Skip to content

Bioenergetica y Ciencia

 

Dr. Jorge Iván Carvajal P.

1997

 

Introducción


El término bioenergética ha incluido la aplicación de las leyes de la termodinámica a los organismos vivos, la expresión de la vida emocional en el cuerpo físico y el análisis de procesos fisicoquímicos, emocionales y mentales como un campo integrado de actividad vital.

 

El de la bioenergética es un término tan incluyente en su contexto presente que, forzosamente, se presta a confusiones y discusiones que son inherentes a la vastedad misma de sus propuestas. Como disciplina abarca, por tanto, mucho más que aquello que podríamos considerar dentro del marco conceptual de la medicina moderna; su práctica se da en el proceso de un movimiento hacia la síntesis de las culturas humanas en el seno de una nueva cultura, en que las expresiones culturales particulares, antes que desaparecer, se reafirman en el seno de una gran cultura que les da su plena significación.

 

Así como un órgano solo puede tener un significado y una función en el seno de un organismo mayor, todos los sistemas médicos, que como estrategias de supervivencia han desarrollado las diferentes culturas humanas, son sistemas de salud complementarios cuando se ven desde la perspectiva global del proceso de humanización. En éste contexto de síntesis nace la BIOENERGÉTICA que es, en mi opinión, un verdadero paradigma transcultural de integración.

Allí, en la Bioenergética, medicina moderna y medicina tradicional, tecnologías médicas y cosmovisiones encuentran un cauce operativo que da coherencia y vigencia práctica a muchas disciplinas que hasta ahora han sido consideradas como manifestaciones separadas. La Bioenergética es un puente tendido entre la modernidad y la tradición, entre la tecnología y el arte terapéutico, entre la ciencia y la filosofía.

La Bioenergética es, más que una nueva tecnología terapéutica, una nueva actitud hacia la vida, en un universo donde la síntesis es posible gracias al reconocimiento de la diversidad - el universo es la unidad de lo diverso. En este marco, la Bioenergética reafirma que lo más importante en el mundo es nuestra participación en él.

De ese universo, en esencia participativo, nace una propuesta diferente de relación médico - paciente; una concepción de relación dinámica en el dipolo salud - enfermedad; una consideración de los procesos de la mente, y la misma consciencia, como pilares de las nuevas relaciones del hombre consigo mismo y con su entorno.

 


Bioenergética y Medicina


Podemos considerar que hasta el advenimiento del método científico, toda la medicina puede ser considerada como tradicional. A partir de entonces, y con la adopción del método newtoniano - cartesiano como código de lectura del Universo, la corriente de la medicina científica o moderna con sus portentosos avances, conquista el status de paradigma dominante en la cultura occidental.

 

Así, dos grandes corrientes se insinúan socialmente para la medicina del hombre:

  • por un lado el conjunto de las grandes medicinas tradicionales del mundo
  • y por el otro, la corriente de la medicina moderna

Esta asume el status de medicina oficial en el mundo occidental, y considera a su vez cualquier sistema médico, que no parta de lo científico en su esencia, como un sistema marginal, alternativo, o en el mejor de los casos, paralelo.

...continue reading "Bioenergetica y Ciencia"

ENSUCIAMIENTO CORPORAL. Dr. Jean Seignalet

Enfermedad y envejecimiento

Según el Dr. Jean Seignalet, la acumulación en el organismo de residuos alimenticios, bacterianos y metabólicos, conforma un estadio que denomina “Ensuciamiento” y que explica la generación y cura de las principales enfermedades modernas. El Dr. Jean Seignalet fue doctor en medicina. Autor de más de 200 publicaciones en las principales revistas médicas en lengua inglesa y francesa, su actividad médica siempre estuvo relacionada con la química y la biología. Trabajó como médico inmunólogo en el hospital Saint-Eloi (Laboratorio de Inmunología) de Montpellier (Francia) y fue catedrático en la Universidad de la misma ciudad. En 1988 comenzó a investigar sobre el mecanismo de ciertas enfermedades y a tratarlas con un régimen alimenticio. Falleció en Montpellier el 13 de Julio del 2003. He aquí su explicación sobre el Ensuciamiento Orgánico.

Si excluimos las infecciones bacterianas, virales y parasitarias, hoy en día el mecanismo de desarrollo de la mayor parte de las enfermedades es desconocido o mal conocido. Podemos citar el asma, la rinitis crónica, las alergias, las enfermedades autoinmunes, la colitis, etc. Nuestra ignorancia sobre los procesos de de generación de estas diversas afecciones tienen repercusiones negativas desde un punto de vista práctico. No sabemos prevenir estas enfermedades, y cuando aparecen, nuestros tratamientos son muchas veces ineficaces o insuficientemente eficaces. Lo ideal sería tratar las causas, en vez de tratar únicamente las consecuencias, con los resultados inconstantes o limitados que conocemos.

ALIMENTACIÓN Y PATOLOGÍAS

Hemos desarrollado una teoría que puede considerarse como una explicación plausible sobre la patogenia de numerosas afecciones. Los argumentos detallados han sido desarrollados en nuestros libros y se pueden resumir de la forma siguiente:

1º) Casi todas las enfermedades son multifactoriales. Su génesis necesita la conjunción de factores genéticos y del entorno. No se pueden cambiar los primeros, pero se pueden modificar los segundos, y eso basta en muchos casos para prevenir o curar.

2º) Los dos elementos importantes son el intestino delgadola alimentación moderna. Los factores exteriores, para “actuar” de manera peligrosa, deben penetrar en el organismo. Pero no pueden atravesar, ni la piel, ni las mucosas demasiado gruesas e impermeables. Sin embargo dos mucosas son muy débiles, porque son grandes y muy finas: los alvéolos pulmonares y el intestino delgado.

Los alvéolos pulmonares son la vía de acceso para el humo del tabaco y el resto de contaminantes aéreos. Pero el intestino delgado es la vía de entrada más importante, por el hecho de que contiene factores medioambientales, sobre todo alimentos pendientes de la digestión y bacterias. La única barrera que separa estas sustancias peligrosas de nuestra circulación sanguínea es una mucosa de 600 metros cuadrados de superficie y de apenas 0,025 milímetros de espesor. Por tanto, el modo de nutrición va a influir a la vez en el contenido y en la pared del intestino delgado.

...continue reading "ENSUCIAMIENTO CORPORAL. Dr. Jean Seignalet"

El milagro del magnesio

Noviembre 2011
del Sitio Web HighEnergyForLife

traducción de Adela Kaufmann

Un paciente tenía calambres musculares. Otro tenía dolores de cabeza. Y un tercero tenía un latido irregular del corazón.

Estas eran condiciones médicas muy diferentes, y sin embargo la solución que yo recomendé para cada paciente fue la misma. Usted puede sorprenderse de encontrar que el remedio no fue otro que el magnesio. Ayudó a cada uno de estos pacientes - y lo hizo rápidamente.

Pocos nutrientes poseen los notables y diversos los beneficios de magnesio. Es el cuarto mineral más abundante en las células después del calcio, fósforo y potasio.

 


El magnesio se encuentra en nuestros,

  • huesos
  • musculatura
  • sangre,

...y otros tejidos.


El cuerpo lo necesita para,

  • producir energía
  • sintetización de proteínas y grasas
  • relajación muscular
  • función del sistema nervioso
  • metabolismo del calcio

De acuerdo con los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, dos de cada tres estadounidenses no cumplen con los requisitos promedio diarios de ingesta diaria de magnesio, que son de 300 miligramos (mg) a 420 mg diarios para adultos.

Además, muchas personas tienen una deficiencia de magnesio debido a tensiones... genética... o un medicamento, como por ejemplo un diurético (generalmente se toma para controlar la presión arterial).

Como consecuencia, estas personas se enfrentan a un mayor riesgo de problemas de salud. Manteniendo los niveles adecuados de magnesio puede ayudar a reducir los calambres musculares, estabilizar el azúcar en la sangre, reducir el riesgo de enfermedades del corazón, calmar las migrañas, fortalecer los huesos y retrasar el proceso de envejecimiento.
...continue reading "El milagro del magnesio"

Tratamiento médico Candidiasis Madrid. Medico Candidiasis Madrid. Candidiasis crónica Madrid.

Candidiasis crónica.

Epidemia ignorada.

Fuente: http://www.nutriciondepurativa.com.ar/


Tras haber pasado revista al necesario equilibrio ecológico que debe sostenerse en el interior de un intestino saludable, no es difícil imaginar cuan lejos estamos de dicho objetivo a nivel de nuestra moderna sociedad industrializada. Tampoco resulta difícil comprender la estrecha relación existente entre tal desorden y nuestras modernas patologías enfermantes. Con el objetivo de propulsar una actitud responsable de cada persona hacia su problemática individual y hacia el encuentro de soluciones autogestionables, conviene analizar minuciosamente uno de los principales problemas que genera el desorden intestinal: la candidiasis crónica.

Los primeros pasos los dieron Orion Truss con su libro The missing diagnosis (El diagnóstico oculto) y William Crook con The yeast connection (La conexión de la levadura). En Europa, la nutricionista española Cala Cervera fue pionera en la difusión de esta problemática y su abordaje nutricional, a través de libros, artículos y conferencias. A continuación reproducimos con su autorización un artículo introductorio publicado en su página web, que ayuda a tomar mayor consciencia sobre este flagelo generado por la moderna dieta occidental industrializada. Brinda además precisas indicaciones sobre síntomas y diagnóstico.

...continue reading "Candidiasis crónica. Epidemia ignorada"

OXIGENO Y ALIMENTOS


La importancia del crudo

Muchos podrán pensar que la naturaleza todo lo prevé y por tanto basta con respirar bien (cosa que veremos a continuación). Es más, hay personas que pueden vivir solo en función a la respiración, captando del aire inhalado todo aquello necesario para la vida y sin necesitar alimentos físicos (practicantes del pranayama, respiratorianos, pránicos, meditadores, etc). Pero lo que la naturaleza no puede prever es la modificación antifisiológica de nuestros hábitos alimentarios.

En este sentido, nuestros alimentos fisiológicos (frutas, hortalizas) garantizan el adecuado aporte de agua y oxígeno, y su correcto metabolismo nutricio. Pero hace unos 10.000 años (apenas instantes en un proceso evolutivo de cinco millones de años), al dominar la agricultura, el ser humano recurrió a los granos amiláceos como sustento nutricio. La producción y el fácil almacenamiento, convirtió a cereales y legumbres en reaseguro de supervivencia frente a las frecuentes carencias alimentarias y permitió sostener la vida aún en lugares climáticamente adversos para el ser humano.

...continue reading "OXIGENO Y ALIMENTOS"

Médico homeopatá Madrid.

Tratamiento Natural y Homeopatico del Dolor

EL DOLOR Y SUS CAUSAS

Delia Steinberg Guzmán

Utilizaremos como base las enseñanzas de antiguas filosofías , si bien las trataremos desde nuestra posición actual, que tampoco es demasiado diferente de la de los hombres de otras épocas.

Señalan estas enseñanzas que el Sendero que conduce a la liberación humana pasa por la comprensión de cuatro Verdades: la existencia del dolor, la causa del dolor, la cesación del dolor y la vía que produce la cesación del dolor.

 

LA EXISTENCIA DEL DOLOR Y SUS CAUSAS

 

Desde que entramos en la vida, y también cuando ya estamos a punto de dejar nuestra presencia física en el mundo, el dolor aparece de muchas formas.

Dolor es siempre una perdida.

 

Para el cuerpo puede ser la perdida de la salud, y ese desequilibrio físico se traduce en diversos tipos de dolor que atrapan la atención y la conciencia en general.

Para la psiquis el dolor se fundamenta en la perdida de un sentimiento (tanto el que profesamos como, sobre todo, los que recibimos de otras personas); en fin, que nos dejen de querer, con lo cual nosotros también dejamos de hacerlo.

Puede ser la perdida de confianza en algo o en alguien.

O la pérdida de esperanzas puestas en proyectos que no llegan a cumplirse.

O la pérdida de seguridad en uno mismo, que se expresa como miedo para enfrentar situaciones difíciles y aún sencillas.

O el dolor que produce la pérdida de bienes apreciados o de personas queridas.

Y, en total, todas aquellas emociones que reflejan la pérdida de algo que se creía o se esperaba poseer.

...continue reading "EL DOLOR Y SUS CAUSAS"

Medico Homeopata Madrid

TIPOS DE TOXEMIA

El terreno lo es todo

En el lecho de muerte, Louis Pasteur -demonizador de los virus y alabado por ello- intentó enmendar su error, al afirmar: “El virus no es nada, el terreno lo es todo”. Pero su declaración póstuma pasó y pasa inadvertida. Como pasa inadvertida la afirmación básica de la medicina natural: “La causa profunda de todas las enfermedades es la suciedad del terreno producida por la acumulación de desechos”.

Como hemos visto, los desechos orgánicos no se depositan en un solo lugar, sino que circulan por todo el cuerpo. El organismo todo sufre la sobrecarga, pero como cada persona tiene su punto débil, es allí donde aparecerá la crisis visible y dolorosa. Lamentablemente, terapeuta y paciente por lo general olvidan esta realidad, enfocándose en los síntomas y olvidando las causas primarias.

El moderno concepto de diagnóstico sirve sólo para rotular al barómetro de una caldera a punto de explotar por exceso de presión. Es inútil ocuparse del barómetro. Por sentido común, debemosdisminuir la presión de la caldera. Aliviada la presión, el barómetro, por sí mismo dejará de indicar el estado de emergencia.

Llevemos la analogía a nuestro automóvil, mecanismo sencillo de comprender y al cual generalmente le brindamos mejores atenciones que a nuestro organismo, tal vez porque aquel nos costó esfuerzo y éste fue un regalo de la existencia. Imaginemos que viajando en ruta, se nos enciende la luz roja de presión de aceite. ¿Qué hacemos?

El sentido común aconsejaría detenernos de inmediato e investigar la causa que originó el inconveniente: falta de lubricante, problema de la bomba de aceite, rotura del carter, etc. Resuelta la dificultad, arrancaremos el motor y veremos que la luz roja se apaga por sí sola.

En cambio ¿qué hacemos cuando algo similar sucede en nuestro organismo? Por lo general,desenchufamos el bulbo de la luz roja. O sea, buscamos una “pastillita mágica” que apague el indicador de alarma: algo que baje la presión, el colesterol, la glucosa, las hormonas tiroideas, la inflamación o cualquier otro parámetro fuera de norma, sin preocuparnos de revisar la causa que activó la alarma.

Si obramos así en el automóvil, ¿qué sucederá? Inicialmente seguiremos como si nada, confiados por no ver más la luz roja. Pero unos kilómetros después sobrevendrá el desastre: el motor claudicará. Esto es inexorable en la mecánica vehicular... y también lo es en la lógica del funcionamiento corporal.

Es más, el moderno sistema de monitoreo médico ha generado una obsesión por los parámetros fuera de norma. Profesionales y pacientes viven pendientes del valor de glucosa, presión, colesterol, hormona tiroidea, triglicéridos o densidad ósea. A través de fármacos se obtiene la ilusoria satisfacción de poner en caja los guarismos desequilibrados. Sería como si en el ejemplo del automóvil,moviésemos con la mano la aguja del manómetro de presión de aceite, hasta llevarla a zona de seguridad. ¿De qué nos sirve, si el desequilibrio profundo se mantiene?

Todo esto es sencillo de corroborar en la práctica. ¿Cómo es posible que un simple drenaje de toxinas pueda provocar la remisión de distintos síntomas en una persona, por diferentes que éstos sean? La concepción de la enfermedad como consecuencia de la sobrecarga tóxica, se opone a la concepción microbiana, donde todo parece ser resultado de la acción de virus y bacterias. Y es lícito preguntarse: si los microbios son tan letales, ¿cómo es que ciertas personas sucumben ante ellos y otras tienen reacción nula?

Los microbios no son más que huéspedes de un terreno sobrecargado, que permite su expresión o desarrollo. Podrá argumentarse que todo depende de la fortaleza del sistema inmunológico de cada persona, pero como veremos luego, la eficiencia de nuestro sistema defensivo, como toda parte integrante del cuerpo, es consecuencia directa del estado de limpieza de nuestros fluidos internos. O sea que: el terreno lo es todo.

TOXINAS INTERNAS

Nuestro organismo depende totalmente de aportes externos para construirse, renovarse y funcionar. O sea que está perfectamente preparado para procesar sustancias que vienen del exterior, convirtiéndolas en elementos útiles para el funcionamiento corporal. Hasta los nutrientes más nobles y puros, requieren de procesos degradatorios y asimilatorios, que implican producción de desechos metabólicos.

Asimismo, la continua regeneración celular de órganos y tejidos, provoca cantidad de células muertas que deben ser eliminadas de inmediato. Para hacer frente a esta vasta tarea, el cuerpo se ha dotado de un grupo de órganos especializados para tal fin: losemuntorios.

Pero si las toxinas son naturales y estamos dotados de una buena estructura de órganos de eliminación, ¿por qué nos intoxicamos? O lo que es igual, ¿por qué enfermamos? La respuesta es muy sencilla: Porque sobrepasamos la natural capacidad de eliminación, o sea, generamos más desechos de los que podemos evacuar.

Visualizando el origen de las toxinas que procesamos, podremos tener una mejor idea de cómo limitar su generación y colaborar con el exigido funcionamiento corporal. Debemos tener en cuenta que la realidad moderna es muy diferente que la de nuestros antepasados. Ellos debían lidiar sólo con algún fruto tóxico, alergenos naturales, microbios y desechos normales de los procesos metabólicos internos. En cambio nosotros estamos sumamente afectados por la degradación del medio ambiente y sobre todo por la alimentación industrializada. Pero vayamos por partes.

La mayor cantidad de toxinas proviene de la natural degradación de los alimentos ingeridos, proceso necesario para convertir los nutrientes en sustancias más simples, capaces de generar energía y material constructivo. Estas transformaciones producen desechos, cuya eliminación esta prevista en el funcionamiento orgánico. Por ejemplo: las proteínas, al desdoblarse en aminoácidos, generan urea y ácido úrico; la combustión de la glucosa produce ácido láctico y gas carbónico; las grasas mal transformadas, ácidos cetónicos.

Estas toxinas del metabolismo interno son perfectamente toleradas por el organismo, siempre y cuando no superen cierto límite. Este límite está dado por nuestra capacidad de digerir, combustionar y eliminar. Al superar este umbral, los desechos, aunque naturales, se convierten en una amenaza para el cuerpo, entorpeciendo su normal funcionamiento.

Para visualizar como funciona el proceso de acumulación, veamos un par de cifras orientativas relacionadas con los riñones. Estos órganos deberían eliminar 25 a 30 gramos diarios de urea. Si sólo eliminan 20, significa una retención de 5 gramos por día, o sea 150 gramos mensuales.

Esto permite entender la importancia de una alimentación sobria y frugal, de buena calidad y en dosis adecuada a nuestro desgaste calórico. Aún con alimentos sanos y naturales, si comemos más de lo que gastamos, estamos creando un problema adicional al organismo, que debe lidiar con sustancias que no puede utilizar y/o eliminar… y que algún destino deberán tener!!!

La sobrealimentación y el sedentarismo se han convertido en grandes problemas de la sociedad moderna. Es muy sencillo que las personas ingieran más de tres mil calorías diarias y gasten mucho menos de dos mil. Por su parte, el sedentarismo no solo impide la necesaria combustión de calorías excedentes, sino que dificulta la correcta oxidación de los residuos del metabolismo celular, con lo cual se generan aún más desechos tóxicos.

Todo esto se ve agravado por el nefasto sistema de producción industrial de los alimentos. Los procesos de manipulación yrefinación quitan preciosos elementos vitales y ello lleva al consumo de mayor volumen, en el intento de cubrir las necesidades netas de vitaminas y minerales.

Los problemas de la sobrealimentación no son sólo de acumulación. Cuando superamos la capacidad de procesamiento de nutrientes que tiene nuestro sistema digestivo, generamos una masa de alimentos mal transformados cuya tendencia es la fermentación y la putrefacción, lo cual produce nuevos venenos, que incrementan a su vez el ensuciamiento general. Esto se ve agravado por el estrés y los ritmos antinaturales, que merman nuestra capacidad metabólica.

TOXINAS EXTERNAS

Pero el alimento moderno tiene otros oscuros aspectos relacionados con la intoxicación del organismo y que van más allá de la abundancia. Si bien el tema se desarrolla ampliamente en otra publicación, repasemos aquí lo estrechamente relacionado con la toxemia corporal.

Las técnicas actuales de producción primariaindustrialización, además de empobrecer la calidad del alimento, generan una nefasta carga de sustancias eminentemente tóxicas, que de ninguna manera estamos preparados para procesar. Insecticidas, herbicidas, fungicidas, fertilizantes químicos, antibióticos, vacunas, hormonas sintéticas, balanceados industriales, granos transgénicos… son solo algunas de las sustancias que se utilizan en la producción de alimentos y que, directa o indirectamente, ingresan a nuestro organismo, diariamente y en altas concentraciones. Un ejemplo: nadie relaciona la gran cantidad de problemas endocrinos (menopausia, tiroidismo, etc) con la continua ingesta de hormonas sintéticas que se “mimetizan” con las naturales y nos causan un verdadero caos hormonal.

A ello se agrega otra gran cantidad de sustancias químicas artificiales que utiliza la industria elaboradora: conservantes, saborizantes, emulsionantes, estabilizantes, antioxidantes, colorantes, edulcorantes, grasas transaturadas (margarinas), etc. Todo esto se hace en el respeto de legislaciones que establecen dosis tolerables por el organismo. Claro que las normas se hacen para cada compuesto individualmente y en base teórica.

Nadie toma en cuenta la sumatoria de estas dosis, ni sus interacciones reales. Un estudio británico demostró recientemente que la mezcla de ciertos colorantes artificiales y el benzoato de sodio (conservante de uso habitual en refrescos), influye en el comportamiento y en los desordenes de conducta de los niños. Otros estudios indican que, en promedio, ingerimos anualmente varios kilogramos de dichas sustancias. Y adivinen ¿quién debe lidiar con esa carga?

Aquí no termina el inventario de sustancias tóxicas que diariamente introducimos al organismo. Falta aún lo que ingerimos enmedicamentos, detalle no menor en un país como el nuestro, que ingiere, por ejemplo, seis millones de aspirinas diarias. Nuestra sociedad es ávida consumidora de analgésicos, antiinflamatorios, sedantes, estimulantes y una larga lista de fármacos de uso corriente, alegremente publicitados en TV como si fueran inocuas golosinas.

Pero no solo ingresamos tóxicos por vía digestiva. La piel es otro órgano permeable a elementos indeseables: cosméticos, tinturas, cremas, antitranspirantes y fijadores son fuente de sustancias nocivas. Por las vías respiratorias también introducimos importantes cantidades de venenos: desde el humo de cigarrillos a los desechos de combustión y procesos industriales.

A todo esto se suma la problemática de los refinados industriales. Diariamente estamos incorporando altas cantidades de compuestos químicamente puros que no existen en la naturaleza. Es el caso del cloruro de sodio (sal blanca) o la sacarosa(azúcar blanca). Biológicamente el organismo no reconoce estas sustancias refinadas y de gran pureza; es más, las considera tóxicas por su reactividad. Para comprender mejor esta “fobia” corporal hacia los compuestos químicamente puros, podemos usar ejemplos ilustrativos, como la caña de azúcar, la hoja de coca y la sal refinada.

Estudios hechos en Sudáfrica sobre muestras de orina de dos mil trabajadores de plantaciones de caña de azúcar, no hallaron excedentes de glucosa, pese a que en promedio mascaban 2 kg diarios de caña, o sea que ingerían 350g de azúcar por día. ¿La explicación? Mientras la caña mascada es un alimento natural, completo y fácilmente metabolizable, el azúcar refinado es un producto extraño y nocivo para el organismo. Otras investigaciones realizadas en África e India muestran que la diabetes es desconocida en pueblos que no incluyen carbohidratos refinados en su dieta.

Respecto a la coca, es simple observar en los pueblos andinos que el cotidiano consumo de la hoja mascada, benéfica para el apunamiento y la digestión, no genera los efectos devastadores del extracto refinado, conocido como cocaína. Siempre estamos hablando de productos vegetales, pero de por medio está presente el proceso de refinación y purificación.

Nuestros riñones pueden eliminar unos 12 gramos diarios de cloruro de sodio (la tóxica sal de mesa refinada), pero está demostrado que la alimentación moderna provee 15 gramos o más. Esto quiere decir que reteniendo sólo 3 gramos diarios, estamos acumulando en el organismo 90 gramos por mes (verdadera causa de edemas y celulitis).

Frente a esta regular y abundante ingesta de compuestos reactivos -que superan por cierto la capacidad orgánica de procesamiento- el cuerpo se ve obligado a poner en marcha varios mecanismos de defensa que, además de generar un importante gasto de energía y recursos, incrementan la toxemia corporal. Nos referimos a la hidratación de estos compuestos (retención de líquidos asociada a deshidratación celular), a la captura lipógena (edemas, obesidad y celulitis) y a la cristalización (artritis, ácido úrico, arenillas, cálculos, esclerosis capilar, etc).

Este cuadro, lejos de asustar, debe ayudar a la toma de conciencia: nuestro organismo no es un cesto de basura donde podemos arrojar impunemente cualquier cosa. Además, esta problemática, nefasta en sí misma, se ve agravada por la pérdida o el olvido de sanos hábitos ancestrales: los ayunos, las curas de primavera, el reposo, la conexión con los ciclos naturales...

TOXINAS DE PARÁSITOS

Como vimos someramente en el capítulo anterior y como desarrollaremos en el capítulo 6, las parasitosis son responsables degran parte de la cotidiana carga tóxica que agobia al organismo. Esta toxemia es en parte externa al cuerpo, al ser producida por organismos que no forman parte del mismo, pero al mismo tiempo es interna, pues se vuelca permanentemente en nuestros fluidos, como si fuese una sustancia endógena.

Excrementos y desechos metabólicos de nuestros huéspedes parásitos, se suman al volumen tóxico que deben procesar nuestros órganos emuntorios. Si las parasitosis fuesen ocasionales y periódicamente combatidas, esto no sería un problema, ya que el hombre siempre ha convivido con organismos parásitos.

Pero el hecho de haber descuidado las ancestrales y tradicionales prácticas periódicas de desparasitación, hace que las infestaciones parasitarias se conviertan en crónicas y por tanto generen grandes volúmenes diarios de toxemia.


[1] Ver libro “Nutrición Depurativa”
[2] Universidad de Southampton - Publicado en The Lancet
[3] Ver libro “La Sal Saludable”

Extraído del libro "Cuerpo Saludable"

 

Fuente: http://www.espaciodepurativo.com.ar/