Skip to content

OXIGENO Y ALIMENTOS

 

Fuente: http://www.espaciodepurativo.com.ar

La importancia del crudo

Muchos podrán pensar que la naturaleza todo lo prevé y por tanto basta con respirar bien (cosa que veremos a continuación). Es más, hay personas que pueden vivir solo en función a la respiración, captando del aire inhalado todo aquello necesario para la vida y sin necesitar alimentos físicos (practicantes del pranayama, respiratorianos, pránicos, meditadores, etc). Pero lo que la naturaleza no puede prever es la modificación antifisiológica de nuestros hábitos alimentarios.

En este sentido, nuestros alimentos fisiológicos (frutas, hortalizas) garantizan el adecuado aporte de agua y oxígeno, y su correcto metabolismo nutricio. Pero hace unos 10.000 años (apenas instantes en un proceso evolutivo de cinco millones de años), al dominar la agricultura, el ser humano recurrió a los granos amiláceos como sustento nutricio. La producción y el fácil almacenamiento, convirtió a cereales y legumbres en reaseguro de supervivencia frente a las frecuentes carencias alimentarias y permitió sostener la vida aún en lugares climáticamente adversos para el ser humano.

El desarrollo de la agricultura y la ganadería, marcó un hito en la evolución humana; pero lejos retornar a la esencia fisiológica en lo alimentario (somos frugívoros), nuestros antepasados incorporaron estos recursos de supervivencia al acerbo cultural, por diversas razones que exceden al tratamiento del tema. Y esto, si bien permitió el desarrollo de muchas civilizaciones, también se convirtió en fuente de problemas, dado que no poseemos habilidades fisiológicas para consumir importantes cantidades de granos amiláceos, cosa que sí poseen animales evolucionados en función a ellos (granívoros).

Si bien el tema se desarrolla aparte, la oxidación de altos niveles de azúcares aportados por los granos, genera gran demanda de oxígeno, cuya satisfacción es problemática para los humanos, dado nuestra limitada bomba circulatoria (el corazón de los granívoros representa el 10% de su peso total, algo así como 7kg en un humano) y nuestra reducida incorporación de oxígeno (no volamos ni tenemos sacos alveolares, como los granívoros).

Cuando ingieren granos amiláceos, los granívoros ponen en marcha mecanismos fisiológicos adecuados al torrente de azúcares que circulará en sangre. En primer lugar las aves hacen un gran consumo de energía en actividades exigentes como el vuelo. Por otra parte, disponen de unaestructura cardiopulmonar de alta eficiencia, que les permite resolver dos cuestiones básicas: mantener semejante cantidad de azúcar en movimiento u atender la elevada demanda gaseosa del metabolismo de los hidratos de carbono.

El ser humano es sedentario y no realiza (menos hoy día) esfuerzos que por intensidad y duración demanden tanta energía como el vuelo de las aves. Esto trae aparejada la necesidad de disipar el exceso de azúcar circulante, por lo cual se advierte abundante calor en el cuerpo tras su consumo. Esto acarrea hiperactividad del páncreas, que debe poner en marcha, con el auxilio del hígado, un mecanismo para convertir rápidamente el azúcar simple en glucógeno de reserva. Este proceso debe invertirse nuevamente en caso de necesidad, volviendo a convertirse el azúcar de reserva (glucógeno) en azúcar simple (glucosa).

El carbono y el hidrógeno que componen las cadenas de los azúcares, terminan convirtiéndose (por oxidación) en dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O). La cantidad de oxígeno necesaria para llevar adelante el metabolismo gaseoso, exige al sistema respiratorio de manera continua. Por esa razón los pájaros están dotados de los sacos aéreos, especies de estructuras suplementarias de los pulmones, que les permiten almacenar e insuflar el suplemento de oxígeno necesario para la oxidación del abundante volumen de carbono e hidrógeno circulante en sangre.

El aparato cardiopulmonar humano es sometido a dura exigencia tras una comida de granos. En el caso de personas sedentarias, esto generará una demanda energética y una toxemia adicional, que a largo plazo termina desvitalizando al individuo. La fatiga y el desgaste cardiopulmonar son moneda corriente en los grandes consumidores de cereales. Esto resulta fácil de comprobar, a través de la amplificación del pulso cardíaco durante la digestión y el incremento de las pulsaciones, como si se hiciese un ejercicio físico importante.

En síntesis: para combatir el estado de anaerobia, debemos nutrirnos con alimentos fisiológicos (frutas, hortalizas, semillas),evitando la cocción. Como vimos, el proceso de cocimiento reduce el natural contenido de oxígeno de los alimentos crudos. Por su parte, la necesidad de conservación de la escala industrial, estimula el uso de procesamientos que incrementan la deficiencia de oxígeno en los alimentos. La dieta promedio tiende a ser muy deficiente en su aporte oxigenante. Otro detalle no menor es el moderno consumo cotidiano de antibióticos (fármacos, alimentos, aguas de consumo) que hace estragos en las bacterias aeróbicas (productoras de oxígeno) de la flora intestinal.

Por todo esto, el cambio de hábitos alimentarios se hace imprescindible, a fin de mejorar el aporte oxigenante a través de alimentos vitalizantes. Pero a veces puede no ser suficiente para revertir una carencia crónica. Por tanto también debemos conocer y utilizar otros recursos oxigenantes, como la respiración profunda y el agua oxigenada.

 

Sialoterapia, la más rápida medida curativa

Fuente: ecosaludweb.com.ar

La saliva

Es usada actualmente por millones de lobos, leones, tigres, perros, gatos, etc., más los humanos que mantienen una tradición que  forma parte de una cultura popular  difundida  en ámbitos familiares.

Desde diversos espacios académicos se rescata  opiniones al respecto

-Dr. Guillermo Esquivias Leaño (Autor. Ex Director de la Facultad de Medicina y ex maestro de tiempo completo de la misma, en la Universidad de Guadalajara. Políglota. Iniciador de la neurocirugía mediante anestesia local): “Una gran obra. Ya recomiendo la saliva para curarse”.

-Dr. Carlos Häubi Segura (Autor. Investigador. Maestro universitario. Políglota): “Andrés ahora nos vuelve a bombardear con sus revolucionarias ideas…sugiriendo que la curación de muchas afecciones está… en la punta de la lengua”.

-Instituto Pasteur, de Francia: “En la saliva hay un analgésico 6 veces más fuerte que la morfina”.

-Universidad de Amsterdam, Holanda: “La histatina en la saliva produce cicatrización rápida en heridas”.

-Universidad Alemana de Greifswald. “Escupir no es saludable. El sistema de defensas se desequilibra”.

-Universidad de Harvard: “La lisozima en la saliva protege contra microbios“.

-Los investigadores de Los Países Bajos han identificado un compuesto en la saliva humana acelera la cicatrización de las heridas. Este compuesto en la saliva humana, incrementa en gran medida la velocidad de cicatrización de las heridas, de acuerdo con su informe publicado el miércoles en Diario de la Federación Americana de Sociedades de Biología Experimental (FASEB). El equipo de investigación encontró que la histatina, una pequeña proteína en la saliva, que antes sólo se creía que mataba las bacterias, es responsable de la cicatrización de heridas.

-A. C. Celso, en “Los ocho libros de la Medicina”, un inigualable resumen de cuanto se había dicho y hecho en medicina hasta la primera mitad del siglo I a.C. Aquí quiero acentuar el hecho de que los testimonios valen, pero la investigación metódica es indispensable.

Nuestra saliva: ¿para qué sirve y de qué está compuesta?

La saliva tiene efectos analgésicos, bactericidas, coagulantes y aceleradores de la regeneración celular

Actúa químicamente a nivel celular y reactivamente en el S. N.C.( Sistema Nervioso Central), acupunturalmente, y tal vez homeopáticamente.

En investigaciones a nivel científico podemos citar a Irwin Mandel, profesor emérito de la Universidad de Columbia y uno de los pioneros en estas investigaciones. Siglos atrás, los médicos pensaban que las glándulas salivales eran órganos excretores secundarios que liberaban al cuerpo de las toxinas y de los malos espíritus del cerebro. Por eso, solían dar a los pacientes dosis de bicloruro de mercurio para que brotara saliva de sus bocas.

...continue reading "Sialoterapia, la más rápida medida curativa"

Fuente: http://www.revista.unam.mx/indexdic00.html

 

Transgénicos: efectos en la Salud, el Ambiente y la Sociedad. Una Reflexión Bioética

Úrsula Oswald Spring.

Palabras Clave: Transgénicos, Organismos Genéticamente Modificados (OGM), bio-cooperación regulada, bioética, salud humana, potenciales riesgos, tecnología "terminator", biodiversidad y bioseguridad, polinización, hibridación, hormonas, bio-invasión, biotecnología, Derechos Mundiales de Propiedad Intelectual, patentes, agricultura verde, capital humano y natural, sustentabilidad, equidad, principio precautorio.

 

Resumen

 

Los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o transgénicos pueden producir efectos en la salud humana y animal y representan un potencial peligro a los países biodiversos. Particularmente delicada es su siembra en un país de origen, ya que México domesticó al maíz y el frijol, cuyas plantas se han convertido en alimento mundial. Debe proteger preventivamente su patrimonio natural ante cualquier riesgo. En cuanto a aspectos sociales, los procesos de monopolización llevan hacia una concentración de actividades agroempresariales en manos de pocas empresas transnacionales, destruyendo la economía campesina y los mercados regionales, creando dependencia tecnológica y por ende, lejos de garantizar la seguridad alimentaria en el ámbito mundial, encarecen los alimentos básicos. México, con graves problemas de pobreza y deterioro ambiental, pero siendo uno de los países megabiodiversos, tiene que aplicar principios precautorios que superen la imperante pobreza, mejoren la equidad a favor de la calidad de vida de todos, protejan la biodiversidad y cuiden la salud humana ante potenciales riesgos a largo plazo. Sólo un enfoque bioético puede impedir un deterioro aún mayor de la calidad de vida, de la salud y del entorno.

 

[English]

 

Artículo

 

Desde la Iluminación en el siglo XVIII, en el mundo quedó de manifiesto la existencia de un acceso diferencial al conocimiento y la tecnología, que torna cada vez más complejas las estructuras gubernamentales. Aumentaron las críticas a los avances tecnológicos, frecuentemente silenciadas por los intereses de las grandes corporaciones. No obstante, en la era de la globalización, sin duda alguna, con la propagación de los conocimientos a cualquier parte del mundo, se requieren nuevos códigos éticos para garantizar a todos los seres humanos seguridad en cuanto a salud y vida. El principio precautorio debería ser manejado por los gobiernos nacionales y, ante una creciente debilidad de los Estados-Nación, también mediante acuerdos multilaterales, dada la generalización de los mercados y la competencia mundial.

 

 

 

Sólo cinco empresas transnacionales controlan en la actualidad casi la mitad de la riqueza mundial y, por ende, los flujos financieros, la investigación y la comunicación. La integración de las ramas productivas de circulación, comunicación y diversión, propició la creación de monopolios con presupuestos mayores al de cualquier país del mundo. Ante esta concentración económica, acompañada de una presión política para ampliar aún más estos privilegios, el tema de la bioética adquiere una dimensión nunca antes conocida. La vida misma está en peligro, como resultado de los avances bio-tecnológicos, siempre y cuando éstos continúen rigiéndose exclusivamente por la maximización de sus ganancias.

...continue reading "Transgénicos: efectos en la Salud, el Ambiente y la Sociedad. Una Reflexión Bioética"