Skip to content

Son toxinas y alergenos los que causan una epidemia autoinmune?

 

Es una condición que afecta a 24 millones de estadounidenses - y su incidencia se ha triplicado en las últimas décadas. Afecta a más mujeres que el cáncer de mama y las enfermedades cardíacas juntas. Y sólo puede ser causada por la enorme carga de las toxinas ambientales que nos rodean. ¿Qué estoy hablando? De las enfermedades autoinmunes. La mayoría de nosotros conocemos las enfermedades autoinmunes más comunes, como la artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal, la diabetes tipo-1, el hipotiroidismo y la psoriasis. Pero en realidad hay más de 100 diferentes condiciones autoinmunes, que pueden afectar a diferentes sistemas del cuerpo. Estas condiciones ocurren cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca sus propios tejidos en lugar de una molécula extraña como las bacterias.

Nadar en una sopa tóxica

Aunque la enfermedad autoinmune puede tener muchas causas, las toxinas puede ser la más importante. Puede leer más sobre este tema en pionera nuevo libro de Donna Jackson Nakazawa, la epidemia autoinmune. Impulsado por su propia lucha con la enfermedad autoinmune, Donna identifica las toxinas ambientales, lo que ella llama "autógenos" - compuestos extraños que crean un "auto" reacción en contra de la auto - como la verdadera causa de la autoinmunidad. En su prólogo al libro de Donna, el doctor Douglas Kerr, MD, Ph.D., profesor de la Johns Hopkins School of Medicine, dice que "no hay duda de que las enfermedades autoinmunes están en aumento y nuestro aumento de la exposición a las toxinas y el medio ambiente productos químicos está impulsando el riesgo. La investigación es el sonido. Las conclusiones, inexpugnable. " No es de extrañar. Estamos expuestos a cantidades asombrosas de sustancias químicas tóxicas. Una encuesta reciente del gobierno ("Informe Nacional sobre la Exposición Humana a Compuestos Químicos Ambientales", emitido en julio de 2005: http://www.cdc/gov/exposurereport/) encontraron un promedio de 148 productos químicos en nuestros cuerpos. Otras investigaciones han encontrado 287 productos químicos industriales en la sangre umbilical de recién nacidos, incluidos los plaguicidas, ftalatos, dioxinas, los retardantes de llama, de teflón, y metales tóxicos como el mercurio. Un mejor enfoque a la autoinmunidad Esta sopa de sustancias químicas tóxicas claramente tiene efectos nefastos sobre nuestra salud. Pero los médicos convencionales no tienen en cuenta esto cuando el tratamiento de enfermedades autoinmunes. En su lugar, que prescriben drogas pesadas como los antiinflamatorios, esteroides como la prednisona, fármacos contra el cáncer, como el metotrexato, y nuevos medicamentos como Enbrel y Remicade que bloquean los efectos de una potente molécula inflamatoria denominada TNF-alfa. Estos medicamentos pueden ayudar en el corto plazo - pero pueden tener efectos secundarios graves y no abordan la causa raíz de la autoinmunidad. Puedo tomar un enfoque diferente con mis pacientes. Que abordar las causas subyacentes de la enfermedad autoinmune, como los alérgenos, la mala alimentación, toxinas, infecciones y el estrés. Luego agregar de nuevo las cosas que el cuerpo necesita para funcionar de manera óptima, al igual que los alimentos enteros, limpios, los nutrientes, ejercicio, control del estrés, el agua potable y oxígeno, de la comunidad, la conexión, y el significado. Y los resultados son impresionantes. Uno de mis pacientes era 42, pero podría funcionar a duras penas. Ella sufría de psoriasis y la artritis relacionada. Después de la eliminación del gluten y otros alérgenos de alimentos, la eliminación de metales pesados, y el equilibrio de su sistema inmunológico, que ha perdido 30 libras y está completamente libre de dolor y la psoriasis. Otro hombre sufrió durante años con la diarrea con sangre y el dolor de la colitis ulcerosa - hasta que se elimina el mercurio y otras toxinas de su cuerpo. Y un paciente reciente con fatiga debilitante de la esclerosis múltiple, consiguió alivio casi completa de sus síntomas después de tener los empastes de mercurio eliminado de los dientes y se fue en un programa de desintoxicación completa. Pero esto no acaba de ayudar a mis pacientes. Ha ayudado a mi familia, también. Yo tenía el síndrome de fatiga crónica, una condición que tiene características autoinmunes. Una vez que me dirigí a mi envenenamiento por mercurio, mis problemas de fatiga crónica y autoinmune mejorado. Mi mujer desarrolló la autoinmunidad debilitante, con dolor en las articulaciones y fatiga. Deshacerse de los metales pesados en su cuerpo con un programa de desintoxicación intensiva curó, también. Usted puede hacerlo también! Si usted o un ser querido tiene una enfermedad autoinmune, siga estos consejos:

Encontrar un doctor de medicina funcional que puede ayudarle a autoinmunidad dirección. Hágase la prueba del mercurio y otros metales pesados * Hágase la prueba para la enfermedad celíaca (una reacción autoinmune al trigo y otros granos que contienen gluten), lo que hace más de 60 años enfermedades autoinmunes * Tome la inmunidad de equilibrio de los nutrientes y suplementos, incluyendo la vitamina D, ácidos grasos esenciales (como EPA / DHA y GLA) y probióticos * Practique la relajación profunda diaria a través del yoga, la meditación, el biofeedback, o cualquier cosa que se invierte la respuesta al estrés * Práctica de la principio de precaución, que dice que debemos evitar cualquier cosa con el potencial de daño. En los EE.UU., algo tiene que ser demostrado ser dañinas antes de que sea retirado del mercado. En Europa, algo tiene que ser demostrado ser seguro antes de que se permite en el mercado. Esto también se conoce como "más vale prevenir que curar". * Aprende a mejorar el sistema de desintoxicación de su cuerpo propio. Recuerda que, al abordar las causas profundas de la enfermedad autoinmune, puede comenzar a sentirse mejor y conseguir así - en la actualidad. Mark Hyman, MD es un pionero en medicina funcional, médico practicante y autor de best-seller. Un anticipo de su libro "La Dieta UltraSimple" está disponible. Vea el UltraWellness Blog para más información sobre la enfermedad autoinmune.

 

Microcopia de Campo Oscuro Madrid

El microscopio de campo oscuro utiliza un haz enfocado de luz muy intensa en forma de un cono hueco concentrado sobre el espécimen. El objeto iluminado dipersa la luz y se hace así visible contra el fondo oscuro que tiene detrás, como las partículas de polvo iluminadas por un rayo de sol que se cuela en una habitación cerrada. Por ello las porciones transparentes del espécimen quedan oscuras, mientras que las superficies y partículas se ven brillantes, por la luz que reciben y dispersan en todas las direcciones, incluida la del eje óptico que conecta el espécimen con la pupila del observador. Esta forma de iluminación se utiliza para analizar elementos biológicos transparentes y sin pigmentar, invisibles con iluminación normal, sin fijar la muestra, es decir, sin matarla. También es bastante utilizado en la observación de muestras metalográficas para la observación de detalles en superficies con alta reflectancia.
El objetivo recibe la luz dispersa o refractada por las estructuras del espécimen. Para lograrlo, el microscopio de campo oscuro está equipado con un condensador especial que ilumina la muestra con luz fuerte indirecta. En consecuencia el campo visual se observa detrás de la muestra como un fondo oscuro sobre el cual aparecen pequeñas partículas brillantes de la muestra que reflejan parte de la luz hacia el objetivo.
El efecto es similar a las partículas de polvo que se ven en el haz de luz emanado de un proyector de diapositivas en una habitación oscura. La luz reflejada por las partículas de polvo llegan hasta la retina del ojo, lo que las hace visibles. La luz dispersa permite incluso distinguir partículas más pequeñas que el poder separador del sistema óptico usado por transparencia. 

SIDA Madrid

Tratamiento del SIDA con Medicina Biológica.

Ozonoterapia y SIDA

Los beneficios del ozono en el tratamiento del SIDA
Beneficios que podemos obtener hasta el momento a través de la ozonoterapia, reiterando que la gran mayoría de las enfermedades pueden ser tratadas por este medio, debido a sus propiedades antivíricas y bactericidas, a la mejora de la micro-circulación y al aumento de la oxigenación celular, así como a su efecto antiálgico y modulador de la inflamación.

Incluso sería muy aconsejable su uso, como medicina preventiva, debido a su acción potenciadora del sistema inmunitario. La aparición de gripes, resfriados, enfermedades alérgicas, etc., dependen, en gran medida, del estado de nuestro sistema inmunitario, toda vez que este gran sistema ha de hacer frente a los agentes (bacterias, virus, polen, etc.), que pueden provocar nuestras enfermedades. Las capacidades intelectuales mejoran al aumentar la oxigenación cerebral, siendo por otra parte un extraordinario euforizante.

La forma de aplicación, cantidad de ozono, duración del tratamiento e intensidad del mismo, dependerá de la afección a tratar y de la tipología del paciente; de cualquier forma, es importante destacar que la aparición de efectos secundarios indeseados con la ozonoterapia es prácticamente inexistente.

Los tratamientos con ozono son una faceta imprescindible en la medicina biológica.

Acción bactericida, antivírica y fungicida:
El ozono, debido a su gran capacidad oxidante, posee un fuerte poder bactericida, antivírico y fungicida, por lo que aplicándolo directamente en heridas y úlceras infectadas, destruye los gérmenes patógenos debido a su alta capacidad desinfectante. Cuando la acción antivírica y bactericida tiene lugar en el interior del organismo humano, el mecanismo de acción es muy diferente, ya que el ozono, en esta circunstancia, produce una oxidación de la envoltura externa de virus y bacterias a través de los peróxidos que se forman, lo que ocasiona la muerte del germen.

Efecto favorecedor de la circulación sanguínea:
Otra de sus facultades es la capacidad que posee para potenciar la circulación sanguínea a diversos niveles. Conseguimos una mejora en la micro circulación, y podemos afirmar que por medio del ozono se produce un aumento de la oxigenación celular, ya que el hematíe es el vehículo en el que el oxígeno se transporta y es cedido a las células. De esta manera, el ozono consigue aumentar la oxigenación en todo el organismo.

Los tratamientos con ozono mejoran la circulación sanguínea y, como dijera el profesor Schweitzer, de Düsseldorf, se puede considerar como "la terapia más eficaz en el tratamiento de las alteraciones circulatorias".

Capacidad antiálgica y moduladora de la inflamación:
El dolor, en muchas ocasiones, no es más que la carencia o disminución del oxígeno en los tejidos, por lo que la aplicación del ozono conlleva también una notable disminución del dolor y de la inflamación en los tejidos que rodean las articulaciones; todo ello como consecuencia de la mejora del metabolismo celular y gracias al mejor aporte de oxígeno a la célula.

Propiedades antitumorales:
El premio Nóbel, Otto Warburg, director del Instituto Max Planck de Berlín, señalaba que una disminución o carencia de oxígeno a nivel celular, constituía la condición clave para el desarrollo del cáncer. Se sabe que la célula cancerosa posee una actividad respiratoria débil, pero que consigue su energía a través de una glucólisis anaeróbica además, se ha observado que en los tumores, la presión parcial de oxígeno es inferior a la analizada en tejidos normales.

Se ha podido comprobar que en presencia de ozono, la capacidad de la sangre para transferir oxígeno es reversible, ya que éste activa la respiración celular, por lo que podemos decir que los tratamientos con ozono posee un efecto inhibidor metabólico sobre el crecimiento de los tumores. Asimismo, las terapias con ozono incrementan la producción de interferón y el factor de necrosis tumoral que el cuerpo utiliza para luchar contra las infecciones y el cáncer. Sin olvidar, además, que la ozonoterapia actúa como modulador del sistema inmunológico.