos no se responsabiliza de su estado, considerándolo un problema del terapeuta; mas aún en el caso de las enfermedades graves. Normalmente se actúa como si la enfermedad fuese un ente externo que ha poseído al enfermo, a quién se lo considera víctima inocente de la mala suerte. El paciente baja los brazos y rápidamente se pone en manos de un especialista, olvidando que sólo él generó el problemasólo él puede resolverlo, rectificando los errores. A lo sumo el terapeuta puede ayudar, recordando el camino de retorno al estado de equilibrio, pero es el afectado quién debe recorrerlo.

Extraído de “Cuerpo Saludable”

 

Otra mirada sobre las pandemias

Fuente:  www.nutriciondepurativa.com.ar

Abordaje recomendable

La expansión del dengue, que ahora ocupa las primeras planas de los medios nacionales, pero que no es patrimonio argentino, pues Brasil también advierte una elevada expansión del problema, nos invita a reflexionar. Si buceamos en las causas profundas, será sencillo encontrar la salida de este laberinto. Algo aplicable a cualquier “pandemia” que nos amenace por vía de “peligrosos” y “maléficos” virus. Como siempre sucede, los problemas no son más que una oportunidad para evolucionar y aprender. Como dijo un sabio: “Desde la confusión, solo generaremos más confusión”. En tren de refranes: “A río revuelto, ganancia de pescadores”.

Adscribir la culpa del dengue al virus (faviviridae) que transmite el mosquito (aedes aegyptis), es reductivo y poco conducente. Hay suficiente evidencia que un virus, por más desarrollado, evolucionado e inteligente que sea, depende de las condiciones que brinda su huésped para poder expandirse. Los virus tienen gran capacidad de supervivencia (aún más que la especie humana), pero siempre dependen de tres variables para desarrollarse: “casa” (ambiente propicio), “comida” (nutrientes) y “zona liberada” (inmunología ineficiente). Y somos nosotros los que generamos esas condiciones. Por tanto es prioritario asumir esta realidad y trabajar en consecuencia.

Sin embargo ¿qué hacemos como sociedad? Envenenarnos con fumigaciones que contaminan más aún los organismos y el agua que bebemos, intoxicarnos con insecticidas, medicarnos con fármacos que bloquean los procesos depurativos que pone en marcha el organismo y nutrirnos con comida ensuciante que “alimenta” a los virus. O sea, todo al revés. La prioridad social es matar mosquitos, distribuir insecticidas y fármacos. Mientras tanto, de la profilaxis depurativa de los ciudadanos, nadie se ocupa, con lo cual estimulamos el terreno propicio para éste y otros virus (¿cómo es que la tuberculosis es ahora nueva pandemia en la “rica” Europa?).

...continue reading "Otra mirada sobre las pandemias"

BIOCONSTRUCCIÓN , UNA ALTERNATIVA SALUDABLE

Fuente: Ecosalud

Todos los seres vivos estamos permanentemente expuestos a las influencias del entorno, especialmente a las energías radiantes de la tierra y del cosmos, sin olvidar los campos electromagnéticos. Las radiaciones cósmicas y el campo magnético terrestre conforman corrientes energéticas que influyen en el cuerpo humano y en nuestra psiquis y muchas personas están sufriendo las consecuencias de estas radiaciones sin saberlo. Es así como nuestra salud y nuestro bienestar dependen en gran medida del lugar donde vivimos, trabajamos o dormimos por lo que  nuestra salud física, emocional y psicológica está íntimamente relacionada con la salud energética de nuestra casa, que debe considerarse casi como un organismo vivo o como si fuese una prolongación de los organismos vivos que la habitan. Nuestra tercera piel.

La bioconstrucción debe ser la plasmación de la inteligencia holística que interrelaciona la persona y su vitalidad con el medio ambiente que le rodea.

Uno de los principales objetivos de la bioconstrucción,  que se sustenta en principios de sustentabilidad  frente al derroche  de recursos naturales de la mayoría de los edificios modernos ,es que los edificios construidos o reformados reúnan las mejores condiciones de biohabitabilidad.

A la hora de proyectar, diseñar y ejecutar las obras se deben elegir las opciones más saludables ya que  las las investigaciones médicas concluyen que los factores exógenos, tales como la calidad del aire, exposición a los químicos, calidad del agua y contaminación electromagnética, y en lo que respecta a  la mala ventilación del lugar, el uso de materiales de construcción tóxicos, los agentes de limpieza generados por la industria química, los malos hábitos al interior de las construcciones, el tabaquismo, la deficiente mantención de los sistemas de calefacción o climatización, así como también el uso irracional de desodorantes ambientales son responsables de la etiología de muchas enfermedades e incluso de algunos cánceres, por lo que no podemos seguir construyendo edificios que enferman a las personas.

Los contaminantes de nuestra sociedad muchas veces son invisibles, lo que nos obliga a tener todavía mayor cuidado a la hora de elegir dónde vivir u organizar el interior de nuestro hábitat .De hecho, en pocos países se ha diagnosticado ala EHS-Electro Hiper Sensibles -. Sólo en Suecia y Gran Bretaña. Así, las personas que sufren de la contaminación electromagnética no encuentran apoyo médico y son tratadas como “enfermedades psiquiátricas”; cuando con mediciones y protecciones adecuadas se podrían crear espacios para que estas personas puedan seguir viviendo normalmente.

...continue reading "BIOCONSTRUCCIÓN , UNA ALTERNATIVA SALUDABLE"