Skip to content

PRODUCTOS QUÍMICOS CAUSAN AL MENOS 4,9 MILLONES DE MUERTES AL AÑO

 

Se estima que en el mundo se utilizan 143 mil productos químicos, pero éstos son solo unos pocos de los que realmente existen, revela el informe “Visión Global sobre los Productos Químicos”, presentado el año pasado por la directora de la división tecnología, industria y economía del PNUMA Sylvie Lemmet.

 

Cada año ingresan al mercado entre 200 y 300 nuevos productos químicos de gran impacto ambiental, y pese a estar regulados por los Convenios de Basilea, Rótterdam y Estocolmo esos contaminantes se encuentran en el aire, el agua y los alimentos en concentraciones altamente peligrosas para la salud humana y el medioambiente.

 

El estudio del PNUMA señala que el uso irracional de químicos sintéticos se ha convertido ya en un problema de salud pública en los países del primer mundo, y se advierte un agravamiento de los riesgos en las naciones en desarrollo debido a que la producción, uso y disposición final de esos químicos se ha trasladado a esas regiones, donde las salvaguardas y regulaciones a menudo son más débiles.

 

Las emisiones de mercurio se duplicaron desde 2005, principalmente en países pobres, y la contaminación con mercurio pone en serio riesgo la salud de 15 millones de humanos, de los cuales tres millones son mujeres y niños, alerta el informe Mercurio: es tiempo de actuar, presentado en la quinta reunión del Comité Negociador Internacional sobre Mercurio (INC5) en Ginebra en enero de este año. (1)

 

La intoxicación con mercurio daña los sistemas nervioso y neurológico, los riñones, pulmones y piel, mientras que diversos tipos de cáncer y el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad han sido asociados con la exposición a ciertos químicos sintéticos. (2)

 

Según el PNUMA los productos químicos cada vez más presentes en la vida diaria causan 4,9 millones de muertes cada año en el mundo y podrían ser responsables del 9% de los fallecimientos por cáncer de pulmón. No obstante, “los 4,9 millones de decesos no son más que la punta del iceberg”, aseguró la directora del departamento de salud pública y medio ambiente de la OMS María Neira Neira.

...continue reading "PRODUCTOS QUÍMICOS CAUSAN AL MENOS 4,9 MILLONES DE MUERTES AL AÑO"

CÁNCER Y TOXEMIA

 

Fuente: http://www.espaciodepurativo.com.ar

Vínculo ignorado

A continuación reproducimos un adelanto del libro “Cuerpo Saludable”, que brinda herramientas prácticas para depurar el organismo y de ese modo resolver la causa profunda de las enfermedades crónicas y degenerativas. En el caso del cáncer, su génesis y su lento desarrollo nos permiten entender que todo está en nuestras manos, tanto en la prevención como en su posterior tratamiento. La clave: Cuerpo Saludable y eficiente inmunología.

Conviene detenernos sobre una de las enfermedades graves que más temor genera por su virulencia y sus consecuencias: el cáncer. Si bien el tema excede el marco de esta publicación, nos referiremos al mecanismo de la génesis tumoral, a fin de mostrar la importancia de la Cuerpo Saludable en su desarrollo. Para ello utilizaremos algunos conceptos del Dr. Christopher Vasey, quien en su libro“Comprender las enfermedades graves”, realiza una didáctica explicación del fenómeno.

Mucho se habla de la grave exposición a las sustancias cancerígenas, como factor desencadenante de los tumores. Sin embargo, no basta con eliminar todas las sustancias cancerígenas conocidas para estar a salvo del cáncer. Una célula normal puede convertirse en cancerosa cuando el medio se degrada por sobrecargas y carencias. En este contexto, el destino de la célula cancerosa depende totalmente del terreno, pues una célula cancerosa no se convierte automáticamente en un tumor maligno.

Todo ser vivo, ya sea un microbio o una célula (cancerosa o no), sólo puede vivir en un organismo que lo acepta y le ofrece las condiciones para su desarrollo. Cuando esto ocurre, los microbios se multiplican y se genera una infección; si se trata de una célula cancerosa, su multiplicación genera un tumor. Pero cuando el terreno no ofrece las condiciones necesarias, el microbio resulta inofensivo y es destruido, mientras que la célula cancerosa también es destruida por el medio hostil.

Conociendo el mecanismo reproductivo de las células, es interesante analizar cuánto se necesita para que una célula cancerosa se convierta en un tumor amenazante. Se sabe que la diferencia entre una célula cancerosa y una normal, está dada porque aquella se divide cada vez en dos células fértiles, mientras ésta se divide en una fértil y una estéril. Esa es la razón por la cual un tejido sano es estable y un tejido canceroso crece en forma rápida. Pero con el auxilio de las matemáticas, veremos cuan “lenta” es dicha velocidad y cuánto puede hacerse entre tanto. Tengamos siempre presente que la teórica multiplicación geométrica de las células cancerosas requiere de una condición esencial: que el sistema inmunológico de dicho organismo no cumpla su función, es decir que no actúe como debe, sea por toxemia corporal o por carencias nutricionales.

Una célula cancerosa se divide cuatro veces al año aproximadamente. Esto quiere decir que al cabo de un año, la célula original se habrá convertido en dieciséis células, cifra insignificante en un organismo compuesto por cinco billones de células.

Recién al tercer año, el tumor habrá alcanzado el número de mil células. Aún continúa sin representar peligro alguno, pues resulta inestable y mal asentado en los tejidos, pudiendo ser destruido y eliminado con facilidad. Si las condiciones del medio le son desfavorables, puede desaparecer espontáneamente. Es más, se sabe que tales tumores existen corrientemente en el organismo, pero no tienen efectos molestos si el sistema inmunológico funciona y el terreno está sano.

Para llegar al estadio del millón de células hace falta llegar al quinto año de desarrollo, siempre en la hipótesis de crecimiento libre, como consecuencia de la inacción del sistema inmunológico. Aún así estamos en presencia de un tumor que solo mide un milímetro, pesa un miligramo y resulta demasiado pequeño para ser detectado con las técnicas actuales.

Deberemos esperar hasta el octavo año para que alcance el estado de los mil millones de células; entonces mide aproximadamente un centímetro y pesa un gramo. Ha logrado crecer e instalarse sólidamente en los tejidos y recién ahora puede ser detectado. Aquí inicia la fase realmente peligrosa para el organismo, pues comienza su propagación: las células se desprenden del tumor madre (metástasis) y a través de los fluidos corporales van a colonizar otras partes del cuerpo.

Hacia el décimo año el tumor alcanzará la masa crítica del billón de células, pesará un kilogramo y medirá diez centímetros. Seguramente provocará la muerte del portador, pues el organismo no puede resistir semejante masa tumoral. Pero debemos reflexionar que para llegar a tal estado de gravedad, han debido transcurrir ocho años de evolución imperturbada; ocho años en el cuales el sistema inmunológico no cumplió su cometido; ocho años en los cuales la toxemia corporal brindó las condiciones adecuadas para que se reprodujera sin problemas!!!

Si bien la descripción del ejemplo es teórica, pues la velocidad de desarrollo de un tumor es totalmente dependiente de las condiciones del medio en que se encuentra, sirve para demostrar cuánto dejamos de hacer… y cuánto podemos hacer por nuestra salud!!! Cualquier mejora que introduzcamos en la calidad de los fluidos orgánicos, representa una reducción de las posibilidades de desarrollo del tumor. Cuanto más toxinas se expulsan y más se satisfacen las carencias, más vitalidad recuperan las células normales y más adversas se vuelven las condiciones para las células cancerosas.

Todo esto nos indica dos cosas. En primer lugar: el avance o retroceso del tumor depende de la tarea que el portador esté dispuesto a realizar sobre su terreno orgánico. En segundo lugar: nunca es tarde para comenzar a rectificar los errores que llevaron al desarrollo del tumor. Utilizando dichos populares, podemos decir que… “siempre algo es mejor que nada” y “más vale tarde que nunca”.

Dado el rol preponderante del sistema inmunológico en la velocidad de desarrollo de la masa tumoral, se ha convertido en paradigma culpar a las cuestiones emocionales y al estrés por su derrumbe funcional. Si bien se trata de una media verdad, es muy reductivo pensar que un problema emotivo sea la causa de la proliferación tumoral.

Para ayudar a comprender mejor, podemos valernos de una analogía mecánica. Sería como en el caso de una caldera que explota por exceso de presión (causa), responsabilizar a los remaches por no haber soportado la exigencia (consecuencia). Si se hubiese mantenido la presión en términos aceptables, los remaches estarían en su lugar y cumpliendo su cometido. En nuestro caso, un shock emocional no puede derrumbar un sistema inmunológico (consecuencia), si no estuviese previamente colapsado por la tremenda exigencia de un terreno adverso (causa). Incluso el estrés sólo puede hacer mella en un organismo intoxicado y con carencias de nutrientes.

Muchos pacientes que han sufrido extirpación quirúrgica y/o destrucción de células cancerosas mediante radioterapia o quimioterapia, piensan que ya está todo resuelto. Por cierto habrán aliviado al organismo del peso que esto representaba, pero no habrán resuelto el problema de fondo: la corrección del terreno, capaz de poner a raya el desarrollo del tumor. Es más, las terapias -altamente agresivas- habrán contaminado aún más el terreno y por lo tanto habrán empeorado las condiciones generales del organismo.

Si se comprende que síntomas y enfermedades no son más que la punta de un gran iceberg (la intoxicación corporal), es necesario que el paciente se haga responsable de su curación, ejerciendo su derecho natural a la plena salud. La mayoría de los enfermos no se responsabiliza de su estado, considerándolo un problema del terapeuta; mas aún en el caso de las enfermedades graves. Normalmente se actúa como si la enfermedad fuese un ente externo que ha poseído al enfermo, a quién se lo considera víctima inocente de la mala suerte. El paciente baja los brazos y rápidamente se pone en manos de un especialista, olvidando que sólo él generó el problemasólo él puede resolverlo, rectificando los errores. A lo sumo el terapeuta puede ayudar, recordando el camino de retorno al estado de equilibrio, pero es el afectado quién debe recorrerlo.

Extraído de “Cuerpo Saludable”

 

CUIDEMOS NUESTRA ESPALDA

Interesantísimo vídeo que nos ayudará a mejorar nuestra "relación" con el ordenador/portátil.  No más dolores en el cuello y en la espalda.

 

http://www.youtube.com/watch?v=jbV5dGvJWyo&feature=channel

 

Premio Nobel de Medicina: Farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables

Fuente: http://pijamasurf.com

El ganador del Premio Nobel Richard J. Roberts denuncia la forma en la que operan las grandes farmacéuticas dentro del sistema capitalista, anteponiendo los beneficios económicos a la salud y deteniendo el avance científico en la cura de enfermedades porque curar no es tan rentable como la cronicidad

 

 

Hace unos días publicamos una nota sobre datos revelados que muestran que las grandes compañías farmacéuticas en Estados Unidos gastan cientos de millones de dólares al año pagando a dcotores para que éstos promuevan sus medicamentos.  Para complementar reproducimios esta entrevista con el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts quien señala que los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio si desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada. Esto, señala Roberts, también hace que algunos fármacos que podrían curar del todo una enfremedad no sean investigados. Y se pregunta hasta que punto es valido que la industria de la salud se riga por los mismos valores y principios que el mercado capitalista, los cuales llegan a aprecerse mucho a los de  la mafia. La entrevista originalmente fue publicada por el diario español Vanguardia:

 

¿La investigación se puede planificar?

- Si yo fuera ministro de Ciencia, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes; les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.

...continue reading "Premio Nobel de Medicina: Farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables"

La Medicina Biomolecular es un enfoque moderno de la Medicina curativa y preventiva, que utiliza sustancias naturales para mejorar la calidad de vida, combatir enfermedades crónicas, prevenir males futuros, y así contribuir a vivir más y sobre todo mejor.

Su creador, Linus Pauling, dos veces Premio Nóbel, decía "que mantiene la buena salud y que trata las enfermedades crónicas al variar las concentraciones el el ser humano de moléculas que normalmente están en el organismo y que son imprescindibles para su buen funcionamiento".

OXIDACIÓN Y ANTIOXIDANTES: Está demostrado, desde años atrás, que en el oxígeno que respiramos se producen los RADICALES LIBRES. Estos son electrones que se desprenden de las moléculas normales del oxígeno, quitan 1 electrón de otras moléculas normales y transforman así al oxígeno normal en oxígeno inestable (maligno), que ataca (oxida) y erosiona diversos tejidos del organismo, produciendo enfermedades: reumáticas (artrosis, artritis), cardiocirculatorias (arterio y áteroesclerosis), hipertensión arterial, envejecimiento precoz, cataratas, cáncer, etc. Este proceso patológico se denomina actualmente "STRESS OXIDATIVO".

Hay que combatir esta oxidación patológica con atioxidantes. Estos son las moléculas de vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, etc. y se encuentran en las frutas y en general en todos los vegetales, pero habría que comer enormes cantidades de ellos para anular la oxidación patológica de los tejidos. Como esto es imposible, la solución está en la ingesta de suplementos de vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, etc. Para prescribir dichos suplementos con el máximo de eficacia para cada paciente, o sea una medicina realmente personalizada, se cuenta actualmente con análisis especiales que determinan los niveles de oxidación y de defensas antioxidantes que tiene cada persona; de acuerdo a estos análisis se saben las clases y cantidades óptimas que cada uno necesita. Todo esto es válido tanto para la persona básicamente sana como para quien padece alguna enfermedad crónica, ya que los RADICALES LIBRES atacan y dañan a ambos. Pero al que sufre de alguna enfermedad crónica, la primera prioridad es tratar su enfermedad. Y esto se hace con MEDICINA BIOMOLECULAR.

CÉLULAS HUMANAS: Leonard Hayflick, famoso biólogo norteamericano, descubrió que las células humanas se dividían unas 50 veces; desde entonces se consideró entre los gerontólogos que el límite temporal de la vida humana no puede ir más allá que el fijado genéticamente para la cantidad de divisiones de las células. Esta capacidad está en los cromosomas, cuyos núcleos están constituidos por una larga cadena de ácido desoxirribonucleico (ADN). Los extremos de dicha cadena de ADN, denominados telómeros, se van acortando con cada división celular, hasta que la célula no se divide más.

En Agosto de 1997, un equipo de biólogos de la Geron Corporation de Menlo Park, California, y de la Southern Medical School de la Universidad de Texas, lograron aislar el gen de la telomerasa y luego insertarlo en células vivas que reconstruyeron sus telómeros alcanzando su longitud juvenil. Hacia mediados de enero pasado estas células ya habían tenido 90 divisiones, estaban perfectamente sanas, sin signo canceroso alguno y sobrepasando largamente el límite Hayflick hasta entonces infranqueable. Los biólogos de la Geron Corporation las llaman "Células rejuvenecidas". Este método, ¿nos podría llevar en el futuro al rejuvenecimiento general de los tejidos del cuerpo y en consecuencia, demorar el envejecimiento? Es un desafío a la ciencia, de una índole jamás vista en la historia.

Prof. Dr. José Garbarz

TOXEMIA INTESTINAL Y CANCER

Algunos conceptos de E. Bach sobre el Cáncer

Como ya lo mencionamos antes Bach en el 1924 presento dio una conferencia que tuvo el titulo de “Toxemia intestinal y su relación con el cáncer”

Por considerarlo de interés transcribiremos algunos párrafos de dicha conferencia, no olvide el lector que era el año 1924.

Bach comienza diciendo “Esta conferencia trata de la intoxicación intestinal y su relación con las enfermedades sin excluir las malignas . Confío en que las afirmaciones que voy a hacer no solo sean de su interés sino que consideren que merece la pena ocuparse de ellas con mayor profundidad”

Evidentemente las observaciones de Bach no fueron tenidas muy en cuenta, Bach sigue:

“....La causa de esta aberración radica en la alimentación y en la posterior infección , que solo puede extenderse cuando se produce una mala alimentación......EL alimento es la gasolina del motor humano ,el que abastece hasta la más diminuta célula de la más maravillosa de todas las maquinas :el cuerpo humano.”

Esta claro la importancia que concedía Bach a la alimentación.

...continue reading "TOXEMIA INTESTINAL Y CANCER"